Editada por: Salah Selem - Amuda Jaial - Nubi
egipto.com ofertas de viajes a egipto, el cairo, aswan egipto.com
Home Foro Egiptomanía Foro antes de viajar Guía de Egipto Hoteles en Egipto Guía de Viajes
Web egipto.com   

Viajar a Egipto
  Viajes Egipto
  Guía de viajes a Egipto
  Hoteles en Egipto

vuelos a egipto
Antiguo Egipto
  El Nilo Nuevo
  Tut Ankh Amon
  Ramsés II
  Las Piramides
  Historia de Nubia
  Cuentos y Leyendas
  Descubrimientos
  Personajes de Egipto
  Egipto para niñ@s
  Historia de Egipto
  El Museo Egipcio
  Dioses de Egipto
  Akhenaton
  Monumentos
  Valles de Egipto
  Grandes Egiptólogos

encuentra las mejores ofertas de hoteles en Madrid

Jeroglíficos

Historia del Arte
  Arte Faraónico
  Arte Copto
  Arte Islamico

Más..
  Chat y Foros
  Viajes David Roberts
  Fotos de El Cairo
  Cocina Egipcia
  Música Egipcia MP3
  Tarjetas Postales
  Videos
  Museo de joyas
  Guia de hoteles
  hoteles

Regresar   Egipto > Foro Egiptomanía

Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Viejo 01-26-2005, 02:15 PM
Oubastis Oubastis no está en línea
Junior Member
 
Fecha de Ingreso: Jan 2005
Mensajes: 16
Post Christiane Desroches-Noblecourt

Ya que Sahure ha sido tan amable de animarme a que participe... (No sabe bien lo que ha hecho... ) la novata ataca de nuevo con otra de sus dudas...

No recuerdo bien donde leí un artículo que hablaba de la nueva obra de Christiane Desroches-Noblecourt, en la que afirma que nuestra cultura no es judeo-cristiana sino egipto-cristiana. Me guardé el texto en un word porque ofrecía declaraciones de ella donde hacía comparaciones realmente curiosas.

Puede que me haya convencido mi mente siempre empeñada en buscar alguna relación entre “mi” cultura y la de aquellos que admiro tanto o tal vez haya sido mi manía persecutoria que siempre me ha hecho creer que la religión católica no tiene nada de original... Pero el caso es que siempre he observado las numerosas coincidencias entre escritos de la Biblia y la mitología Egipcia...

No sé, quizás alguno pueda darme su opinión sobre esa obra de Desroches-Noblecourt o sobre sus teorías... Que aunque a mí sus argumentos en el artículo me han convencido bastante, no quiero dejarme llevar por mi ingenuidad o por mis obsesiones personales, y me gustaría valorar otras opiniones.

Un abrazo!
Responder Con Cita
Publicidad relacionada

Publicidad

  #2  
Viejo 01-26-2005, 03:00 PM
Ariadna Ariadna no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: Apr 2004
Mensajes: 185
Wink

Hola Oubastis

Bienvenida al foro!!, espero que te quedes mucho tiempo entre nosotros, me gustaría pedirte un favor, si todavía tienes ese documento de Word con el articulo lo puedes colgar porque la verdad yo nunca e oído hablar del Sr. Christiane Desroches-Noblecourt y me gustaría poder leer ese articulo.

Un saludo.
Responder Con Cita
  #3  
Viejo 01-26-2005, 03:22 PM
Oubastis Oubastis no está en línea
Junior Member
 
Fecha de Ingreso: Jan 2005
Mensajes: 16
Predeterminado

Hola Ariadna,

Muchas gracias, si aguantáis mi más que evidente inexperiencia, aquí seguiré.

En realidad es Señora y ya bastante mayor... Es una egiptóloga francesa. Ha escrito otros libros, el que más reciente me suena es una biografía de Hatshepsut.

Tienes razón, debería haber colgado ya el texto del artículo para que supierais de que estaba hablando... perdón

Para que nadie se asuste al ver un mensaje tan largo, iré por partes:

“Contrariamente a lo repetimos, no vivimos en una cultura judeo-cristiana, sino egipto-cristiana. Los Judíos y la Biblia, no han contribuido en nada a la edificación del cristianismo. Todo lo que nos han legado provenía de los egipcios”.

Este libro lo he escrito “después de 60 años”, dice con su inalterable humor. “Llegada mi edad se tiene una mirada sintética sobre las cosas que se han estudiado durante casi toda una vida, y entonces aparecen las evidencias”. El propósito de la egiptóloga que hizo desplazar montañas para salvar los templos de Nubia, que hizo rendir honores militares a la momia de Ramsés II, venida a hacerse “curar” a un hospital francés, era hacer inventario, previa verificación, de todo lo que en nuestra vida cotidiana se debe a la herencia de la civilización egipcia.

El legado es más rico de lo que se cree, para empezar el calendario y el alfabeto. Explica que ” mientras que todos los pueblos de la antigüedad seguían un calendario lunar, solo los egipcios seguían un calendario solar de 12 meses de 30 días, a los cuales se añaden cuatro días “epagomenos” hacia mitad de julio y un día entero cada 4 años.” Julio Cesar tuvo la inteligencia de adoptarlo. Después la Iglesia lo conserva modificando la fecha de inicio del año, hasta aquel momento fijada el 18 de julio, día de la llegada de la crecida del Nilo.

“Si los egipcios habían adoptado este calendario, era porque eran lógicos y tenían un sentido agudo de la observación de la naturaleza. Habían empezado a contar los días de la inundación, el descenso y los de la canícula y habían determinado tres estaciones de cuatro meses cada una. Esta división de los días tuvo una influencia incalculable en su vida, su cultura e incluso en sus creencias.”

Entre otras herencias profanas hay que señalar el juego de la oca que nos ha sido transmitido casi sin modificaciones., la fabricación de ladrillos y los asombrosos avances de la medicina egipcia, reconocida en la época por todo el próximo oriente: sus médicos habían descubierto el método de tomar el pulso por medio de la clepsidra que servia de reloj, los tests de embarazo, el tratamiento de la catarata, los fenómenos de la jaqueca y un montón de tratamientos oftalmológicos.
Responder Con Cita
  #4  
Viejo 01-26-2005, 03:25 PM
Oubastis Oubastis no está en línea
Junior Member
 
Fecha de Ingreso: Jan 2005
Mensajes: 16
Predeterminado Aquí va el resto...

El segundo gran legado profano es el alfabeto. Para la Sra. Desroches-Noblecourt no hay ninguna duda que “su principio es debido al contacto entre obreros egipcios y beduinos que trabajaban en las minas de turquesas”. Asombrados ante estos signos jeroglíficos, piensa ella que los beduinos de Canaan interrogaron a los egipcios y aplicaron a su propia lengua el principio de acrofonia que preside a un gran número de jeroglíficos. “Ellos llevaron a su país este sistema más práctico que la escritura cuneiforme donde entró en contacto con los dorios de la guerra de Troya, descendiente de Anatolia los cuales lo transportaron hasta el Peloponeso.”

Pero es en el dominio espiritual que los enigmas y acercamientos son más numerosos y más sorprendentes. En primer lugar, sobre la historia de José que relata abundantemente el Génesis tiene una teoría bien argumentada: “Cómo un faraón egipcio habría tenido necesidad de un joven extranjero para explicarle el sueño de siete vacas gordas y siete vacas flacas, si el último de los fellahs conocía el ritmo de buenas crecidas y malas crecidas. Hay que creer pues que el faraón en cuestión era un hicso, es decir, un semita que no conocía ni el clima, ni el país y que hizo entrar a los hebreos en gran número en el suelo egipcio.”

Otro gran interrogante: “Porque María, José y el Niño Jesús fueron precisamente a Egipto, siendo que, estando en Nazareth, se hallaban a dos pasos de la actual Siria? Y la Biblia no nos dice casi nada de los años de estudio y aprendizaje que Jesús debió conocer en este país que reinaba por aquel entonces sobre todos los otros por sus conocimientos científicos y espirituales.”

En cuanto a las semejanzas iconográficas y dogmáticas son tan numerosas que la egiptóloga dice: “el fondo cristiano existía en Egipto” y de ello da múltiples pruebas. Menciona especialmente una encantadora nilótica, a menudo encontrada en el contexto funerario, donde se ve un hombre o una pareja pescando dos pequeños peces en una misma línea (caña?), siempre los mismos, el tilapia y el lates. No evocan la vida bucólica como se podría imaginar si no que significan el alma del ayer y el alma del mañana, la de la vida terrestre y la del más allá. Luego se conoce bien el simbolismo del pez en los primeros cristianos y la Sra. Desroches-Noblecourt añade “ estos peces siempre retenidos por la misma línea, constituyen el segundo signo del gran zodiaco... de Cristo en Majestad dominando el nartex de la basílica de Vezelay”.

De la misma manera que San Jorge, abatiendo el Maligno, martirizado cerca de la actual Tel Aviv, encuentra su arquetipo en un Horus arponeador del hipopótamo, símbolo del mal, San Cristóbal, patrón de los viajeros, tiene por prototipo a Anubis, el conductor de las almas preparadas para el Gran Viaje. Y los ejemplos abundan, por ejemplo” la obertura de la boca y de los ojos practicada a un nuevo papa en su entronización, de la misma manera que los egipcios lo hacían con un difunto antes de su inhumación”.

Sabiendo que no hay que tomarse al pie de la letra la abundancia del panteón egipcio, Christiane Desroches-Noblecourt está convencida que la divinidad suprema –la que la reina Hatshepsut había presentido antes que Akhenaton- era una sola fuerza divina, la de la conjunción del dios sol, Amon-RE, y la diosa madre Isis, actores fecundantes de la tierra de Egipto. “La teogamia, la unión de un dios y una mortal que evoca Hatshepsut en su templo de Deir-el-Bahari y otros faraones para justificar su esencia divina, no es más que la anunciación y María la hija espiritual de la gran Isis cuyo culto ha funcionado hasta en la Galia durante siglos.”.

La más extraordinaria de las semejanzas es la que propone entre la decoración interior de un sarcófago conservado en el Louvre y el nartex de la basílica de la Magdalena en Vezelay. En el sarcófago, según explica, la diosa Nut, aparece rodeada por un zodiaco que empieza abajo, a la izquierda, por los dos últimos signos de la estación “primavera-invierno” egipcia, el Acuario y Piscis, sube hasta la cabeza de la diosa donde están pintados los días epagomenos, es decir la llegada de la crecida, en julio, y desciende sobre el flanco derecho hasta el último signo, el Capricornio. Contrariamente al occidente cristiano que comienza siempre por Aries y acaba por Piscis.

“Así en Vezelay, el gran zodiaco de piedra reproduce exactamente el del sarcófago del Louvre. Encima de la cabeza de Cristo, tres medallones reproducen tres extraños personajes enrollados sobre ellos mismos: un perro, un hombre con mallas y una sirena. El perro es la estrella Sotis que anuncia la crecida siempre llamada la “perrita”, el hombre no es otro que Osiris, símbolo del renacimiento y la sirena, la mujer pescado, anuncia la llegada de la crecida...”

....

Bueno, espero que el autor del artículo, que si no recuerdo mal era un periodista francés, y el traductor del mismo, disculpen que haga uso de su trabajo

Espero vuestras opiniones!
Responder Con Cita
  #5  
Viejo 01-26-2005, 03:31 PM
Avatar de Man on The Moon
Man on The Moon Man on The Moon no está en línea
Peregrino del Tiempo
 
Fecha de Ingreso: Jul 2004
Mensajes: 1,041
Post Parte I

Hola...a todas/os

Este tema ha provocado algo especial en mi...y por ello, pido disculpas por entrometerme de esta manera. Y es que descubrí a Christiane a través de una antigua y extraordinaria amiga del foro...cuyo nombre no pronunciaré, pero que sabe que esta siempre presente en mi...y de la que aprendí mucho.

Al asomarme esta tarde y darme una tregua en el trabajo...y ver ese nombre en el foro...una sensación de emoción me traslado hacia ella y a los documentos que me mandó en su dia. Inmediatamente...me puse a buscarlos entre los ficheros que aun no habia borrado...y, si, aún estaban allí !!!

Su gran devoción y admiración por Chris...una gran mujer, que para aquellos que no la conozcais, aqui os dejo parte de aquel articulo que...ella me traslado en su dia y seguro estoy...que la hubiera emocionado este tema. Del que sin duda es una gran conocedora y admiradora.

Aqui os dejo su legado...

Del diario el pais.........2004

11-07-2004

La egiptóloga Christiane Desroches Noblecourt combatió en la Resistencia francesa contra los nazis, fue decisiva en la salvación de los templos amenazados por la presa de Asuán y ha consagrado su existencia a divulgar las vidas de los faraones Ramses y Tutankamon y la reina Hatshepsut.

Esta entrevista empieza y acaba con un obelisco. En el inicio de la larga y fecunda carrera de la egiptologa francesa Christiane Desroches Noblecourt (Paris, 1913), la gran dama de la disciplina, su faraona, la corajuda mujer que militó en la Resistencia contra los nazis, fue decisiva en el salvamento de los templos de Nubia -entre ellos el de Abu Simbel- que iban a ser anegados por la gran presa de Asuan, se ganó el respeto del general De Gaulle y ha sido capaz de escudriñar en los secretos más íntimos de la reina Hatshepsut (a la que ha dedicado un libro sensacional recién publicado en España por Edhasa), hay un obelisco. Uno de los mas bellos e impresionantes. El que se alza desde 1833 en la plaza de la Concorde parisiense. Consagrado a Ramsés II y arrebatado de su emplazamiento original en el templo de Luxor por una expedicion francesa, el milenario monolito despertó la pasión por Egipto de una niña a la que nada le parecía más maravilloso que ir con su abuelo a admirar los jeroglificos grabados profundamente en la petrea carne de granito rosa. "Eran para mi momentos excepcionales", rememora la nonagenaria pero enérgica egiptologa, a la que una foto de 1921, de su clase del liceo Molière, muestra como una pequeña escolar de aspecto deliciosamente travieso. "Egipto estaba verdaderamente presente en mi desde entonces y me ha dado mucho durante toda mi vida. El antiguo Egipto nos ofrece un mensaje de sabiduria y belleza".

Hoy, en esta hermosa tarde de primavera que engalana Paris la víspera de la entrevista con madame Desroches Noblecourt, el obelisco se yergue como si quisiera horadar el cielo y su dorado piramidión estalla bajo el sol en una orgía de esplendor ramésida. Tal parece que la deportada aguja de piedra se soñara, con este tiempo radiante, de nuevo en su antigua Tebas, atalayando las procesiones sagradas de Amón y abanicada por las banderas divinas, flameantes en los largos mástiles del templo. Cruzar hacia el alto betilo sorteando los automóviles que circulan por la plaza resulta harto arriesgado, pero una visita al monumento reportará un buen puñado de puntos mañana ante Desroches Noblecourt, mujer de carácter donde las haya y presta a arrebatos de genio que han devenido legendarios (es célebre su rifirrafe con Jacqueline y Aristoteles Onassis en el Valle de las Reinas en1974, en el curso de una agitada excursión por las tumbas).

Al pie de la gran estaca de piedra, dos voluptuosas turistas alemanas atacan con ávidos lengüetazos sendos helados, componiendo una imagen perturbadora (TELA con el autor, para decir: dos gordas alemanas devorando sus helados). Quizá no es el mejor momento para recordar que en 1993 se le colocó un inmenso preservativo al obelisco en el marco de una campaña antisida. En fin, el monolito puede verse como el epicentro de la egiptologia francesa, un dedo de piedra de 220 toneladas que lleva desde Champollion (incitador de su traslado) hasta Desro*ches Noblecourt, y que ha visto pasar (vease el estupendo "Le grand voyage de l'obelisque" de Robert Solé. Seuil, 2004) las cenizas de Napoleón, los revolucionarios de la Comuna, los tanques de Leclerc y hasta al mismísimo Ramsés II, a cuya momia, de visita en Paris para ser sometida a tratamiento antihongos en 1976, se llevó a dar una vuelta a la Con*corde por instigación de la propia Des*roches Noblecourt, que en el curso de ese viaje también hizo volar al faraón -soberano prodigio- sobre las piramides de Guiza.

"Dios perfecto, señor de las Dos-Tierras, User-maat-Ra, hijo de Ra, senor de apariciones, Ramsés-meriamón, dador de vida como Ra". El entrevistador se repite esta inscription del obelisco como una letanía mientras, algo acongojado, asciende en el ascensor al piso de la egiptologa en el cuco distrito 16, un reducto tradicional de la burguesia republicana parisiense. Abre la asistenta y hace pasar a un elegante saloncito donde espera de pie, con aire decidido, la famosa egiptóloga. Su apariencia de entrañable abuelita apenas disimula una personalidad tan arrolladora que parece absorber todo el espacio a su alrededor, hasta el punto de que resulta dificil percibir los detalles de la habita*ción. Sólo más tarde se disciernen un biombo; un jardin en la terraza, con la figurita de un ibis; los retratos de su marido, André Noblecourt, y de un vicealmirante -su hermano-, y una mesa de trabajo sembrada de libros, memorias de excavaciones, fotografías (anotar que una es de la gruta sagrada del Valle de las Reinas, que ella misma descubrió e investigó, granjea una mirada aprobadora de madame Desroches Noblecourt) y algunos objetos. La estudiosa se apoya en un bastón. "Me he hecho operar la rodilla. La artrosis, no la vejez". No obstante, durante la conversation se levantara a buscar un libro y, llevada de su energía, atravesará la sala sin apoyo alguno. Sentada ante su interlocutor en una butaca tapizada de color lapislázuli, el color de los faraones, la egiptóloga adornará su inteligencia con una inesperada coquetería y cerrará un botón más de la blusa sobre el pecho.

**¿Le ha mordido alguna vez una cobra?

No, nunca me ha picado ninguna serpiente. He tenido suerte. La verdad es que, pese a que la cobra Meretseger fuera la patrona de la santa cima tebana, no puedo ni verlas. Edfu, cuando excavábamos antes de la última guerra, estaba lleno de cobras. En 1940 tuvimos que limpiar de serpientes nuestro campamento en Karnak porque estaba infestado. Me convertí en una experta en suero antiofídico. A algún colega sí le picaron. Una vez me trajeron a un hombre al que le había mordido una, enorme, y al no dar resultado las curas tradicionales le sané dándole a beber whisky y haciéndole correr, algo que recordaba que mi tatarabuelo había he*cho con un enfermo de escorbuto en el sitio de Sebastopol. Pasó 48 horas espantosas, pero luego me dijo: "Que Alá me perdone, pero para volver a beber eso me haría picar otra vez".

**¿Sigue yendo por Egipto?

Ahora no, por la rodilla, pero antes..., ¡oh, la, la! Cuantas veces... Por todos mis trabajos, mis excavaciones [el descubrimiento de la tumba, ¡intacta!, de Sech-Sechet, la mujer del visir de Pepi I, Isi, en Edfu; el redescubrimiento de la tumba de la reina Tuyi, la madre de Ramsés II, en el Valle de las Reinas], y en los años sesenta, durante el salvamento de los monumentos de Nubia, no sólo Abu Simbel, sino 24 templos y capillas. Habrá leído usted mi libro sobre ese asunto, claro [Las ruinas de Nubia. Destine, 1997]. Ah, ¡como salvamos la Nubia, a pesar de todo el mundo! Los norteamericanos fueron los peores. Fue terrible. Durante años prediqué en el desierto, incluso los colegas me decían: "Pierdes el tiempo. No son monumen*tos franceses". ¡Dios mío! Oí ese argumento tantas veces. ¡Qué estupidez pensar que uno no se puede ocupar de los monumentos egipcios porque no es egipcia! Luché por algo que me pertenecía, y por el honor de la humanidad.

**¿Se acuerda de su primera visita al pais del Nilo?

Una siempre se acuerda de su primera vez. Había acabado mi tesis; estaba en el Louvre, donde luego pasé 48 años y fui conservadora jefa del departamento egipcio, y en 1937 recibí una beca para ir tres meses de misión a Egipto. En esa época, la gente no viajaba mucho. Mis padres estaban enloquecidos. ¡Ir allí sola! ¡Una chica de mi edad! Hube de prometer a mi madre que llevaría siempre un casco colonial. Fui en un vapor, el Champollion, en el que coincidí con el aga Jan y el Negus, exiliado después de la conquista de Etiopía por la Italia fascista y que viajaba hacia Jerusalén. La mujer del director del Instituto Fran*cés de El Cairo, donde me alojé a mi llegada, me dijo: "Ma petit, nunca subas a otro vagón de tren que el marcado 'Ha*rem'", que era sólo para mujeres. Ser mujer, la primera, me reportó muchos problemas en una disciplina que era bastante misogina.

<<"Salvamos los monumentos de Nubia a pesar de todo el mundo. Luché por ellos, por el honor de la humanidad">>

**¿Cual es su lugar favorito de Egipto?

Abu Simbel, con los templos de Ram*ses II y su esposa Nefertari tallados en la roca, porque salvarlos significó una batalla sin esperanza durante tres o cuatro años.

**Tutankamon, al que dedicó un libro inolvidable, traducido a 22 idiomas ['Tutankamon, vida y muerte de un faraon'. Noguer, 1967], ha sido siempre alguien muy importante para usted. Con el tiem*po, ¿ha cambiado de opinión acerca de su muerte?

¡Ah, el pequeño Tutankamon! Mire, no tengo ni idea de que le pasó. Hay muchas teorías, como sabe. Algunos investigadores, sobre todo ingleses, han vuelto a estudiar su momia, que había quedado muy deteriorada, quemada a causa de los ungüentos utilizados con profusion en la momificación. Han declarado que la muerte no fue natural, sino consecuencia de un accidente, por*que han visto una pequeña cicatriz. Considero una locura asegurarlo con tan poca evidencia. Se ha dicho además que el accidente pudo ser provocado. Eso no tiene sentido en el contexto histórico. Las suposiciones hechas hasta ahora no estan fundadas sobre pruebas y, por tanto, yo me abstengo de opinar. Es la position cientifica.

**Tutankamon, Ramses II ['Ramses II: la verdadera historia'. Destino, 1998] y aho*ra 'Hatshepsut, la reina misteriosa' [a la que ya le dedicó un capítulo en el tan interesante 'La mujer en tiempos de los faraones'. Editorial Complutense, 1999]. ¿Qué le ha atraido de ella?

Reconstruir la vida de una soberana egipcia muerta hace 3.500 años y cuya memoria fue perseguida (no por su sobrino, corregente y sucesor Tutmosis III, como se creía, sino por los sacerdotes de Osiris, disgustados por las reformas religiosas de la reina), era un reto muy atractivo. He descubierto a un ser excepcional. Baste con decir que, en el curso de un programa arquitéctonico inteligente y refinado, hizo construir ese Versalles funerario que es el templo de Deir el Bahari; envió una aventurera y exitosa expedicion al pais de Punt (en el delta del Gash cerca de Eritrea), la primera gran operación comercial, científica y pacífica de que tengamos noticia; inició la tradición de entierros reales en el Valle de los Reyes, al que los egipcios antiguos no denominaban así, sino la Gran Pradera, y en su reinado se acuñó la palabra faraón. Fue el personaje mas conmovedor y notable de la realeza faraónica. Su padre, el gran guerrero Tutmosis I, la pre*paró desde niña para el poder, para reinar -"la pondré en mi lugar", declaró en una , inscripción-, y seguramente por eso, para legitimarla de cara al trono, la caso con su medio hermano Tutmosis II, un débil mental degenerado, como prueba su rostro, un tarado que murió pronto.

**Tuvo un consejero muy intimo, Senenmut, el gran intendente, que parece que era nubio.

Sí, estaba muy cerca de ella. Los títulos, las recompensas que obtuvo son formidables, insólitos. ¡Una lista de 66 cargos! Un verdadero egiptólogo no puede afirmar ja*más algo de lo que no está absolutamente seguro, pero se pueden formular hipótesis basándose en los documentos. Senenmut parece haber sido soldado con Tutmosis I, y su inteligencia le impulsó hasta las más altas esferas. No hay ninguna prueba de que Hatshepsut le haya dado una preferencia íntima. Pero existe una elocuente caricatura, una inscripción erótica, que muestra a Senenmut con la reina, coronada con el jeperesh real, en una actitud que no se presta a confusión [de hecho, ejem, penetrándola por detrás]. Si me pide mi opinión, le diré que estoy seguro de que vivieron juntos, de que esa mujer formidable tuvo una aventura sentimental con su consejero. ¡Y yo la comprendo!


Man on the Moon
Responder Con Cita
  #6  
Viejo 01-26-2005, 03:34 PM
Avatar de Man on The Moon
Man on The Moon Man on The Moon no está en línea
Peregrino del Tiempo
 
Fecha de Ingreso: Jul 2004
Mensajes: 1,041
Predeterminado Parte II

...continua...

del diario el Pais...entrevista...


<<"Reconstruir la vida de una soberana egipcia muerta hace 3.500 anos era un reto. He descubierto a un ser excepcional">>

**Usted sugiere que hubo un hijo de esa unión.

Hay un niño, Maiherpa, en el entorno real, un paje favorito de la reina que ostenta tiítulos que correspondían a los hijos reales. Murió joven y se le enterró en el Valle de los Reyes, un honor inexplicable. Uno de los tejidos que envolvían la momia era un lino de gran calidad con el sello de Hat*shepsut. La reconstrucción mediante técnicas de los forenses policiales de la cara del muerto ha revelado rasgos nubios. Propongo la hipótesis de que ese joven era hijo de la reina y Senenmut.

**Parece que, además de por Senenmut, la rei*na sentía gran atracción por los guepardos.

¡Yo adoro los guepardos! Desde siempre. Los he estudiado en el Jardín des Plantes, y me parece increible que algunos egiptólogos no los identifiquen y los confundan con otros felinos, con esas largas lágrimas negras y orejas redondeadas. En las maravillosas escenas de la llegada de la expedición de Punt grabadas en el templo de Hatshepsut, en Deir el Bahari, aparecen dos guepardos, y una inscripción dice que esos animales no dejaban jamás a la reina. En mi libro, cuando reconstruyó la extraordinaria escena de la aparición de ella ante una muchedumbre en el santuario de Pajet, el Speos Artemidos de los griegos, la retrato llegando en su carro a ese verdadero mitin con sus dos guepardos corriendo al lado.

**Déjeme que le diga que usted tiene una capacidad milagrosa de materializar escenas de la antigüedad, de infundir vida a los fri*os relieves e inscripciones. La ceremonia funeraria de Tutankamon, la entrada en combate de Ramsés II en Kadesh o el éxtasis de Hatshepsut ante la riqueza y belleza de los productos que desembarca la expedición de Punt. ¡Casi parece uno ver a la reina a embriagándose con los perfumes y resinas odoríferas!

¿Verdad? Mi hijo me dijo lo mismo. Es cierto -los textos lo señalan asombrados-que se zambulló en los ungüentos como presa de un frenesí. Eso impactó tanto a los contemporaneos que el escriba lo recogió: "Su majestad en persona, con sus propias manos, extiende el aceite por todos sus miembros. Su piel se ha transformado en electro, brilla como las estrellas".

**Debía de ser bella, la reina.

Un ser de rara naturaleza, de acción excepcional, de inteligencia única y voluntad indomable. ¿Bella? Seguramente.

**Del cuerpo no queda mucho. Apenas el hígado seco.

O quizá sea el bazo. Apareció en un cofre de madera de sicómoro incrustado de marfil con su sello. La tumba fue saqueada. Pero hemos encontrado algunos objetos que acompañaron a Hatshepsut al otro mundo. Cuando estaba a punto de escribir el final de mi libro fui a una inauguración en el Museo Arqueológico de Basilea, y de repente me fijé en un objeto de piedra roja en una vitrina y era ¡una cabeza de guepardo! Le pregunté al conservador de dónde provenía la pieza y resultó ser un peón del juego de senet, una especie de ajedrez, ¡con el nombre de Hatshepsut! Ah, el azar...

**Parece que la reina le persiguiera.

He pasado muchos años recogiendo mate*rial sobre ella, pero nunca pensé que fuera posible escribir su historia, dada la dificultad de reunir los documentos. Fue después de escribir el libro sobre Ramsés II que mi editor me lanzó a ello sin dejarme un minuto. He intentado mantenerme ceñida a los datos, a las inscripciones, las estelas, palabra a palabra, sin dejar volar nunca la imaginación. Porque verá, no soy una escritora ni una novelista, soy egiptóloga. Explico al gran público interesado cosas que debería saber.

**Volviendo al salvamento de los monumentos de Nubia, tan central en su biografía, esa empresa del traslado de los templos fue tan colosal como su propia construcción.

Mucha gente que hoy se vanagloria de haber participado en la tarea era partidaria entonces de dejar que fueran destruidos. Como los norteamericanos: hicieron todo lo posible por detenerme; me tacharon de loca y de liante, de arrastrar irresponsablemente a la Unesco. Foster Dulles, que espero que esté muerto, y el embajador de EE UU, el señor Reinhardt, dijeron que yo tenía una imaginación pervertida. Y esos días, la CIA hacía desaparecer gente, así que eran tiempos peligrosos para quien les llevaba la contraria. No sabe cómo trataron a los egipcios esos cowboys: amenazaron al presidente Nasser, que se negó a venderse a los americanos, con que no tendría dinero de la banca internacional para la presa si no aplicaba la política que le dictaban. La política que han intentado aplicar en Irak. ¿Ha visto el resultado? ¿Cómo ha podido España ir allá?

**Bueno, nos hemos marchado.

Ah, ¿por qué fueron?

**El Gobierno...

Sí, ese señor al que se le llama fascista. No imagino a los españoles haciendo eso; ustedes, los más próximos a los árabes. Cuando vi que... ¿cómo se llama esa espe*cie de...?

**¿Aznar?

Aznar. Cuando vi que forzaba a España a adherirse me dije: no es posible, no es po*sible. España es un país de señores. Uste*des tienen un sentido del honor, incluso alguna vez exagerado. Me dije: no, no, ha sido Aznar. Los polacos, sí, ellos sí son capaces. Es más su estilo.

**La verdad es que han hecho una restauración muy discutible del templo de la reina Hatshepsut en Deir el Bahari.

¡Completamente! ¿La ha visto? ¡Han hecho un plató de cine! No han entendido nada del lugar ni del monumento.

**Seth era el dios egipcio del caos, la violencia, la furia y la venganza, y se le tuvo por personification del mal. ¿No cree que hubo cierto espiritu 'sethiano' en el 11-S, dirigido precisamente por un egipcio, Mohamed Atta?

En todas partes hay demonios, gente nociva. Es un asunto mucho mas complicado.

**Ahora está de moda considerar a Akena*ton, el faraon hereje, un malvado dictador a la altura de Hitler o Stalin.

Los egiptólogos han fabricado en buena medida a Amenofis IV Akenaton, pero no lo han comprendido. Hablan de herejía o cisma, pero no es eso. Lo que trató fue de hacer evolucionar la religion egipcia, simplificándola. En lugar de hablar de dioses en plural, Akenaton comprende que todos esos seres maravillosos con cabeza de ani*mal son manifestaciones de un único dios. No vale la pena decir que existen Horus, Ptah, Sejmet..., todos son proyecciones del mismo creador; están en el sol, la fuerza vital, atómica si quiere. No fue una revo*lución, fue una evolución. Akenaton se encerró en su reducto de Tell Amarna con la gente que creía que entendería su mensaje, sus discípulos. Es un primer ensayo de un pequeño Jesús. Fue ciertamente un iluminado y actuó muy deprisa. Creo que al final se trastornó. La experiencia acabó mal. Ese no es motivo para decir que no estuviera en lo correcto. No hay 36 dioses, y si Dios existe no es nuestro amigo al que le damos la mano cada dia: ese es el mensaje de Akenaton. Y tiene razon.

**¿Y Ramsés? ¿Como se le ocurrió llevarlo a volar sobre las pirámides?

Ramsés II fue el hombre de los milagros, hizo cosas asombrosas. Así que cuando el 26 de septiembre de 1976 su momia dejó el Museo de El Cairo para viajar a Paris, donde se la sanaría de sus problemas de hon*gos, me pareció oportuno pedirle al piloto que dieramos una pasada sobre las pirámi*des de Guiza: 3.190 años tras su muerte, el gran faraon sobrevoló esos grandes monumentos. Me pareció un hermoso símbolo.

**¿Quedan muchas cosas extraordinarias por descubrir en Egipto?

Oh, sí. Aunque no podemos esperar des*cubrir tumbas reales todos los dias. No olvide que Carter es el único que encontró una tumba de faraon intacta, y fue por azar. Hay grandes egiptólogos que se han pasado la vida buscando y no han encontrado nada. Los verdaderos descubrimientos están en la investigación científica. Hay que conocer el terreno; hacer excavaciones metódicas, profesionales. Yo he encontrado objetos de la vida cotidiana de los campesinos faraónicos en las reservas de los museos que ofrecían información inestimable, pero ¿que se expone?: desgraciadamente, sólo las grandes obras.

**¿Qué se siente al penetrar en una tumba intacta, como la de Sech-Sechet?

Una emoción que no se olvida nunca. Puedes ver la huella de la última persona que pisó el lugar, en ese caso hacía más de 4.000 años.

**Hábleme de De Gaulle.

El ministro de Cultura egipcio, Saroite Okacha, un amigo muy querido y un hom*bre remarcable, me dijo que tenía que ir a ver al general para lograr el compromiso de Francia para el salvamento de los templos. Cuando acudí a él para recabar dinero a fin de rescatar el templo de Amada, el general me riñó de entrada por haber actuado en el asunto de manera tan independiente. Pero le contesté que no había hecho más que inspirarme en su ejemplo, y mi audacia le hizo sonreir. "Tranquilícese, la suma necesaria ya esta dispuesta", me dijo.

**Cuando en 1967 se inauguró la exposición con los tesoros de Tutankamon en Paris -la primera vez que salían de Egipto-, usted, que fue la artifice, le hizo de cicerone a De Gaulle. Toda una experiencia.

Ah, estaba muy interesado en la religión egipcia; en todo lo concerniente a la civili*zation faraonica, pero sobre todo en ese aspecto. Tres meses después de la visita aun hacía comentarios a su gabinete sobre el tema. Cuando vio la estatua negra de tamaño natural de Tutankamon, el general dijo: "Es el hombre invisible". Siempre tenía una reflexión pertinente. Con la máscara de oro sostuvo un verdadero diálogo real. Le impresionó la copa translucida de alabastro en forma de caliz de loto. Le dije que representaba el renacimiento del sol. "Vaya más lejos, cuénteme", solicitó. Le expliqué el culto del fondo del templo, el más secreto. Los egipcios utilizaban imágenes materiales para explicar cosas que no lo son. Explicaban lo espiritual por lo material, empleaban lo concreto para ha*cer una demostración abstracta. No eran materialistas. El suyo es un simbolismo que no es estrafalario. El cristianismo debe mucho a los antiguos egipcios, más que a la tradición hebrea. En aquella visi*ta le señalé al general la dimensión solar de la eucaristía. "Es cierto, tiene usted ra*zón", aceptó. El general... un hombre no*table, aunque no con los imbéciles, a los que no podía soportar. Nunca le llamo presidente, porque él, ¿sabe?, me condecoró en la Liberación. Es mi general, y yo, al cabo, fui su soldado, sin uniforme, y eso me hubiera costado la vida, el fusilamiento. Pero claro, uno no podía llevar uniforme en los años cuarenta en el Paris ocupado.

<<"Los verdaderos descubrimientos que quedan en Egipto dependen de la inves*tigación. Hay que conocer el terreno">>

**Corrió peligros entonces. Formó parte de una célula de la Resistencia. Es sabido que en una cripta del Louvre escondieron ustedes a un paracaidista inglés. Quizá así empezá la leyenda del fantasma Belfegor.

Me detuvieron a punta de pistola dos agentes de la Gestapo. Me interrogaron y me encarcelaron. Fue muy duro. Me dejaron libre unos días después por falta de pruebas. Tuve mucha suerte.

**¿Conoció a Jean Moulin?

Le vi alguna vez, pero no puedo decir que le conociera.

**En cambio, llego a conocer bien a Malraux.

Yo le inicié en el secreto de los templos egipcios. Era un apasionado de la filosofía religiosa egipcia y de los símbolos. Era un simbolista de corazón.

**Aquella visita al Museo de El Cairo...

Sí, fue muy divertido. Lo perdimos. Imagínese, el ministro mas importante de De Gaulle. Los egipcios le habían invitado tras aquella fulgurante llamada internacional que pronunció para el salvamento de los templos de Nubia. Todo el museo es*taba a su disposición y el no aparecía. Le buscamos y le hallamos por fin sentado en una pequeña sala frente a una pintura, un retrato de El Fayum. Nos dijo que siempre recordaba la mirada de la mujer retratada, que le obsesionaba, y eso fue todo lo que vio. Así era Malraux. Cuando estuvimos en el Valle de las Reinas, él sólo estaba in*teresado en ciertas cosas. Le propuse recorrer el camino de la montaña hacia el Valle de los Reyes, que esta sembrado de extraordinarios grafitos de los primeros anacoretas cristianos. Y él se entusiasmo con la idea. Su jefe de gabinete, también viejo miembro del maquis, me pidió que le disuadiera. "El ministro tiene una pierna que no le funciona. Sera un desastre". Es verdad que aquellos lugares son peligrosos. Le comenté entonces a Malraux que estaba fatigada, pero él me contesto: "¡Usted sube!". Iba tan rápido que no podía seguirle, pero al llegar a la cima ya no podía caminar. Una herida de guerra, me dijo, "de cuando, tras el desembarco, trataba de reunirme con el ejército de Patton". Le cogieron entre dos policías egipcios enormes y le bajaron, mientras los ministros egip*cios me abroncaban por haberle puesto en ridículo. Pero él me dijo: "Gracias, madame, por un viaje que no olvidaré jamás".

**Aquello en la estantería, ¿no es una réplica de la cúspide del obelisco de la Concorde?

Sí, el piramidión, cójalo, cójalo. Lograr que se lo pusieran fue toda una batalla. Le escribí a Chirac. El mismo Champollion quería ya en su tiempo que le colocaran una copia del que debió tener originalmente. Lo conseguimos en 1998. Esta mucho mejor ahora.

**¿Qué le ha dado Egipto?

Ah, mucho. Egipto nos ha dejado en herencia la sabiduría antigua; ellos, los egipcios, dieron la sabiduria al mundo. La Biblia lo reconoce. Su mensaje es de sabiduría y tolerancia; no olvide el gran papel, insólito en la antigüedad, de la mujer en el mundo egipcio. La naturaleza hablaba a los egipcios; todo era una cosa de Dios, una flor que brotaba, una montaña. No era superstición, era algo físico. Eso te enseña a abrir los ojos ante ciertas cosas que an*tes veía sin mirarlas, sin entenderlas. Encuentro el antiguo Egipto también en el nuevo. No en el fundamentalista, sino en los viejos campesinos, que no han cambiado en miles de años. Ellos ofrecen una lección de humanidad, de serenidad y paciencia, algo muy útil para mí, que soy muy temperamental, como sabe. También he encontrado en el Egipto islámico grandes inteligencias, he tenido conversaciones muy interesantes que me han abierto el espíritu a ciertas cosas; no para adherirme, pero...

**¿Volverá a Egipto?

Sí, sí, en cuanto pueda. Tengo allí muchas excavaciones, equipos, muchas co*sas que atender.

Madame Desroches Noblecourt, que ya se ha impacientado con el fotografo -"¡deje de retratar a la vieja dama!"-, se incorpora como debía hacerlo Hatshepsut al dar por terminada una audiencia. Cabe imaginar el efecto que produciría la estudiosa de disponer además de dos guepardos a los que les hubieran retrasado -como a ella- la hora del almuerzo. Preguntarle si tiene alguna an*tigüedad notable para fotografiarla en sus manos ha sido un 'faux pas'. A la mujer que abroncó en una ocasion al famoso Ludwig Borchardt, echándole en cara haberse llevado a Berlin el busto de Nefertiti, no podía sentarle muy bien la cuestion: "¡No, no, no! Nunca he cogido un objeto de categoria, durante toda mi carrera. ¡Yo soy una arqueóloga, señor!". Restablecida la paz, y no sin antes echar pestes contra Christian Jacq -su bestia negra, al que considera un saqueador de ideas ajenas y un afi*cionado sin talento-, acompaña a los visitantes hasta la puerta y los despide con cordialidad tras dar recuerdos para el "tímido y gentil" egiptólogo catalán Josep Padró, que fue su alumno, y preguntar por "la futura reina" doña Leticia -"¡está contenta la reina Sofía?"-. La memoria retiene una última imagen de la egiptóloga antes de que se cierre la puerta, erguida, muy recta, como si con esa actitud conjurase el peso de su edad y la nostalgia que el recuerdo del país del Nilo ha dejado a su alrededor como el limo de una inundación. Y uno, embargado de una súbita emoción, no puede dejar de pensar al verla en el no*ble y firme obelisco de la Concorde y en los versos que le hizo declamar Theophile Gautier a ese altivo y majestuoso gigante de piedra exiliado: " Je te pleure, ô ma vieille Egypt, / avec des larmes de granit" ("Yo te lloro, oh mi viejo Egipto, / con lagrimas de granito").


Un fuerte abrazo...va por ti!!!.

Man on the Moon
Responder Con Cita
  #7  
Viejo 01-26-2005, 05:12 PM
Ariadna Ariadna no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: Apr 2004
Mensajes: 185
Wink

Gracias por publicar el articulo Oubastis (y que me perdone la Señora Christiane Desroches-Noblecourt por cambiarle de sexo )
Hola amigo Man, ya sabia yo que no te ibas a ir que te quedarías entre nosotros (si es que…. )

Bueno vamos al lio, la verdad y como ya había dicho antes nunca había oído hablar de la Señora Christiane Desroches-Noblecourt pero alguien que conozca un poco la cultura egipcia y cristiana se da cuenta de las similitudes que tienen, además que lo veo de pura lógica que se parezcan porque el pueblo judío se paso unos cuantos años “viviendo” en Egipto y quieras o no algo se les pegaría de su cultura y como es normal lo “usaron” para crear su religión, lo mismo que el panteón egipcio y el griego son iguales lo único que cambia es la manera de llamar a los dioses, y con el cristianismo pasa lo mismo es parecido a la religión egipcia pero llamando a las cosas de otra manera.

Un saludo para tod@s.
Responder Con Cita
  #8  
Viejo 01-26-2005, 05:15 PM
Avatar de nefertari7
nefertari7 nefertari7 no está en línea
...Por La Que El Sol Brilla.
 
Fecha de Ingreso: Dec 2004
Mensajes: 1,164
Predeterminado

Buen tema amiga Oubastis,y bienvenida al foro,te encantara y sobre todo te enganchara.
Y a ti Man on the Moon, buen archivo ahora creo que todos conoceremos mejor a esta mujer.
La verdad es que intentado buscar en mi biblioteca particular algun escrito sobre los hallazgos de esta egiptologa,pero no encontre nada.... pero ahora despues de haber leido tal relatos ya estoy mas informada.
Garcias por ampliar mis conocimientos.

Saludos
NEFERTARI
Responder Con Cita
  #9  
Viejo 01-26-2005, 08:43 PM
Oubastis Oubastis no está en línea
Junior Member
 
Fecha de Ingreso: Jan 2005
Mensajes: 16
Predeterminado Muchas gracias de nuevo a todos!

Hola a todos!

Me alegra haber traído buenos recuerdos a la mente de Man on the Moon... Y sobretodo me alegra que haya colaborado exponiendo esa entrevista que deja a la vista, no sólo la gran personalidad y mente brillante de la egiptóloga de la que hablamos, sino además que sus argumentos están basados en una vida dedicada al estudio de Egipto.

Desde luego son indudables las similitudes entre nuestra cultura y la egipcia. Y espero que editen pronto ese libro en España para poder leerlo, si en sólo una página ha conseguido convencerme, estoy segura que en un libro con todas sus ideas argumentadas más extensamente, me va a dejar de piedra!

Como bien decís, es cierto que la religión católica está basada en la egipcia, pero para mí lo más lamentable, es que en su afán de protagonismo, se empeñen en obviar la importancia del Antiguo Egipcio y en cuanto le deben.

Recuerdo cierta versión cinematográfica, en dibujos animados, sobre la historia de Moisés. Por un lado lo muestran como hermano de un faraón al que llaman Ramses... Si bien es cierto que algunos egiptólogos hagan hipótesis sobre la posibilidad de que Moisés fuese hijo de Ramses II , que YO SEPA no hay bases históricas sostenibles que demuestren siquiera que realmente existió. Pero la escena que realmente más me dolió fue una en la que se muestra la construcción de un templo, allí se ven esclavos octogenarios, desnutridos y arrastrándose por los suelos, mientras miembros del ejercito les azotan con látigos obligándoles a cargar piedras... Luego allí cerca el faraón ignorando las suplicas de esa gente, jactándose del inmenso monumento que estaba construyendo para idolatrarse a sí mismo...

Allí muestran como los soberanos egipcios eran seres incultos y egocéntricos que esclavizaban y sometían a su propio pueblo para exaltarse a sí mismos... Y francamente, me parece ofensivo. Los esclavos como yo los tengo entendidos en aquella época estaban muy lejos de esa imagen, tenían derechos y “salarios”. Y creo, si me equivoco que alguien me corrija, que en esas construcciones, una gran parte era agricultores que en las épocas de inundaciones, al no poder trabajar sus tierras, acudían como trabajadores a las construcciones de templos a cambio de esos “salarios” (ropa y comida...

Sé que os estoy hablando sólo de una película, pero a fin de cuentas, es una vía de lo más corriente para acceder a la gente. Cualquiera que no conozca la cultura egipcia, viendo eso pensaría que eran unos bárbaros... Y siento mucho tener que decir que no son ellos los que esclavizaban a golpe de látigo, ni los que inventaban “aparatitos asesinos” como la horca, la hoguera, la guillotina, ni los que mataban por intentar estudiar las ciencias (física, química, medicina...) considerando hereje a cualquiera que quisiera traer conocimiento a la humanidad... Más bien todas esas cosas, eran propias de épocas y lugares donde la religión latente era la profesada por la Iglesia Católica...

Disculpad si soy demasiado extensa en este mensaje, pero para mí, demostrar que nuestra cultura así como la religión católica, están basadas en Egipto es la manera de limpiar esa imagen que tantas veces han ensuciado en historias cinematográficas y supuestos libros de estudiosos, esa imagen que para mí fue una lástima que se dejará en el olvido... Tantos conocimientos y costumbres olvidadas en épocas posteriores, donde la gente moría porque no había verdaderos estudiosos de la medicina, sino matasanos (con los fragmentos de textos médicos tan increíbles que se han hallado en Egipto)... Epidemias, la peste, tantos virus que mataron a tanta gente porque la higiene era un concepto desconocido (con la vital importancia que tenía en la cultura egipcia)... Tanto desconocimiento de la naturaleza (algo que estudiaban continuamente y conocían tan bien en Egipto)...

En fin, que es un tema que me toca la fibra sensible... lo siento si soy muy pesada

Un abrazo!!!
Responder Con Cita
  #10  
Viejo 01-26-2005, 09:56 PM
RA-MAESTRE RA-MAESTRE no está en línea
Cantero Escultor
 
Fecha de Ingreso: Apr 2004
Localización: www.egiptoantiguo.org
Mensajes: 2,435
Predeterminado

¡¡Hola amigos!!

Si os soy sincero,me da la impresion de que sienten odio hacia lo cristiano,yo tambien creo que el cristianismo está conectado con el antiguo egiptoor un lado desde la época de Moises con el éxodo biblico atraves del periodo judaico hasta la llegada de cristo.Por otra parte está el cristianismo copto,originario de la huida de María y Jose con el niño hacia egipto para evitar la muerte del niño,aquí se origina el culto a la sagrada familia cuando los habitantes de egipto identifican a la sagrada familia con alguna de sus triadas sagradas como pueden ser:el dios Osiris,la diosa Isis y el dios Horus,este como hijo de dios al igual que Isis con María,como madre de dios,de aquí nace el cristianismo copto,que dicho sea de paso;lo unico que queda en egipto descendiente del mundo faraonico,esto es el cristianismo copto,es mas si en el mundo cristiano actual se celebra el culto a la sagrada familia esto es gracias al cristianismo copto,por que en europa se empezo a celebrar este culto hacia el año 400 despues de cristo,el cual despues lo adoptaron la iglesia catolica romana y ortodoxsa,pero que en cualquier caso este culto nació en egipto.

quiero decir con esto que:no se trata de ninguna usurpacion ni de copia descarada como pretendeis mostrarlo,¡no!, sino de que los tiempos pasan y los cambios se suceden,lo mismo ocurrió en las cosmogonías egipcias en sus origenes,los dioses eran representados por animales,con el paso de los siglos cambió de animales con cuerpo de humanos y finalmente con aspecto totalmente humano,como ejemplo el dios Amon de la cosmogonía tebana:de ser representado como un carnero,por ejem.. las esfinges de la avenida de carnak,a finalmente ser representado totalmente humano.

Lo mismo fué ocurriendo con las religiones de la zona,surgieron sincretismos de asimilacion de unos dioses con los otros y surgiendo nuevos cultos,y esto es lo que piensopero para nada creo que se trate de una usurpacion

saludos
__________________
En la gruta de Sokar

<<<RA-MAESTRE>>>
Responder Con Cita
Publicidad relacionada

Publicidad

Respuesta

Herramientas
Desplegado

Reglas de Mensajes
You may not post new threads
You may not post replies
You may not post attachments
You may not edit your posts

BB code is On
Las caritas están On
Código [IMG] está On
Código HTML está Off

Saltar a Foro


Husos Horarios son GMT. La hora en este momento es 11:24 PM.


Powered by: vBulletin Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2014, Jelsoft Enterprises Ltd.
Traducción v1.0.2, Copyright ©2000-2014, Elmer.
Advertisement System V2.5 By   Branden
© 1999-2005 Egipto.com Editada desde Egipto, el contenido de esta pagina es divulgativo, no depende de ninguna institucion oficial.