egipto.com ofertas viaje egipto egipto.com
Home Foro Egiptoman´┐Ża Chat Foro antes de viajar Gu´┐Ża de Egipto ofertas de Viajes a Egipto. ´┐Żltimo Minuto
Web egipto.com   




Historia del arte del Antiguo Egipto

Dinastías III-VI (2649-2134 a.C)

Conjunto Funerario de Zoser 1

El primer monarca de la Dinastía III (2649-2575 a.C) fue el faraón Zoser (Horus Netjerikhet Djser), al que debemos uno de los más impresionantes y monumentales conjuntos funerarios de la historia de Egipto. Zoser fue heredero del último monarca de la Dinastía II Manetón, pero con el nuevo faraón se marca un período histórico diferenciado, hecho que se debe sin duda a la construcción del excepcional conjunto funerario. La primera diferencia importante con respecto a tumbas anteriores es el uso de la piedra, Zoser plantea un verdadero monumento para la eternidad.



El gran conjunto funerario se construyó en Saqqara, cerca de la capital de Imperio Antiguo: la ciudad de Menfis (a 3 Km. del río en la orilla oeste y a unos 25 Km. del actual El Cairo). Menfis conservará su importancia administrativa y será un importante centro económico durante épocas posteriores, su origen se remonta a la Dinastía I según los restos arqueológicos encontrados en torno a la ciudad.

El conjunto de Zoser constituye un punto de partida para el desarrollo posterior de la arquitectura funeraria; en las múltiples construcciones de las que consta el conjunto encontramos ya algunos de los elementos característicos de la arquitectura ritual egipcia. La gran novedad de este gran monumento es, sin duda, el material empleado, es el primer recinto funerario construido enteramente con piedra; la intención de Zoser fue construirse una morada para la eternidad, este rasgo y la existencia de numerosos edificios anexos a la gran pirámide escalonada indican que ya existía un complejo corpus religioso.

El recinto mide 278 m x 545 m, estaba acotado por un muro cuya altura original se ha estimado en unos 10 m, este impresionante muro estaba articulado con bastiones y saledizos dispuestos a distancia regular, recordando a las fachadas de los edificios palaciegos de la I y II dinastía (estos palacios sólo los conocemos a través de relieves). El ritmo del muro queda interrumpido por una serie de portales falsos (la entrada auténtica se encuentra en la esquina sudoeste) que dan la impresión de estar abiertos al recinto. El estado de conservación tanto del muro como del resto del conjunto era lamentable, se restauró casi en su totalidad usando en la medida de lo posible el material original y completando la labor con caliza procedente de Tura, cantería situada en la orilla opuesta y explotada para la construcción original del conjunto funeraraio.


Atras    Siguiente

Publicidad