PDA

View Full Version : Somalia… saqueada y contaminada


Tiri
09-24-2009, 03:06 PM
Esto en los telediarios no sale...

Podéis leerlo completo: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=92018 o "mi" resumen:


...los patriotas somalíes defienden sus alimentos de origen marino de la depredación de estadounidenses y europeos que los acusan de “piratas”.

Los somalíes observan impotentes cómo sus mares se convierten en un gran vertedero nuclear que acumula miles de toneladas de residuos radiactivos abandonados por grandes cargueros. Somalia es un país que hace casi dos décadas carece de guardacostas, desde que las guerras civiles (inducidas por las grandes potencias) hicieron colapsar su sistema de gobierno. La injerencia de los países desarrollados promovió guerras civiles en gran parte de África en búsqueda de minerales lucrativos, fingiendo exportar “la democracia” o un “afán civilizador”



La piratería de hoy en Somalia es una actividad desesperada de supervivencia mediante cobro de peaje e impuestos a los depredadores. “El gobierno de este país del Cuerno de África colapsó en 1991. Desde entonces sus nueve millones de habitantes han estado sumergidos en el hambre y muchas de las fuerzas más feas del mundo occidental han visto esto como una gran oportunidad para robar las fuentes de aprovisionamientos de alimentos del país y descargar nuestra basura nuclear en sus mares”, explicó Hari.

Tan pronto como se fue el gobierno, en la costa de Somalia comenzaron a aparecer misteriosos barcos europeos descargando enormes barriles en el océano. La población costera comenzó a enfermar. Primero sufrieron erupciones extrañas, náuseas y aparecieron bebés malformados. Y después, el tsunami de 2005 hizo flotar cientos de barriles que las olas lavaron en las playas. La gente comenzó a sufrir enfermedades producidas por la radiación y murieron más de 300 personas.

Ahmedou Ould-Abdallah, el enviado de ONU a Somalia, le dijo a Johann Ari: “Alguien está descargando aquí material nuclear. También hay metales pesados, tales como cadmio y mercurio”. Mucho de este material se puede rastrear en hospitales y fábricas europeas, donde se lo entregan a la mafia italiana para hacerlo desaparecer a bajo precio. Cuando Hari le preguntó a Ould-Abdallah qué hacían los gobiernos europeos sobre esto, lee respondió con un suspiro: “Nada. No hubo limpieza, ninguna compensación ni prevención”.


Al mismo tiempo, otras naves europeas han estado saqueando la biodiversidad de sus mares, su alimentación. “Ya hemos destruido nuestros propios peces con la sobrexplotación y ahora hemos ido a capturar los suyos”, dijo la periodista. El valor de cada atún supera los 300 dólares. Los barcos rastreadores que pescan ilegalmente en los mares desprotegidos de Somalia han robado cientos de millones de dólares anuales de atún, camarón, langosta y otras formas de vida marina. Los pescadores locales perdieron repentinamente el sustento y ahora padecen hambre. Mohammed Hussein, pescador de la ciudad de Marka, le dijo a Reuters: “Si no se hace nada, pronto no nos habrán dejado ningún pescado en nuestras aguas de costa”.

Hari explicó que en este contexto aparecieron los hombres a quienes se ha estado llamando “piratas”. Todos están de acuerdo en que antes fueron pescadores somalíes ordinarios, que ahora consiguieron lanchas rápidas para intentar disuadir a los descargadores de basura y a los barcos rastreadores o, por lo menos, aplicarles algún impuesto. Se llaman a sí así mismos “Guardacostas Voluntarios de Somalia” y es duro ver por qué. Uno de los líderes pirata, Sugule Ali, dijo que su motivo era “detener la pesca ilegal y la descarga en nuestras aguas… No nos consideramos bandidos del mar. Consideramos [que son] bandidos del mar a quienes pescan ilegalmente y descargan en nuestros mares, descargan basura en nuestras aguas y portan armas en nuestros mares”.


Según Hari, la historia de la guerra de la piratería en 2009 fue mejor resumida por otro pirata, que vivió y murió en el siglo IV a.c. Lo capturaron y conducido ante Alejandro el Grande, éste exigió saber “¿qué pretende conservando la posesión del mar?” El pirata sonrió, y respondió: “Significa que ustedes están agarrando la tierra entera, pero por lo que hago con una nave pequeña, me llaman un ladrón, mientras a quien lo hace con una gran flota le llaman emperador”. Hoy de nuevo nuestras grandes flotas imperiales están en Somalia, pero, ¿quién es el ladrón?

Celso Vernon
09-24-2009, 03:08 PM
Esto en los telediarios no sale...

Podéis leerlo completo: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=92018 o "mi" resumen:

Que se vayan preparando porque van para aquellas aguas un buen puñado de "mercenarios" armados hasta en los empastes dentales... Y por cierto: ¿Sabes donde te has metido con este temita?... Ainsss, señor, señor...

Celso Vernon
09-24-2009, 03:23 PM
Los somalíes observan impotentes cómo sus mares se convierten en un gran vertedero nuclear que acumula miles de toneladas de residuos radiactivos abandonados por grandes cargueros.

Claro, claro, claro... Por eso los patriotas somalíes defienden sus alimentos de origen marino de la depredación de estadounidenses y europeos; quieren contaminarse ellos solitos de los pescaditos (los patriotas)... Desde luego, el texto no tiene desperdicio, menudo filón...

Celso Vernon
09-24-2009, 03:26 PM
La piratería de hoy en Somalia es una actividad desesperada de supervivencia mediante cobro de peaje e impuestos a los depredadores...

Y como son "depredadores" está justificada dicha desesperación, claro, claro, claro... ¡Y una leche!... Deberías haberte informado de lo que es Somalia en los últimos lustros... Pero bueno, hecho está...

Celso Vernon
09-24-2009, 03:33 PM
Mohamed Farrah Aidid (http://es.wikipedia.org/wiki/Mohamed_Farrah_Aidid)

¿Así que saqueada, eh?

Celso Vernon
09-24-2009, 04:04 PM
1993

La película Black Hawk Derribado, de Ridley Scott pasó con poca gloria por las pantallas españolas. El desembarco norteamericano en Somalia tampoco fue glorioso y los marines salieron de un país que sigue dominado por distintos clanes. En realidad, hoy existen tres Somalias.

...Señores de la guerra...

El 3 de mayo de 1993, 340 marines embarcaron en un Boeing 747 en el aeropuerto de Mogadiscio, capital de Somalia, y regresaron a Estados Unidos. En pocos días más, evacuaron el este de África un total de 21.000 norteamericanos. Sólo permaneció en Somalia un contingente de 4.000 soldados. Entonces se consideró un éxito esta primera fase de la operación “Devolver la esperanza”, que comenzó el 9 de diciembre de 1992 con un espectacular desembarco en las playas próximas a Mogadiscio. El entonces Secretario General de la ONU, el egipcio Butros Ghali, declaró que en un sólo día morían en Somalia más personas que en todo el conflicto de Yugoslavia. Se llegó a estimar que en la guerra civil somalí y los conflictos entre clanes –que privaron de suministro de alimentos a la población del interior–, agravados por la sequía y la hambruna consiguiente, murieron alrededor de 300.000 personas.

¡¡¡300.000!!!

En el período del 9 de diciembre de 1992 al 3 de mayo de 1993 se habían abierto y reparado los puertos de Mogadiscio, Merca y Kismayu, y los aeropuertos de Mogadiscio y Baidoa, ciudad cuyo aeródromo tuvo que ser tomado el 10 de diciembre de 1992 por 1.000 paracaidistas franceses procedentes de Yibuti. En Baidoa, cuya población se había duplicado por la llegada de los refugiados, morían 500 personas diarias debido al hambre.
La actuación del Ejército norteamericano y de otras tropas de la ONU –principalmente de Pakistán, Italia, Francia y Nigeria, más ingenieros militares alemanes– había conseguido reparar las vías de comunicación. Así se pudo volver a cultivar la tierra y se terminó el aislamiento de las tres grandes ciudades del interior, Baidoa, Bardera y Galgayo.

500 seres humanos, nada menos...

La derrota somalí en la guerra de Ogaden (1977-1978) contra Etiopía y contingentes cubanos, que mandaba el General Armando Ochoa, desprestigió al presidente Siad Barre, contra el que se alzaron grupos armados por el clan Hawiye, el más numeroso del país y mayoritario en Mogadiscio, que formó el Congreso Unido Somalí (CUS).

El clan Issak, de la antigua Somalia británica, creó el Movimiento Patriótico Somalí (MPS). Los movimientos asaltaron la capital en una terrible lucha civil que destruyó Mogadiscio y duró de agosto de 1989 hasta el 19 de enero de 1991. Tras la toma del palacio presidencial y los cuarteles próximos que lo defendían, el presidente Siad Barre huyó.

Como otras veces ha ocurrido en la historia, los vencedores lucharon por el botín, y el CUS se escindió en dos subclanes. El de los Habr-Gidir, casta militar dirigida por el General Aidid, rival de Barre –formado como él en la Academia de los carabinieri de Italia–, no querían la intervención de la ONU, pues sabían que con su superioridad en armamento acabarían ganando la guerra.

El otro subclán, el Agbal de los comerciantes, no dudó en bombardear los mercados para controlar la distribución y la comida. Debido a su inferioridad militar, quería a toda costa la intervención de la ONU. Lo dirigía Alí Mahdi Mohamed, quien fue elegido presidente interino de Somalia a la caída de Barre. Tenía el poder político, pero no el militar, que era de Aidid, quien también se proclamó presidente. Aidid se retiró prudentemente al interior de la capital ante las numerosas tropas de la ONU. Rivalizó únicamente con el subclán Agbal para controlar la distribución de alimentos y no dudó en arrebatárselos a la FAO o a las organizaciones de refugiados y humanitarias. Esperó su momento, que empezó el 3 de mayo de 1993, al retirarse los contingentes más numerosos y mejor armados de Estados Unidos.

DE LA PAZ A LA GUERRA

¿Qué sucedió para que, cuando la paz parecía establecida, comenzara de nuevo la lucha armada, siendo los cascos azules beligerantes? Las tropas de la ONU intentaron poner coto a los desmanes de las camionetas MAD MAX o technical de los guerrilleros somalíes. Consistían en vehículos todoterreno Toyota a los que en la caja de carga se había montado una ametralladora antiaérea capaz de partir a una persona o un cañón sin retroceso. Circulaban a gran velocidad e iban tripulados por jóvenes somalíes con modernas gafas de sol a quienes los norteamericanos llamaban skinnies (delgaduchos). Desde la emisora de Aidid se animaba a estos jóvenes en sus correrías, haciendo casi imposible el control por los cascos azules de la distribución de alimentos a la población por las organizaciones humanitarias y agencias de Naciones Unidas. El mando de la ONU decidió tomar esta emisora con tropas pakistaníes.

Ahora sabemos que el ex policía egipcio Alí Atef –cerebro de los ataques terroristas del 11 de septiembre a las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono– y El-Uali –quien condujo el camión-bomba que en agosto de 1998 ocasionó más de 200 muertos en la embajada de Estados Unidos en Nairobi (Kenia)– eran los que en Mogadiscio dirigían la actuación de los hombres de Ben Laden en los ataques somalíes a las tropas de Estados Unidos.

El 5 de junio, cascos azules de Pakistán, Marruecos y Nigeria, asaltaron la emisora de Aidid, que estaba muy defendida por la casta militar Habr-Gidir y los instructores de Al-Qaeda. Veintitrés pakistaníes resultaron muertos. Esto originó una reacción militar estadounidense, que, al intentar acabar con Aidid, atacó una reunión de jeques y ancianos de su clan, matando más de 100 personas. El clan Habr-Gidir declaró la guerra a Estados Unidos el día 12. Acusaban a las tropas de la ONU de estar ayudando al clan Darod de Hansi Morgan, que el 22 de febrero había tomado el puerto de Kismayu. En ese mes, los marines que defendían la Embajada de Mogadiscio causaron 9 muertos a milicianos que les hostigaban.

El 13 de junio, helicópteros Cobra del portaaeronaves Wasp, y aviones artillados C-130 Spectra norteamericanos y tropas pakistaníes, francesas, marroquíes e italianas bombardearon y asaltaron el Cuartel General de Aidid. Fueron destruidos el edificio principal, la emisora de radio y cuatro depósitos de municiones, muriendo más de veinte milicianos y cuatro cascos azules. Las tropas de la ONU, ahora bajo el mando del general turco Cevik Bir, recibieron la orden de capturar a Aidid, por el que se ofrecían 25.000 dólares. Los Habr-Gidir, a su vez, ofrecieron también 25.000 dólares de recompensa por la cabeza del almirante Howe, quien había sido enviado a Somalia por haber capturado a Noriega en Panamá. Como el tiempo pasaba sin conseguir la detención de Aidid, se dio carta blanca a los Ranger y Delta Force para actuar. Su jefe era el General Garrison, que estaba fuera del mando de la ONU. Ignoraba que los somalíes tomaban una droga, el khat o cat (llamada chat en Etiopía y miraa en Kenia), parecida a la coca, que les enardecía en el combate. Además, no tenían espías ni guías en una inmensa ciudad islámica, cuyo desproporcionado tamaño ya había llamado la atención a Ibn Batuta en el S. XIV.

CLANES Y HUIDA

El 19 de septiembre, los Habr-Gidir atacaron unos bulldozer de la X división de montaña estadounidense y mataron también a siete cascos azules nigerianos. El 25 de septiembre, fue derribado el primer Black Hawk (no aparece en la película de Scott), muriendo tres de sus tripulantes, que fueron terriblemente mutilados ante las cámaras de televisión por una multitud enardecida por el khat. Dos más fueron salvados por un cooperante somalí. Garrison decidió acabar con Aidid o capturar dirigentes importantes de su clan, que le obligaran a entregarse. Así, el 3 de octubre, preparó el asalto y toma de rehenes en el hotel Olimpia. Se hizo a plena luz del día y cerca del más importante mercado de Mogadiscio, el de Bacara. Desde que despegaron los helicópteros del aeropuerto los somalíes avisaron por radio portátil y empezaron a quemar neumáticos para que acudiera todo el clan. Cuatro pelotones helitransportados se descolgaron cerca del objetivo, pero dos de ellos en un edificio equivocado. Los Ranger iban tan confiados que ni siquiera llevaban cantimploras ni etiquetas con su grupo sanguíneo. Aunque capturaron varios dirigentes importantes, parte del convoy de apoyo por tierra se extravió y dos de sus integrantes murieron por disparos somalíes al encontrarse las calles cerradas por barricadas. Un Ranger murió al caerse del helicóptero, tres tripulantes al ser derribado un Black Hawk por un misil portátil Stinger de los hombres de Al-Qaeda; otro, por insuficiente atención médica.

En los combates subsiguientes (bien descritos por Scott en su película) fue derribado otro Black Hawk, cuando se acercó demasiado a los edificios. Unos cuarenta Ranger se quedaron aislados en unos sótanos durante la noche. Su potencia de fuego causó estragos entre los milicianos, pero también entre la población civil. Los 18 muertos de esta descabellada acción impactaron sobre la opinión pública norteamericana y el Senado, con mayoría republicana, y Bill Clinton decidió abandonar Somalia.

Aunque la operación de la ONU resolvió la hambruna y abrió las vías de comunicación, fue un tremendo error implicarse en la lucha de los clanes. El 2 de marzo de 1995, las tropas de la ONU siguieron la pauta estadounidense y se marcharon de Somalia. Sin embargo, Aidid murió de su propio éxito. Quiso tomar los territorios de los clanes aliados de la ONU. El 15 de septiembre de 1995, tomó Baidoa y a finales de octubre Haddur. El año siguiente, cuando se preparaba para atacar Kismayu, después de sufrir una revuelta en el puerto de Meika, murió en combate, el 1 de agosto de 1996. Le sustituyó su hijo Hussein. Curiosamente, otro hijo de Aidid residente en Estados Unidos fue llevado como marine a Somalia en 1993, por hablar el idioma, y acabó informando a su padre de los movimientos de las tropas americanas. Nadie se preocupó de la coincidencia de apellidos.

SOMAILAND, EL PAÍS DE NUNCA JAMÁS

El pasado 3 de mayo falleció en un hospital de Suráfrica Ibrahim Egal, primer presidente de la autoproclamada república independiente de Somaliland. Tenía 80 años. En 1991, al producirse la toma de Mogadiscio y la guerra de clanes de todos contra todos, la antigua Somalia británica –que en 1960 se unió a la Somalia italiana para independizarse conjuntamente–, se produjo un oasis relativo de paz. Asumió el poder Ibrahim Egal, quien en la etapa democrática del presidente Osman Alí había sido primer ministro.

En el mismo año 1991 se declaró independiente con el nombre de Somaliland y la capital en Hargeisa. Tiene dos millones y medio de habitantes y una extensión similar a la de Andalucía. Está habitada por los clanes Issas e Issak. Esta independencia no fue reconocida por la ONU, ni por ningún país, pero Somaliland acuñó su propia moneda, el chelín. Sin embargo, disponiendo del magnífico puerto de Berbera, tiene el apoyo de Etiopía, quien, privada del puerto de Assab tras la independencia de Eritrea, puede tener otra salida al mar como alternativa a Yibuti.

Al nordeste de Somalia se ha constituido Puntland, nombre de la antigüedad con puerto en Bosaso y capital política en Garowe. Ha asumido más una autonomía que una independencia bajo la dirección de Abdullahi Ahmed, más para salvaguardarse de la terrible guerra civil de los clanes que para constituirse en país separado de Somalia.

Ale, menudo tinglao...

Tiri
09-24-2009, 07:30 PM
Buen resumen Celso, se ve que te gusta la historia.

A mí lo que me preocupa es lo que me venden en los telediarios y la realidad de las cosas. Cómo Occidente va de güay, y por detrás sólo priman los intereses económicos de las multinacionales, de las mafias y de los aprovechados.

Celso Vernon
09-25-2009, 11:38 AM
Buen resumen Celso, se ve que te gusta la historia.

A mí lo que me preocupa es lo que me venden en los telediarios y la realidad de las cosas. Cómo Occidente va de güay, y por detrás sólo priman los intereses económicos de las multinacionales, de las mafias y de los aprovechados.

Queridísima vecina virtual, no solo me gusta leer la historia (sobremanera, la antigua), sino comprenderla, a pesar de que pueda equivocarme al concluir ideas basadas en prejuicios, los cuales, no son favorables para una comprensión "objetiva".

Los telediarios y la madre que los parió están para lo que están y sirven los intereses de vete a saber... Lo cual, no es de mi interés servir a esos intereses "anónimos"... Como ya mencioné en su momento, las multinacionales son lo que "son" (es decir, no hay explicación); las mafias son lo que "son" (es decir, no hay explicación) y los aprovechados saben perfectamente que deben "aprovechar" la ocasión, independientemente de sus conciencias y, por supuesto, del perjuicio o perjuicios ocasionados a terceros...

Se que no hay nada nuevo bajo el sol y por lo tanto, mientras siga bajo ese mismo sol, deberé aceptar la naturaleza de las cosas tal y como están establecidas, me guste o me disguste... (todo en singular)... By If The Flys...

Ser rebelde es síntoma de juventud y con los años tanto la rebeldía como la juventud se transforman en otra "cosa"... Tiempo al tiempo...

Un cordial y sincero saludo sin desabrimiento...

Celso Vernon
10-03-2009, 01:09 PM
Un atunero español con 36 tripulantes, secuestrado por piratas somalíes (http://www.20minutos.es/noticia/532034/0/piratas/pesquero/indico/)

Ale, más de lo mismo por esas latitudes...