Ver Mensaje Individual
  #6  
Viejo 04-11-2004, 08:13 PM
Avatar de Fimosis III
Fimosis III Fimosis III no está en línea
Junior Member
 
Fecha de Ingreso: Apr 2004
Mensajes: 1,831
Predeterminado

Hola de nuevo. Pues se supone que la escritura tiene como comienzo (en Egipto, en Mesopotamia, en China, India, América) los signos de contabilidad en los almacenes de algún templo o palacio. En una tinaja, una etiqueta, cuatro palotes inscritos en ella y unos puntitos, que significa: cuatro medidas de grano. Esos puntitos son "ideogramas", porque expresan la idea, el concepto. Pez, montaña, casa, hombre, todos esos conceptos pueden ser representados por un ideograma. Es el origen, útil sólo para la administración. Los tiempos avanzan, y se hace imprescindible empezar a tomar otro tipo de notaciones que no sean sólo sacos de trigo. ¿Pero cómo escribir otro tipo de palabras sin un sentido tan representable, como hemos visto en el caso de los ideogramas? ¿Cómo representar la palabra "oculto"? Tuvieron que inventarse algo nuevo. Trataré de poner un ejemplo tonto, pero que funciona. Pongamos la palabra castellana "soldado". Evidentemente es una palabra representable, por lo que puede ser directamente un ideograma: un señor con un rifle, pero pongamos que no existiera y tuviéramos que representarlo. Podríamos, por ejemplo, dibujar un "sol" y detrás un "dado". De esta forma las palabras "sol" y "dado" (aun siendo de por sí ya ideogramas del sol y de un dado) son también fonemas, osea, sonidos que se pueden leer. No pensamos en el sol ni en el dado cuando referimos el concepto, sino en el soldado. De esta forma aparecieron los fonemas, y una vez que los clasificaron ya pudieron escribir cualquier palabra con ellos (la gramática y la sintaxis son, por supuesto, posteriores). Estos fonemas pueden ser simples (una sola letra), bilíteros y trilíteros. Combinados entre sí pueden reproducir todos los sonidos usados por los egipcios.

Pero había aún algo por inventar para que la cosa funcionase: los "determinativos". En la antigua lengua existían demasiadas palabras homófonas (que significando diferentes cosas se leen y escriben igual), por lo que la cosa representaba un serio problema. Tengamos en cuenta que, por ejemplo, los conceptos de burro, toro, y pene (entre otros) se decían de la misma forma. El determinativo es la pista que deja el escriba para que sepamos a qué se está refiriendo. Si se refiere a un toro dibujará un toro al final de la palabra (no se lee, se trata sólo de una pista), si lo hace a un burro dibujará un burro y si se refiere a un pene dibujará un graffitti. Siempre o casi siempre existen (dependiendo de la generosidad y falta de pereza del escriba), y sin ellos los textos serían indescifrables.

Si tienes alguna duda más que yo pueda resolver no dudes en hacérmelo saber, que tengo el día tonto y me apetece escribir.

Un saludo.
Responder Con Cita