egipto.com ofertas viaje egipto egipto.com
Home Foro Egiptomanía Chat Foro antes de viajar Guía de Egipto ofertas de Viajes a Egipto. Último Minuto
Web egipto.com   





AKHENATON Y EL MUNDO DE TELL-AMARNA



FUNDACIÓN DEL HORIZONTE DE ATÓN
El cuarto año del reinado de Amenofis IV será decisivo en la implantación del culto a Atón. El faraón decide abandonar Tebas, epicentro religioso de Egipto, e instalarse en una ciudad donde la exclusividad atoniana no se cuestione. Dado que esta ciudad no exitía el rey de Egipto decide fundarla, asegurándose así el control absoluto sobre la vida religiosa en su entorno. Al abordar la construcción de una nueva capital Amenofis IV
es consciente del papel que cumplía Menfis como centro administrativo y el de Tebas como núcleo espiritual, por este motivo la ciudad de Akhetatón ( Horizonte de Atón) será construida entre ambas, intentado asumir un equilibrio entre dos ciudades que representaban es esplendor del Imperio Antiguo y el Nuevo respectivamente. Sin duda, la intención de Akhenatón fue marcar el inicio de una etapa diferente en al que la figura del monarca, identificado con la divinidad, no tendría paragón. En este sentido Akhenatón creará un verdadero escenario en el que representaría, en todo su esplendor, la pompa real.

La rápida construcción de Amarna no permitió un planificación urbanística detallada. Sin embargo, los edificios oficiales fueron prioridad para los arquitectos del faraón, consiguieron crear un marco destacado en el que se desarrollaría la actividad pública de la familia real. Estos edificios se ubicaron a lo largo de una larga y recta avenida, llamada "Camino Real", comunicaba la ciudad central con la zona más al norte. En el extremo norte de la ciudad central se elevó la "Casa del Faraón" en eje con el "Palacio del Norte"ubicado en el extremo norte de la avenida. Traspasando los límites de la ciudad norte encontramos otro edificio regio, el llamado "Palacio de la Rivera Norte" parapetado tras una poderosa muralla. Este último edificio , por su aislamiento y medidas de protección, pudo ser la residencia habitual y carácter privado de Akhenatón. Cerca del "Palacio Norte", situadas al otro lado de la avenida principal, se han encontrado algunas casas de gran tamaño que pudieron pertenecer a los cortesanos mas allegados al faraón. Cerrando este extremo norte de la ciudad se encontraba un gran edificio dedicado al almacenaje de productos, posiblemente destinados a abastecer la ciudad norte y la residencia real.

El gran templo de Atón antecede a la ciudad central en el extremo sur del "Camino Real", de esta forma el faraón y su séquito tenía que recorrer la gran avenida de norte a sur para llevar a cabo el culto solar. Este recorrido pude responder al deseo de Akhenatón de sustituir las tradicionales procesiones que se realizaban a través del Nilo, las divinidades eran trasladadas de un templo a otro en sus barcas sagradas, esta era una práctica fundamental en la liturgia egipcia y en ella participaba el pueblo.

El primer documento referente a la fundación de Akhetatón son la estelas fronterizas que marcan sus límites. En ellas se registra el juramento solemne de Akhenatón de mantener estos límites, también se hace referencia a que fue el propio Atón quien eligió el lugar donde debía edificarse una ciudad consagrada a su culto, de esta forma Akhenatón declara oficialmente que cumple los deseos de Atón.

Como decisión final para marcar el nuevo rumbo que debía tomar la dinastía reinante, Akhenatón ordena construir su tumba y la de la familia real en Akhetatón en un intento de crear una necrópolis semejante al Valle de los Reyes. En una de las estelas fronterizas Akhenatón expresa su deseo de ser enterrado en los límites de Akhetatón, aunque su muerte tuviera lugar en otra ciudad. Sin embargo, las medidas adoptadas por el faraón fueron en vano, tras su muerte la restauración del culto a Amón se produjo con rapidez y su ciudad será abandonada paulatinamente.
Atras Siguiente

Publicidad