PDA

View Full Version : Cosas que querrás saber antes de tu primer viaje


hadessum
09-12-2010, 04:19 PM
Acabo de volver de Egipto, del mejor viaje de mi vida. Este foro me ayudó con buenos consejos y quisiera devolverle el favor. Básicamente voy a escribir lo que me hubiera gustado saber a mí. No pretende ser una guía turística, sino unas indicaciones de cómo desenvolverse. Por desgracia hay algunas cosas que no se aprenden hasta el día en que te marchas.

Todo el mundo ha ido a Egipto y todos creen poder decirte lo que debes hacer, sin embargo no todo el mundo tiene los mismos intereses. He aquí mi consejo para esos viajeros que, sin ser egiptólogos, se sienten atraídos en un 90% por el aspecto cultural del viaje y no tienen intención de perderse nada ni concederse un momento de relax.

¿Empezar el crucero en Assuan o en Luxor?
Si empiezas el viaje en Luxor sólo tendrás medio día para ver las principales maravillas del viaje. Me estoy refiriendo al valle de los reyes, el valle de las reinas, Luxor, Karnak, etc. Terminarás el crucero en Assuan y tendrás un día y medio para visitar Abu Simbel y la gran presa. Lo primero vale la pena, por supuesto, pero la presa es totalmente prescindible.

Los cruceros que empiezan en Luxor tienen cuatro días de navegación. La vista del Nilo es impresionante, pero se echa en falta alguna visita intermedia más. Durante el segundo día casi todo lo que vas a hacer es navegar y descansar. Lo malo de empezar el crucero en Assuan es que tendrás que hacer un vuelo local para llegar hasta allí. Lo bueno es que harás el crucero en tres días y te quedarán cuatro para visitar El Cairo y sus alrededores, y los vas a necesitar.

Las visitas en grupo
Una advertencia. En todos los viajes hay un grupo de personas que no sabes porqué están ahí. Son gente más interesada en bañarse en la piscina del hotel que en las visitas. Si el guía os pregunta cuánto tiempo necesitáis para la visita, dirán que quince minutos son suficientes.
Plántate. No has hecho un vuelo de 4000 kilómetros para mirar de reojo el bosque de columnas de Karnak. Exige el tiempo que te haga falta, estás en tu derecho. Dile al guía, antes de empezar, cuales son tus intereses. Si te encuentras en desventaja abandona el grupo. Alquila un taxi para volver al barco o al hotel.

Las visitas facultativas
En pocas palabras: todas son absolutamente imprescindibles, pero el precio es una estafa. Escoge las visitas que no te veas capaz de hacer por ti mismo (el pueblo nubio o el Cairo de noche, por ejemplo) Para el resto, incluyendo Abu Simbel, alquila un taxi o dirígete a una agencia de viajes local. El precio te saldrá por una cuarta parte de lo que pida el tour operador.

Intentarán meterte el miedo en el cuerpo, te dirán que es muy peligroso. Es su negocio, no les creas. ¿Debería darte miedo subir a un taxi en la Costa Brava? Puedes estar seguro que a los turistas alemanes les dicen allí lo mismo. Para evitar que el tour operador te agobie no le digas nada. La policía está sobornada y no permiten que los taxis se acerquen al hotel. Camina hasta la primera manzana y cógelo allí.

El precio y los regateos
Debes tener en cuenta que hay un precio para los egipcios y otro para los europeos. No olvides que eres un turista rico en un país muy pobre. Acabarás pagando el triple de lo que cuesta en realidad, pero eso no va a arruinarte. Pagar dos euros por una figura de alabastro va a hacer muy feliz al vendedor, y a ti no debe quitarte el sueño. Siempre habrá algún espabilado que te dirá que ha comprado algo mejor que lo tuyo por la mitad. Que le aproveche.

Empieza el regateo por la décima parte de lo que te pidan. Harán ver que se enfadan, pero es puro teatro. A partir de ahí, sube hasta el doble, como máximo. Si no llegas a un acuerdo, vete. Cuando estés a veinte metros vendrá corriendo a buscarte. No te quepa duda, él siempre saldrá ganando. Mejor que bajar el precio es comprar más productos. Te será mucho más fácil comprar tres cosas por tres euros que bajar el precio a un euro. Cuando vuelvas a casa ya le regalarás todo eso a alguien.

Cuidado con los estafadores, no los confundas con comerciantes. Sólo los encontrarás en las zonas turísticas. Te dirán que algo vale un euro y cuando vayas a pagar querrán cobrarte más. Su estrategia es cansarte. También intentarán colarte libras como si fueran euros. Huye de ellos como de la peste.

El precio en los hoteles y en el barco está basado en el concepto de “cliente prisionero”. Son precios de escándalo, incluso en Europa, y nadie te advierte que hay que añadirle un 22% de impuestos y servicio. Acabarás pagando 30€ por una comida que anunciaban por 18€. No es broma.

Las propinas y los sobornos
Puede que Egipto sea el país más corrupto del mundo. Conseguirás cualquier cosa dándole un euro a la policía turística. Desde entradas gratis hasta permiso para hacer fotos donde está absolutamente prohibido. De todos modos hay que echarle morro. Una de las ventajas de acompañarte de un taxista local es que él se encargará de estas cosas y de paso te espantará a los moscones. También puede encargarse de comprar las cosas a mejor precio. Por supuesto él se llevará su comisión.

Las zonas turísticas están llenas de gente que quiere “ayudarte”. Vas a pagar diez o veinte propinas cada día. No le des un euro a todo el mundo. Dos libras son suficientes por hacerte una foto. También puedes utilizar cigarrillos o bolígrafos. Si te agobian demasiado grita “BASTA” y se irán corriendo. La policía los tolera pero no va a permitir que molesten a un turista.

Las visitas “tontas”
Hay varias visitas que parecen obligatorias y en Egipto se aprovechan de ello.

La tumba de Tutankamon, la pirámide de Keops o la sala de las momias del museo del Cairo se pagan aparte y a precios abusivos. Piénsatelo. Puedes visitar otras tumbas o la pirámide de Kefren. Son igualmente magníficas y no tendrás la sensación de que están jugando contigo.

El espectáculo de luz y sonido en las pirámides es horrible de verdad. Me lo habían advertido y aún así quise verlo. Inténtalo en Philae, en Luxor o en Abu Simbel. Tal vez sean mejores.

El tour operador aprovechará las salidas incluidas para llevarte a tiendas comisionadas y a precio europeo. Una visita para comprar oro, otra para papiros y otra para perfumes. Te vas a pasar una hora aburrido mientras la gente compra tonterías, y como la tienda está aislada no puedes visitar los alrededores. La única solución es esperarte tomando un refresco o alargar la visita anterior y volver en taxi al hotel.

Los egipcios están orgullosos de la presa de Assuan. Es lo más moderno que tienen y quieren enseñártela a toda costa. Ve a verla si te apetece, pero no pierdas más de diez minutos en ella. Es mucho más interesante la presa antigua, construida cincuenta años antes. La verás camino de allí.

No hice el crucero por el lago Nasser, pero por lo que vi yendo en autocar, no creo que valga la pena. A mi entender, es una forma de alargar la estancia en el crucero para turistas sedentarios.

Otra cosas a tener en cuenta
No te confundas, tú no eres su amigo, sólo su fuente de ingresos. La diferencia entre una persona de confianza y otra que no lo es, es que el primero te cobrará de más honradamente y el otro te cobrará de más sin decírtelo y sin darte lo que querías. Esto vale para todo el mundo, incluyendo aquellos que solo están para servirte.

No juzgues las cosas desde el punto de vista europeo. A nadie le gusta que le critiquen sus creencias o costumbres. Claro que no te gusta que las mujeres lleven velo, pero no lo van a cambiar por ti. No le preguntes al guía con cuantas mujeres está casado ni te escandalices si tiene ocho o diez hijos. Si es ramadán respeta su ayuno sin burlarte. Recuerda que en su país, el extraño eres tú.

Todos coinciden en esto pero nadie quiere creérselo. Cuando por fin hayas comprendido que no debes tener miedo, y solo entonces, adéntrate en el Cairo fuera de las áreas turísticas. Compra dulces o tómate un té (no te hará falta regatear). La gente allí está poco habituada al turismo, son muy amables y nadie te agobiará. Te garantizo un rato inolvidable.

En varias ocasiones he recomendado coger un taxi y servirse de él como guía. Es cuestión de confianza. En el Cairo coge un taxi cuando tengas que ir a cualquier parte. Cuando encuentres un taxista serio, con un coche más o menos moderno y con aire acondicionado ofrécele ser tu chofer el resto de los días. Pacta un precio y a partir de ahí no te preocupes de nada más. Olvídate de los taxistas demasiado “colegas” y de los que conducen temerariamente (aunque allí las normas de circulación son simples sugerencias) No le digas nada al personal del Hotel. Aunque a ti no puedan hacerte nada intentarán boicotearte y denunciarán al taxista. Recuerda que tienen sobornada a la policía.

Si quieres ir sobre seguro éste es el teléfono de un taxista que resultó de la máxima confianza y comodidad. Pagué 40€ para que me llevara medio día de visita a Menphis, Sakara y Dashur, por carreteras secundarias, rodeados de plantaciones de palmeras. Puedes conseguirlo por menos dinero pero no creo correcto estrangular a nadie. Además, la confianza no tiene precio.

Ahmed Gehed. Tel. (002) 019 309 80 07 / 014 980 98 28

Espero que este escrito tan largo sirva para que disfrutes, aunque sólo sea la mitad, de lo que yo he disfrutado en este magnífico lugar.