PDA

View Full Version : Mi Viaje A Egipto: tercer a 7º día


NAN
08-04-2004, 04:06 PM
TERCER DÍA: EDFU – ESNA - LUXOR

A las 5:30 de la mañana suena el teléfono, lo descolgamos y nos despiertan de nuevo con un alegre “buenos días”. Nos espera el desayuno y el templo de Edfu, el mejor conservado de todos, dedicado al dios Horus (ya sabéis que es el hijo de Isis y Osiris).
A las 6:30 nos esperan las calesas para llevarnos de paseo hasta el templo, para ello hay que pasar por un mercado (los más pesados de todos).
El guía nos espera a la entrada del templo para repartirnos las entradas y dar una explicación de aproximadamente media hora sobre el templo más conservado que ha llegado hasta nuestros días, el patio, el santuario, la sala hipóstila, el pasillo exterior a donde podía acceder el pueblo en la antigüedad, otra maravilla que te deja boquiabierta. Luego hay tiempo de aproximadamente una hora y media para hacer fotos y comprar.
Os recuerdo de nuevo que estos vendedores son realmente pesados, aquí fue, donde a dos parejas tuvo que venir la policía a rescatarlos del agobio al que se vieron sometidos, para comprar es mejor ir a la tienda que nos lleva el guía, o esperar a Esna, que son muy tranquilos (aunque el guía os diga que no). Nosotros tuvimos problemas para encontrar la misma calesa que nos llevó, así que decidimos volver al barco dando un paseo de 10 minutitos, mereció la pena, lo que nos ocurrió realmente es que nos adelantamos 10 minutos sobre la hora que nos dijo el guía, ni se os ocurra volver en otra calesa que no sea la vuestra, ni seguir a ningún niño que os diga que os encuentra vuestra calesa.
Volvemos al barco y nos damos nuestro primer chapuzón en la pisci, mientras salimos para Esna.
Comemos, y nos ofrecen una visita al templo de Esna sólo pagando la entrada, pero a las 2 de la tarde, nos armamos de valor por la soleada y después de comer, y por supuesto que cogemos la excursión. La entrada son 8 libras (4 los del carné internacional de estudiante). Para llegar al templo de Esna hay que pasar por un mercado, pero son muy amables, así que tranquilos, allí compramos las chilabas para la fiesta por la noche. Del templo de Esna sólo queda la sala hipóstila, pero merece la pena por lo bien conservada que está, y sobre todo por sus colores, se pueden apreciar sin problemas, especialmente en una columna entrando a mano izquierda, se cuenta en las paredes la historia del nacimiento, no os olvidéis de mirar al techo.
De regreso al barco, descansamos y nos levantamos para tomar el te a las 5, y vemos el paso de la primera esclusa, también veremos después de la fiesta de las chilabas el paso de la segunda esclusa de más de 6 metros, paso obligado para llegar a Luxor. En la cena casi todos vestidos con las chilabas, y luego en el bar – discoteca juegos y más juegos, nos lo estamos pasando genial, aunque el lunes ya toca el valle de los reyes, nos llamarán a las 4:30.

CUARTO DÍA: LUXOR

Referencia al tercer día: se me olvidó deciros que fue en el tercer día donde el guía nos ofreció las excursiones de El Cairo, 145 euros por persona el paquete Menfis+Sakara, espectáculo luz y sonido en las pirámides, visita del Museo, Ciudadela y Bazar y cena en un barco por el Nilo en El Cairo, desde mi punto de vista sólo merece la pena la de Menfis y Sakkara, las otras con una taxi para todo el día por 20 euros a lo sumo se pueden hacer a vuestro ritmo.
Son las 4 de la mañana y de nuevo suena el teléfono, una voz al otro lado nos vuelve a decir “Buenos días”, aunque tenemos mucho sueño, se nos quita rápidamente pensando que hoy vamos a ver el Valle de los Reyes y el templo de Hatshepsut (que pertenece al Valle de los Reyes). A las 4:30 intentamos desayunar, pero no podemos, así que nos hacemos un pequeño bocadillo para dentro de un rato. Nos espera el autobús a las 5, y antes de subir, un pequeño incidente, al dar marcha atrás, el autobús se carga un pequeño muro, bueno, cosas que pasan, subimos y no nos podemos permitir el lujo de dormirnos durante los 25 minutos de trayecto que nos llevarían al valle de los reyes porque no podemos perdernos el precioso amanecer en la ciudad de Luxor (es verdad que allí los amaneceres y atardeceres tienen un color especial que los hace únicos), los globos que bordean el cielo del valle de los reyes, las personas que prefieren llegar hasta allí en paseo en burro, el desvío que hay hacia el Valle de las Reinas (que no lo veremos ni tampoco la tumba de Nefertari (otro motivo más para volver a Egipto), las casas de los arqueólogos (entre ellas la famosa casa de Howard Carter, el descubridor de la tumba intacta del faraón niño, de Tutankamon), y por fin, al final de una curva el aparcamiento de autobuses del Valle de los reyes. El guía nos dice que hay que dejar la cámara de video en el autobús ya que no se puede filmar, en cuanto a las fotos nos advierte que tanto sin flash como con flash no se pueden hacer dentro de las tres tumbas que veremos. Después de un pequeño paseo de 1 minuto en trenecito estamos dentro del valle de los reyes. Nosotros compramos las entradas optativas a la tumba de Tutankamon (40 libras por persona, 20 para los que tienen carné internacional de estudiante o de profesor), no podemos dejar perder la oportunidad de intentar sentir lo que sintieron Howard Carter, Lord Carvanon y su hija al descubrir esa tumba, la entrada se compra al entrar en el valle de los reyes, después del paseo en tren.
De las 65 tumbas que se han descubierto por el momento en el valle de los reyes, visitamos tres de ellas, Rameses III, Rameses VI (pinturas excepcionales) y Rameses IX, todas grandes y con grabados jeroglíficos en su interior, muchas conservan sus fabulosos colores, y hacemos una parada especial en la tumba que están todavía en fase de desescombro del gran Rameses II. Por fin el guía nos deja una hora para visitar la tumba de Tutankamon y hacer fotos, nos acercamos a la tumba e iniciamos el descenso por unas escaleras, después de una gran sala que está vacía (el tesoro se guarda en el museo de El Cairo), a la derecha vemos el sarcófago de oro que guarda la momia de Tutankamon, la única momia que todavía sigue en el valle de los reyes, es impresionante, que debieron sentir sus descubridores???. Sólo dejan 5 minutos para admirarlo mientras un guardia nos abanica para luego darle propina (las salas adyacentes están vacías), y volvemos a subir las escaleras para que el guardia nos haga la típica foto esperando una propina claro. Todavía tenemos tiempo de hacer unas cuantas fotos y de volver al trenecito para regresar al autobús. No veremos el templo de Seti I ni tampoco el de Ramses III (pero volveré a Egipto para verlos). Antes de ir al templo de Hatshepsut, hacemos una parada en una tienda de alabastro (mucho más barato en el zoco de El Cairo, aunque el guía os diga que no, y además menos riesgo de que se os rompan las piezas (como me pasó a mi con una de alabastro), podéis aprovechar para tomar un té en la tienda, que os servirá para refrescaros. Ojo a la salida de la tienda cuando se os acerque gente diciendo “regalo, regalo”, allí no regalan nada, de hecho te cobran por mirar.
A las 9 estamos de nuevo en el autobús para ir a ver el templo de Hasteput, ohhh impresionante, después de las explicaciones del guía tenemos también media hora para hacer fotos y verlo con más detenimiento, es una maravilla. Tranquilos que la seguridad es máxima, especialmente en ese lugar, aunque los guías intentan evitar hablar de atentados.
Son las 10:30 y nos quedan por ver los colosos de Memnon, aquí no hay explicación, sólo que miden más de 20 metros cada uno, aquí tenemos 10 minutos para hacer fotos y regresar de nuevo al autobús.
A las 11:30 estamos en el barco, para un chapuzón en la pisci y luego comer, los que hacían el programa lo mejor ya tienen que dejar los camarotes.
El guía nos ha ofrecido una excursión de 8 euros por persona que consta de paseo en calesa por los alrededores de Luxor, visita al mercado típico (no el turístico), una bebida en una tetería y a nosotros nos dejaría en la puerta del museo de Luxor (que no os lo podéis perder, 30 libras por persona, la mitad para estudiantes y / o profesores).
Después del te de la tarde, nos subimos en las calesas para realizar la excursión, ya veréis como están los pobres caballos, se les ve el esqueleto, uno se cayó. Vemos en los alrededores de la ciudad de Luxor toda la pobreza que hay, las casas están sin acabar (según el guía, porque las acabarán cuando no tengan más hijos y nietos, o sea, nunca), cocher muy viejos, las mujeres trabajando mucho y los hombres fumando la pipa a las puertas de sus casas, es un contraste muy fuerte con europa. Luego pasamos por un mercado típico y tomamos un te con menta en una tetería, el guía nos consigue a mi chico y a mi un taxi donde por 15 libras nos llevará al museo de Luxor, nos esperará a que lo visitemos y nos llevará al barco de nuevo.
Entramos en el museo después de pagar la entrada (los policías muy simpáticos), es un museo europeo, muy moderno, y con pocas piezas pero muy interesantes, con lo que no es tan abrumador como el museo de El Cairo, entre ellas muchas estatuas de Akenatón encontradas en el templo de Luxor, piezas también de la tumba de Tutankamon. Después de algo más de media hora regresamos al barco en 3 minutos (supongo que sabréis que allí conducen muy arriesgadamente pero nunca pasa nada). Llegamos al barco no sin antes tener algún problema con el precio pactado con el taxista, pero vosotros no os sintais abrumados, insistir en que el precio ya se pactó. Tenemos el tiempo justo para ducharnos y cenar, en la cena vemos a mucha gente, habían llegado los que hacían el viaje de 8 días, luego a las 22:30 había que estar en el templo de Karnak para ver el espectáculo de luz y sonido en español, sin duda, lo que más nos gustó del viaje. Convencemos a nuestros compañeros de mesa para que se vengan, que es una maravilla de espectáculo. Un taxi para 7 por 40 libras ida + vuelta + 1 hora y cuarto de espera y 55 libras de entrada (por persona-45 para estudiantes-), la cámara de video paga aparte, y las fotos no salen muy bien, y vemos el espectáculo más bonito que nunca había visto, te llegas a sentir en aquella época. El precio del video (con buena calidad) del espectáculo es de 15 euros por si os lo queréis llevar de recuerdo.
A las 12 de nuevo en el barco, hay que dormir, porque a las 5 de la mañana nos despertarán el martes. Ha sido un día muy completo.

QUINTO DÍA: LUXOR – ESNA – EDFÚ

Son las 5 de la mañana, el teléfono otra vez “buenos días”, hoy estamos muy cansados (ya dormiremos la siesta o sino, descansaremos cuando lleguemos a Alicante, hay que aprovechar), esta vez si que desayunamos, hay que reponer fuerzas. A las 6 estamos en el autobús para ver el templo de Luxor (aunque ya lo vimos ayer iluminado al pasar con el taxi), es en este templo donde falta un obelisco que está en la plaza de la Concordia de París. El templo fabuloso, las estatuas de Rameses II increibles, la mezquita colgante, la avenida de las esfinges que unía este templo con el templo de Karnak (más de 3 kilómetros, aunque no está completa, porque hay casas encima). El templo muy bien conservado (recordemos que estuvo enterrado mucho templo, y que encima se construyó una mezquita, la mezquita colgante). Que bonitos colores del amanecer se reflejan entre las columnas del templo. Hay tiempo suficiente para fotografiar el templo, es pequeño en comparación con el de Karnak, o más correctamente con los de Karnak. A las 8 estamos de nuevo en el autobús para ver el templo de Karnak, tenemos suerte, no hay casi nadie (habitualmente los guías lo hacen al revés, primero Karnak, y luego Luxor, con lo que nosotros no nos encontramos a mucha gente ni en uno ni en otro). Este templo ya lo habíamos visto por la noche iluminado, por el día nos decepciona un poco por el mal estado de conservación de muchas estatuas, pero nos impresiona la sala hipóstila, más de 130 columnas grabadas, muchas con sus colores originales, uno de los obeliscos se conserva extraordinariamente bien, el lago muy bonito, y el escarabajo al final del lago (o al principio depende desde donde se mire, para situaros está en el extremo opuesto donde os sentaréis para ver parte del espectáculo de luz y sonido) hay que dar tres vueltas alrededor de él, para que se cumpla vuestro deseo. Tenemos una hora y media para hacer fotos y video después de la explicación del guía, y a las 12 hay que regresar al autobús que nos llevará hasta Esna, ya que el barco partió a las 7 de las mañana de camino a Esna para cruzar la esclusa. Después de 45 minutos en el autobús, escoltados por un convoy policial (allí es habitual que los turistas se desplacen escoltados por la policía de una ciudad a otra), llegamos a Esna pero el guía no encuentra el barco, vemos a la gente que se baja de los autobuses y camina por un desierto para subir al barco, a nosotros nos esperaría un camino peor, ya que fueron más de 10 minutos caminando por las dunas y acosados por los vendedores, la arena quemaba y era la 1 de la tarde, el hambre y el cansancio se notaban. En el barco tenemos de nuevo el tiempo justo para ducharnos e ir a comer, el comedor está a rebosar, se nota mucho la llegada de las personas que hacían el programa de 8 días. Una buena siesta y a las 5 el te de la tarde, tenemos la tarde libre, pero no podemos hacer nada puesto que el barco está navegando hacia Edfú, ciudad a la que llegaríamos a las 8 de la tarde, después de la cena salimos a dar una vuelta, y algunos fuman en cachimba, si os sentáis en un bar, hacerlo cerca de la puerta donde os pueda ver la policia, porque algunos compañeros tuvieron problemas con el excesivo precio que les cobraron y el acoso al que se vieron sometidos. Nosotros a las 11 estábamos en el sobre, estábamos muy cansados, menos mal que al día siguiente sólo teníamos la visita al templo de Kom Ombo por la tarde y no nos iban a despertar, por fin nos podemos levantar a las 8 de la mañana.

SEXTO DÍA: EDFU – KOM OMBO – ASSUAN

A las 8 de la mañana suena el móvil para despertanos e ir a desayunar (el comedor cierra a las 9), tenemos una mañana entera para disfrutarla en el barco, descansar y bañarnos en la piscina, después de comer partimos para Kom Ombo ciudad que visitaremos por la tarde después del te de las 5. Sobre las 6 llegamos a Kom Ombo y bajamos del barco para visitar el templo (aunque ya lo habíamos visto el sábado), este templo destaca por ser el único construido en una montaña y por estar dedicado a dos divinidades: el Dios Sobek con cabeza de cocodrilo (dicen que en Kom Ombo había muchos cocodrilos) y el Dios Horus que ya conoceis. Hay mucha gente, es el lugar donde más gente nos encontramos, pero a cambio vemos el atardecer dentro de el templo. Además allí hay una sala donde están dos cocodrilos muy grandes momificados, de unos dos metros o dos metros y medio (hay más grandes en el museo de El Cairo). Regresamos al barco (ojo no os perdáis, que los barcos atracan unos al lado de otros, y para encontrar el barco igual tenéis que cruzar 3 o 4 barcos, si hay problemas preguntar a la policía, siempre dispuesta a ayudar). Por la noche, de nuevo la fiesta de la chilaba, los juegos ya los conocíamos de la anterior fiesta, con lo que aprovechamos para ver el cielo estrellado que hay sobre el Nilo mientras navegamos hasta Assuan.
Al día siguiente teníamos un paseo en faluca, nos iban a despertar a las 7.

SÉPTIMO DÍA: ASSUAN

A las 7 de la mañana suena de nuevo el teléfono (ayer lo habíamos echado de menos, jejeje), desayunamos tranquilamente (los demás estaban en el templo de Filas) y vamos a navegar en faluca, una tranquilidad.... Vemos de nuevo todo lo que vimos en la excursión del poblado Nubio, pero más tranquilos y descansados. Cuando estábamos de regreso al barco, el guía nos ofrece otra excursión (25 euros por pareja) para pasear en calesa por Assuan, visitar la Gran Mezquita de Assuan, pasear por el zoco y tomar el te o el carcadé (bebida típica de allí, muy dulce y refrescante) desde un enclave único en Assuan, donde contemplaremos el Nilo y el atardecer, decidimos pues también a hacerla. A las 12 estamos de nuevo en el barco para un chapuzón y después comer y descansar. Después del té de las 5 salimos para dar el paseo en calesa, visitamos la gran mezquita de Assuan (muy bonita, no dejéis de ir), con lo que tenemos que dejar los zapatos a la entrada (llevaros unos calcetines viejos si queréis) y las chicas y chicos tenemos que ir con pantalones o falda por debajo de la rollida y con los hombros cubiertos. Después nos dirigimos al zoco, donde hacemos unas compras de especies, para luego ir en taxi colectivo a ver el atardecer. Qué paisaje más bonito!. Después de tomar un té y un carcadé nos dirigimos de nuevo al barco para cenar y de nuevo bailoteo. Al día siguiente nos despertarían a las 5:30 para ir a Abu Simbel en avión, a los que tienen la excursión en autobús, los despertarán a las 2 de la mañana.