Editada por: Salah Selem - Amuda Jaial - Nubi
egipto.com ofertas de viajes a egipto, el cairo, aswan egipto.com
Home Foro Egiptomanía Foro antes de viajar Guía de Egipto Hoteles en Egipto Guía de Viajes
Web egipto.com   

Viajar a Egipto
  Viajes Egipto
  Guía de viajes a Egipto
  Hoteles en Egipto

vuelos a egipto
Antiguo Egipto
  El Nilo Nuevo
  Tut Ankh Amon
  Ramsés II
  Las Piramides
  Historia de Nubia
  Cuentos y Leyendas
  Descubrimientos
  Personajes de Egipto
  Egipto para niñ@s
  Historia de Egipto
  El Museo Egipcio
  Dioses de Egipto
  Akhenaton
  Monumentos
  Valles de Egipto
  Grandes Egiptólogos

encuentra las mejores ofertas de hoteles en Madrid

Jeroglíficos

Historia del Arte
  Arte Faraónico
  Arte Copto
  Arte Islamico

Más..
  Chat y Foros
  Viajes David Roberts
  Fotos de El Cairo
  Cocina Egipcia
  Música Egipcia MP3
  Tarjetas Postales
  Videos
  Museo de joyas
  Guia de hoteles
  hoteles

Regresar   Egipto > Foro Egiptomanía

Respuesta
 
Herramientas Desplegado
  #1  
Viejo 08-21-2006, 02:52 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado Leyendas de Egipto

LAS SANDALIAS DEL GUERRERO

Hotep no siempre había sido un mendigo. Hijo de un fellah de los alrededores de Tebas, su adversa suerte quiso que fuera incluido en una de las levas con las que Ramsés I, el gran monarca conquistador, nutria las filas de los ejércitos que guerreaban en Asia.

El joven no tuvo ocasión de distinguirse, pues justo en el primer encuentro con los asirios un flechazo, traspasándole un muslo, le puso fuera de combate; cuando finalmente pudo recobrar la salud se encontró con la pierna derecha privada de movimiento.

Hotep no se desanimó por su adversa suerte y, uniéndose a una caterva de guerreros, más o menos mutilados, emprendió el regreso a Tebas apoyándose en un grueso garrote.

Con las peripecias y aventuras de tal viaje desde Mesopotamia al mar Rojo, podría escribirse un buen volumen; habremos de contentarnos con saber que, de guarnición en guarnición, unas veces comiendo y otras ayunando, dos meses después de desdichada caravana llegó al delta del Nilo, lugar fijado para la separación de los veteranos, que desde allí se desparramaron por todo Egipto.

Hotep quedó solo con otro compañero que, nacido en una aldea inmediata a la suya, seguía el mismo itinerario. Era el camarada un hombre ya viejo, encanecido en la milicia debido a sus largos años de servicio y privado de la vista, a consecuencia de una profunda herida en la cabeza.

El cojo tenía excelente fondo y, movido a compasión, se brindo a servir de lazarillo al ciego; y así, una noche en que los dos inválidos descansaban al abrigo de un espeso cañaveral, Hotep, que dormía plácidamente, oyó de pronto un lastimero quejido que exhaló su compañero e incorporándose le dijo:

-¡Hola veterano! ¿Qué es eso? Despierta, que sin duda te estás atormentando con alguna horrible pesadilla.

-Hotep, me muero –murmuró el ciego-. Siendo que la vida se me acaba.

-¡Estás delirando! ¿Quién piensa ahora en morir?

-Me muerto, muchacho, me muero. Creía que tendría fuerzas para llegar allá, pero no puedo. ¡Agua…! ¡Dame agua, me ahogo…!

Hotep, alarmado, corrió con cuanta ligereza permitía su cojera hasta un canal inmediato y volvió con la calabaza llena del líquido pedido, diciendo:

-Bebe. Esto pasará, es un desvanecimiento ocasionado por el fuerte sol que hoy nos ha hecho hervir la sangre.

-Gracias, camarada –respondió el ciego-. No temo a la muerte; hace años que la he considerado siempre cercana. Después de todo, para no ver más la luz, tanto me importa. Mira, en este saco va toda mi fortuna; un casco de bronce, unos cuantos trapos y unas sandalias de cuero, que es lo que más valor tiene, pues son casi nuevas, el material es superior y están bordadas en oro. No sé de donde proceden, pues las encontré en la batalla en que me hirieron, atadas a la cintura de un soldado muerto, sólo Dios sabe a quién se las robaría. Cógelo todo si muero. Es la fortuna de un soldado que ha servido treinta años a los faraones. ¡Bonita herencia!

Hotep se devanaban los sesos, pensando qué haría o diría en aquella situación, que le parecía bastante grave y apurada. Por fin su compañero bebió de nuevo y dijo:

-Puede que tengas razón y me haya equivocado; pasó la angustia y tengo sueño. Durmamos y, si me muero, ya sabes; todo para ti.

Y volvió a tenderse entre las cañas, murmurando palabras confusas. Hotep siguió su ejemplo. Al poco tiempo roncaba haciendo ruda competencia a las parleras ranas. Cuando despertó, al salir el sol, el ciego yacía a algunos pasos de allí, tendido boca abajo.

Hotep llegó finalmente a su pueblo y continuó llevando la vida que había tenido antes de ir a servir al faraón.

Un día, cuando el sol comenzaba a iluminar con sus espléndidos rayos, Hotep, vistiendo su viejísimo calasiris de algodón listado, que dejaba ver por sus múltiples desgarrones las oscuras carnes del mendigo, salió de su casa y empezó a andar con alegría.

Apareció junto a una de las colosales esfinges que constituían la entrada del templo. Se detuvo un momento y, sacando de un envoltorio el casco de bronce y las sandalias que heredara del viejo guerrero, se atavió con ambas prendas, quedando en breve espacio de tiempo convertido en la más grotesca figura que imaginarse pueda nadie.

No parecía, sin embargo, el inválido descontento de su aparato indumentario, pues con aire satisfecho se atusó la encrespada y revuelta cabellera, y canturreando una canción popular se dirigió, apoyado en un grotesco bastón que le servía de muleta, hacia una puertecilla que se divisaba casi oculta entre las robustas piernas de la colosal estatua, que parecía guardar la entrada al gran patio.

Hotep dio con su bastón un fuerte golpe en la hoja de la puerta y pocos instantes después apareció en el dintel una mujer, cubierta por ajustada túnica blanca, sostenida por una especie de tirantes de cuero rojo.

-¿Qué se te ofrece tan temprano y tan compuesto? –preguntó con burlona sonrisa al reparar en el casco y las lujosas sandalias del mendigo-. Hoy no es día de repartir los restos de las ofrendas…

-No vengo a pedir limosna –contestó Hotep. Y luciendo una gran sonrisa, añadió-: Vengo a hablar con un padre para decirle que es mi deseo pedirle tu mano, pues quiero casarme contigo.

Los ecos del templo reprodujeron durante largo espacio de tiempo las más sonoras y alegres carcajadas que jamás habían turbado la majestuosa calma de aquel silencioso recinto. Hotep, sin desconcertarse por la manera como era acogida su pretensión, dijo mirando con petulancia sus sandalias:

-Hermosa Amneris, veo que mi idea te regocija y esto me hace suponer que mi figura no te disgusta y el resultado…

-El resultado –interrumpió la joven- será que mi padre te dará algunos palos y te romperá la pierna que aún tienes sana.

-¡A mí, a un guerrero del faraón!

-¡Imbécil! Tú ya no eres guerrero, sino pordiosero; y si no fuera por lo que en esta casa te hemos protegido, perjudicando a otros pobres más antiguos, hace tiempo que estarías descansando en el cementerio en agradable compañía con otros ilustres personajes de tu calaña.

-¿Olvidas acaso que soy propietario de una gran casa junto al canal del Castillo Blanco?

-Sí, ya sé que tienes una barraca de adobes cuarteada y sin techo.

-No es tan mala, y además tengo… estas sandalias –dijo él mientras se miraba los pies.

-Mira Hotep –dijo Amneris adoptando un aire protector-, sin duda algunas los fuertes calores y todo el hambre que has sufrido en Asia han perturbado tu razón. En primer lugar, debes saber que tengo un pretendiente muy bien acomodado, y en segundo lugar, ¿cómo quieres que yo, hija de un guarda del templo, corresponda al afecto de un buen muchacho como tú, pero que ha quedado completamente inútil para todo? ¿Cómo atenderás a mi subsistencia con la pierna arrastrando y ese casco tan abollado…? ¡Ja…, ja…, ja…!

Y de nuevo la risa más retozona animó el semblante de la muchacha.

El pobre, cuya candidez le había hecho concebir las más lisonjeras esperanzas, por única respuesta se rascó el cogote, miró a Amneris y, con gesto de cómica desesperación, dio media vuelta y sin pronunciar una palabra se alejó de la puerta acompañado por las carcajadas de Amneris.

-¡Pobre chico! –dijo ésta-. No es malo, pero… ¡es tan miserable!

Hotep, aunque verdaderamente anonadado por la escena narrada, tenía, como todos los fellahs una gran dosis de mansedumbre y resignación; así que, después de desahogar su cólera murmurando unas cuantas invectivas contra Amneris, se encaminó hacia un grupo de palmeras que sombreaban el camino que conducía al templo y se tumbó sobre la menuda hierba. Pocos instantes después roncaba como un bienaventurado.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...

Úlima edición por Celso Vernon fecha: 08-21-2006 a las 02:56 PM.
Responder Con Cita
Publicidad relacionada

Publicidad

  #2  
Viejo 08-21-2006, 02:53 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado Las Sandalias del Guerrero (2)

De pronto el mendigo se despertó a impulsos de algunos puñetazos aplicados con mano vigorosa, e incorporándose vio ante sí a un personaje de elevada condición, a juzgar por la pedrería que brillaba en el pectoral que cubría su robusto pecho y por la finura y elegancia de su túnica. Otro sujeto, portador de un abanico de plumas de avestruz, que era sin duda el que le había despertado de un modo tan enérgico, se hallaba junto al primero.

-¿Quién eres? –dijo con voz imperiosa-. ¿Qué estás haciendo aquí?

-Pero ya lo ves, dormir –repuso Hotep con justa indignación.

-¿Quién te ha dado estas sandalias? –volvió a preguntar el incógnito y refinado personaje.

-Quien puede –contestó Hotep recogiendo su cayado y adoptando una actitud defensiva.

-¡Por mi padre, el Sol, que no he visto jamás sabandija tan insolente! Oye, miserable, y tiembla.

-¿No temblé en el campo de batalla cuando una flecha asiria traspasó mi muslo, y me asustaré ahora que nada malo he hecho? Pero ¡ah! –exclamó de pronto-, tú debes ser el rival que me disputa el amor de Amneris.

-¡Está loco! –dijo el desconocido con asombro, volviéndose hacia su acompañante, que contestó con signo afirmativo.

-¿Con que, es decir –prosiguió Hotep-, que no contento con quitarme la novia, quieres también apoderarte de mis sandalias?

-Sin dudas ignoras quién soy –dijo el personaje del pectoral-. ¡De rodillas, miserable, ante el faraón!

Hotep lanzó un grito de asombro, e inclinando humildemente la cabeza respondió:

-Alto y poderoso Ramsés, perdona a tu humilde esclavo. No me postro ante ti, porque la herida que recibí a tu servicio me inutilizó la pierna y no puedo… Ten misericordia de este infeliz inválido, que si pronunció palabras inconvenientes fue por no haberte conocido.

-Piensa bien lo que vas a contestarme, porque de ello depende tu vida. ¿Recuerdas la ocasión en que adquiriste esas sandalias?

-Sí, hijo predilecto de Dios.

-¿Recuerdas si el que tales prendas te dio te aseguró que eran la fortuna de un soldado?

-Sí –contestó Hotep, pensando en las últimas palabras pronunciadas por el guerrero ciego.

-Entonces, ¿cómo no has reconocido en mí al faraón a quien guiaste en el reconocimiento del campo enemigo y que, como prenda de su real aprecio, para reconocerte y recompensarte después de la batalla, te dio las sandalias que hubo de quitarse para trepar por los acantilados de Saín, cuyo paso nadie conocía como tú, y merced a cuyo descubrimiento alcancé una de mis más favoritas victorias?

El mendigo quedó inmóvil.

Comprendió que se le ofrecía una enorme fortuna. Solo tenía que contestar de forma adecuada a las preguntas de Ramsés. Por un momento pensó en esto y en que de esta forma tan sencilla conseguiría aquello que tanto deseaba, es decir, podría casarse con Amneris.

Pero era honrado y no quiso mentir.

-Señor –dijo-, soy un mendigo inútil y despreciable, el alimento que tomo lo debo a la generosidad del pueblo, pero mis labios no se mancharon nunca con una mentira. Estas sandalias no me las diste tú.

Y brevemente contó al faraón su triste historia y la manera cómo las sandalias habían llegado a sus manos.

El faraón, viendo que había tropezado con un hombre honrado, alguien que no deseaba aprovecharse de la fortuna que había llamado a su puerta, decidió llevarlo a palacio donde le agasajó por su fidelidad y le recompensó ampliamente por sus servicios, ofreciéndole además un puesto en la corte.

Gracias a ello Hotep pudo ir al templo a pedir la mano de Amneris, quien viéndole en una buena posición le aceptó rápidamente, pues ella siempre le había querido.

Fueron extremadamente felices en su nueva posición y tuvieron muchos hijos, todos ellos servidores fieles de Ramsés Meiamun, a cuya regia esplendidez debían tantos favores.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...

Úlima edición por Celso Vernon fecha: 08-21-2006 a las 03:06 PM.
Responder Con Cita
  #3  
Viejo 08-21-2006, 02:55 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado Nicrotis

NICROTIS

El gran faraón de Egipto había sido brutalmente asesinado. A los pocos días, la reina viuda, la bella Nicrotis, aceptaba el trono que sus súbditos le ofrecían. Ocurría esto en el viejo Egipto, en Menfis, la capital del Imperio Antiguo, hace muchos cientos de años.

Los festejos para el día de la coronación prometían ser muy espléndidos; parecía como si la reina Nicrotis hubiese olvidado por completo al joven esposo, vilmente asesinado.

Para celebrar en forma solemne su coronación había dado la orden de construir un gran salón subterráneo, donde ofrecería a los grandes personajes del reino un suntuoso banquete, y se decía que más tarde se dejaría que el pueblo presenciase el espectáculo.

Llegó el día señalado para el gran festín y los invitados empezaron a llegar luciendo sus más exquisitas, bellas y espléndidas galas. Antes de que estuvieran todos reunidos, comenzó la comida. La bella Nicrotis aparecía mucho mas hermosa que nunca, y una extraña mirada brillaba en sus ojos. Todo se realizaba con la mayor magnificencia ante los absortos invitados.

Cuando el banquete estaba en el punto más álgido y los asistentes, con la euforia de una abundante comida bien rociada del mejor vino, más contentos se mostraban, se produjo un gran ruido. De los cuatro lados de la sala comenzaron a manar abundantes chorros de agua.

De momento los comensales creyeron que se trataba de algún efecto de tramoya para amenizar la fiesta y siguieron degustando tranquilamente los alimentos y bebidas mientras continuaban las charlas y bromas entre ellos.

Empezaron a alarmarse cuando vieron que el agua subía y subía sin parar. Ya les estaba cubriendo los pies y, presos de terror, buscaron las salidas para evitar morir ahogados.

Las puertas estaban cerradas y nadie las abrió, con lo cual el agua seguía manando e iba aumentando el nivel. A muchos de los comensales ya les alcanzaba hasta la cintura, con lo cual las escenas de pánico se fueron sucediendo cada vez con mayor frecuencia.

En aquel instante comprendieron la trágica realidad y vieron que solo estaban presentes los que habían sido traidores, así como también los asesinos. Habían caído en el lazo que la Reina les tendiera para llevar a cabo su venganza.

Ninguno de los invitados pudo alcanzar la salida y murieron ahogados y sorprendidos por lo que había sucedido.

El agua siguió saliendo hasta anegar por fin todo el subterráneo.

Sobre los cadáveres flotantes de los cortesanos se dejó oír la voz de Nicrotis que decía:

-Los traidores deben morir a traición.

En efecto, Nicrotis había concentrado allí, precisamente, a todos los que participaron en el complot para asesinar a su esposo.

Al día siguiente, según Nicrotis había prometido, todo el pueblo de Menfis pudo contemplar el lugar del convite. Y nadie dejó de sentir admiración por la reina, que no había vacilado en perder la vida con tal que los traidores la perdieran también.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...
Responder Con Cita
  #4  
Viejo 08-21-2006, 02:59 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado

ANAPU Y BITU

Anapu y Bitu eran dos hermanos que vivieron hace muchísimo tiempo en Egipto. Habían heredado mucha hacienda de su padre.

Según las leyes y las disposiciones del padre, a Anapu, el mayor, pertenecían casa, ganados y campos. Bitu, el menor, había de trabajar para su hermano, recibiendo a cambio el salario necesario.

Bitu era inteligente, hábil, trabajador y conocedor de todo lo referente a los campos y ganados; tanto era su saber que conocía el lenguaje de las reses y sabía lo que los pobres animales querían decirle y cuanto se decían entre elos.

Anapu no trabajaba tanto como el hermano. Un día, en que estaban los dos ocupados en preparar la siembra para las tierras, envió Anapu a Bitu a casa en busca de unas semillas para echarlas en los surcos recién abiertos.

Bitu partió obediente y cogió la semilla; los dos hermanos la echaron en los surcos y terminado el trabajo, volvieron a su casa.

Pero Anapu encontró a su esposa llorando y ella le dijo, después de hacerse rogar, que cuando Bitu llegó en busca de las semillas le había dado una paliza.

Mucho se enfadó Anapu con esto y formó el propósito de dar muerte a su hermano, pero supo contenerse, pues quería hacerlo de un modo que nadie pudiera acusarle de fraticida, esperando una ocasión favorable para su intento.

Bitu, que no había hecho lo que dijo su cuñada, se dirigió a su cuarto y no se enteró por tanto de la conversación de los dos esposos, ni sospechó nada, pues los dos lo trataron a la hora de la cena con el mismo cariño de siempre.

Cuando se disponía a entregarse al descanso se le ocurrió ir antes a dar una vuelta por el redil de los ganados, para ver si les faltaba algo.

Entró en el cercado y vio a casi todos los cameros y ovejas tendidos en el suelo, rumiando unos, durmiendo otros, pero sus favoritos se levantaron en cuanto lo vieron y fueron a pedirle caricias. Bitu pasó la mano por el lomo de los tranquilos animales y ya se iba cuando, gracias a comprender su lenguaje, oyó que uno de ellos le decía que debía emprender la figura, pues su hermano, enfadado con él, pensaba darle muerte.

Bitu no se detuvo a pensarlo ni un momento y en lugar de volver a su habitación, emprendió la huida esa misma noche.

Seguidamente Anapu le oyó alejarse, pues también salió de la casa decidido a impedir su marcha. Corría Bitu deseando alejarse de la casa de su hermano antes de que saliera el sol, pero Anapu iba detrás con mayor rapidez, y lo hubiera alcanzado si el dios Pha-Harmakis, que casualmente miraba entonces la Tierra, no se hubiera dado cuenta de lo que pasaba. Convencido de la inocencia de Bitu, quiso ampararlo y para ello hizo surgir, repentinamente, entre los dos hermanos un ancho río poblado de muchos cocodrilos. El ímpetu de la corriente impidió a Anapu cruzarlo y, muy fastidiado, tuvo que permanecer en la orilla.

Bitu, pensando que se había salvado de momento, descansó en la otra orilla, pues su hermano no podía pasar el río antes de que amaneciera, y en cuanto la luz del sol permitió a los hermanos verse, Bitu preguntó desde la orilla:

-¿Por qué me persigues? ¿Qué te hice para que quieras darme muerte?

Anapu no contestó al momento, enfadado por las preguntas de su hermano, pero luego empezó a dudar y pensó decirle la causa de su cólera. Bitu negó la acusación y le aseguró que ni siquiera un minuto había pensado en pegar a su esposa.

Anapu, avergonzado y arrepentido, prometió a su hermano que no le haría nada y que, por tanto, podía volver, pero Bitu no quiso, pues ya no se veía capaz de seguir viviendo bajo el mismo techo que la falsa y mentirosa mujer con la que estaba casada su hermano.

-Debo marcharme –contestó-, me voy al valle de las Acacias y voy a decirle todo lo que pasará. Gracias a mis artes mágicas me arrancaré el corazón y lo colgaré de la rama más alta de una acacia. Cuando el árbol sea cortado y derribado caerá al suelo mi corazón y podrás contemplarlo. En cuanto lo hayas buscado durante siete años tómalo y ponlo en un cacharro con agua fría. Esto bastará para volverme a la vida. Así resucitaré y me vengaré de mis enemigos; sabrás cuando lo tienes que hacer si te ofrecen un vaso de cerveza del que caiga al suelo la espuma. Luego te darán un jarro de vino cuyas heces se levantarán hasta el borde. Cuando ocurra todo esto procura no perder tiempo.

Anapu volvió triste a su casa. Encolerizado por la mentira y falsedad de su mujer, le dio muerte y luego lloró a su hermano Bitu.

El joven, en el valle de las Acacias, pasaba el día cazando y dormía al pie de u árbol en cuya rama más elevada había colocado su corazón. Un día se encontró a los nueve dioses, quienes le dieron por esposa a su propia hija, pero las siete Atroz (hadas que profetizaban el futuro) le anunciaron que la joven moriría atravesada por una espada.

Bitu se casó con la diosa y le comunicó el secreto de que tenía el corazón colgado en lo alto del árbol, y también de que quien encontrase la acacia tendría antes que luchar con él.

Tan hermosa era la mujer de Bitu que la fama de su extraordinaria belleza llegó hasta el faraón, que, para saber si lo que se decía era cierto, hizo un viaje al valle d las Acacias, solo, sin séquito y disfrazado. De esta forma pudo acercarse, sin ser visto ni reconocido por nadie; y cuando vio finalmente a la joven decidió que debía hacerla su esposa.

Vuelto a palacio dio las órdenes y envió un grupo de soldados al valle de las Acacias, con orden de matar a Bitu y llevar a la esposa a su corte. No pensó que todo podía ocurrir al revés, porque los soldados fueron muertos en lucha por Bit, que los atacó con la fuerza de un león.

Irritado el faraón, llamó a los adivinos para que le indicasen el modo de conseguir la muerte de Bitu. Deliberaron largamente y resolvieron que no podía matarlo en lucha, sino con astucia. El faraón se disfrazó de nuevo y fue otra vez al valle de las Acacias, donde esperó la ocasión.

Pudo el faraón hablar con la joven, que, al saber que sería reina y dueña de muchos tesoros, consintió en la muerte de su marido y comunicó al rey que en la rama más alta de la acacia estaba el corazón de Bitu, y que solo con derribarla caería muerto.

El faraón llamó a dos leñadores y, en cuanto el hermoso árbol cayó al suelo, se desplomó muerto el pobre Bitu.

Y ocurrió entonces lo que Bitu dijera a su hermano. Llegó un día en que le ofrecieron un jarro de cerveza cuya espuma cayó al suelo y después un jarro de vino que se puso turbio al momento; así conoció Anapu que había llegado el momento de actuar.

Provisto de armas, ropas y sandalias, se dirigió al valle de las Acacias; vio a su hermano muerto y el corazón convertido en una baya. La puso en agua fría y Bitu resucito en el acto.

-Voy a convertirme en el sagrado buey Apis -le dijo-; llévame junto al faraón, que te dará oro y plata y yo ya encontraré medios para castigar a mi esposa por toda su maldad.

Anapu siguió las instrucciones de su hermano. Al día siguiente llevó a la corte a Bitu, convertido en buey sagrado. Todos se alegraron mucho y el faraón le recompensó y concedió muchas distinciones. Pocos días después el buey entró en las habitaciones de su antigua esposa y le dijo:

-Puedes convencerte de que sigo vivo.

-¿Quién eres?

-Bitu –y añadió-. Ya supiste lo que hacías cuando dijiste al faraón que cortase la acacia.

La mujer se asustó mucho y, para evitar los peligros que preveía, suplicó al faraón que le concediese un favor y él consintió en ello.

-Dame, señor, para que lo coma, el hígado del toro sagrado, no hay nada que me guste tanto como eso.

Muy disgustado el faraón, no tuvo más remedio que conceder lo que ya había prometido. Y un día, mientras el pueblo ofrecía sacrificios al toro sagrado, mandó llamar a los verdugos y ordenó que diesen muerte al hermoso animal.

En el mismo instante en que le clavaron el cuchillo en el cuello cayeron de él dos grandes gotas de sangre junto a las puertas de la ciudad y se convirtieron en dos grandes árboles.

El pueblo, lleno de alegría por lo que se pensó que era un milagro, empezó a adorar y ofrecer sacrificios a los dos árboles.

Pasó el tiempo. El faraón, coronadas las sienes con diadema de lapislázuli, guirnalda de flores en el cuello, se sentó en su trono de plata y oro e hizo que le llevaran al sitio donde habían nacido los dos árboles. Detrás iba la reina, y ambos fueron colocados al pie de los árboles. Bitu, que era el árbol bajo el cual estaba la reina sentada, dijo en voz baja:

-Mujer, a pesar de cuanto has hecho, sigo viviendo. Obligaste al faraón, a través de tus malas artes, a cortar la acacia en la que estaba colgado mi corazón, para darme muerte; luego me convertí en buey sagrado y también me hiciste matar, pero debes saber que he vuelto a renacer.

La reina oyó con gran terror estas palabras y ese mismo día pidió al faraón que le prometiese concederle una cosa que deseaba mucho. Cuando éste hubo accedido le dijo:

-Señor, ordena que corten inmediatamente esos árboles para que se hagan con ellos dos hermosas vigas.

Así se hizo, pero una menuda astilla de madera se escapó del tronco y penetró en la boca de la reina. Poco después ésta tuvo un hijo, que era Bitu, vuelto a encarnar en forma humana, pero la mujer no lo sabía.

El faraón estaba encantado con el niño, le dio el nombre de Príncipe del Alto Nilo y, como lo había nombrado sucesor suyo, cuando el rey falleció Bitu fue designado faraón.

Entonces, Bitu mandó llamar a los grandes de la corte y reveló cuanto le había sucedido. Al terminar su relato todos los cortesanos condenaron a la mala reina, que fue desterrada en castigo a sus delitos.

Bitu reinó durante veinte largos años y luego le sucedió su hermano Anapu, al que había nombrado su sucesor en el trono.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...
Responder Con Cita
  #5  
Viejo 08-21-2006, 03:00 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado

VICTORIA DEL GENERAL THUTI EN LA CIUDAD DE JOPPE

El general Thuti vivió cuando imperaba en Egipto la Decimoctava Dinastía. Era uno de los mejores guerreros egipcios que había acompañado al rey Tutmés III, el de las grandes conquistas. Se le consideraba hombre extraordinario, muy inteligente y valeroso a pesar de su juventud.

En el campo de batalla figuraba siempre al frente de sus tropas, por lo que los soldados le seguían con gran entusiasmo. Decían que nadie podía ser comparado con él. Por todo esto, el rey le dispensaba gran afecto y le permitía estar con él en su palacio.

El monarca supremo le debía varias de las más importantes victorias conseguidas por sus ejércitos.

El general se dio a conocer ante todos los cortesanos, por primera vez en todo su gran valor, cuando era tan solo un simple oficial. Un día llegó hasta la corte un mensajero de la ciudad de Joppe, situada en la región de T’hai, al lado de la desembocadura del Nilo, que había decidido sublevarse contra el monarca supremo. Llegaba el mensajero presuroso, jadeante, y pidió ser llevado en el acto a presencia del faraón. Cuando llegó ante él, le dijo que el reyezuelo asiático de Joppe había dejado de prestarle obediencia y se hallaba en franca rebeldía.

Al oír tales palabras, Tutmés montó en cólera y rápidamente decidió convocar a los más altos dignatarios y cortesanos. Luego les hizo saber su propósito de destruir por completo la ciudad, para lo cual necesitaba de alguien valeroso y decidido que se pusiera al frente de su ejército.

Tras las palabras del faraón, incluso los más expertos en el arte de la guerra se quedaron en el más completo de los silencios, sin osar ofrecer sus servicios al monarca, pues por un lado estaban temerosos ante el tono de voz de su faraón, pero además conocían a la perfección lo inexpugnable que era Joppe así como la extrema crueldad, el enorme valor y la pericia de su reyezuelo.

Los ojos de Tutmpes, ante ese silencio, recorrieron el salón, indignados. Cuanto mas denso era el silencio que invadía la estancia y pensando ya que nadie tendría la osadía de presentarse para tan suicida misión, un desconocido oficial se ofreció para llevar a cabo la operación, saliendo de entre el nutrido grupo de cortesanos que asistían a la escena: era Thuti.

El rey, ante las sorprendentes palabras de ese muchacho, le dijo que se acercara y le expreso su sorpresa y hasta puso en duda su capacidad para realizar tamaña empresa, pero el joven oficial insistió con tanto ahínco y perseverancia, poniendo tanta emoción y brío en todas sus palabras, que el faraón acabó por encomendarle la jefatura del ejército que debía ir contra la ciudad rebelde.

Tutti dispuso grandes preparativos. Entre las muchas cosas que decidió que debía llevarse había un gran saco de piel en el que introdujo un par de argollas para los pies y otro par para las manos, así como cuatrocientas tinajas con cadenas, cuerdas y collares.

Partieron rápidamente y tras muchos días de marcha sin descansos, llegaron todos los componentes del ejército cerca de Joppe. Antes de pensar en penetrar dentro de la fortaleza, Thuti hizo enviar un mensaje dirigido al reyezuelo rebelde en el que le comunicaba que se hallaba huyendo del faraón porque había pretendido matarle, por lo que había decidido ir a Joppe a ofrecer sus servicios y los de los soldados que le habían seguido.

El reyezuelo de la ciudad, lleno de júbilo y profundamente alegre, pensando que todos esos hombres le servirían como refuerzo en su lucha contra el faraón, le abrió las puertas de la misma, le recibió con gran afecto y, tras una breve charla, le introdujo en su propio palacio.

Una vez en el interior de su residencia, le obsequió con una abundante y deliciosa comida. Después de haber degustado todos esos sabrosos manjares, con el rey y la totalidad de sus cortesanos, mientras se hallaban en una tranquila y relajada charla durante la que hablaron entre otras cosas de su futura lucha contra el enemigo, Thuti aprovechó un momento en que el monarca se hallaba totalmente confiado para derribarle al suelo.

Le golpeó repetidamente hasta dejarle sin conocimiento y, colocándole las argollas que llevaba preparadas de antemano en las manos y pies, hizo que sus hombres le metieran en el saco de piel.

A todo esto, cuatrocientos de los soldados de Thuti habían conseguido ya introducirse hasta el corazón de la ciudad metidos en el interior de tinajas, que otros de ellos, caracterizados convenientemente de mercaderes, hicieron entrar sobre unas carretas.

Una vez en la plaza central de Joppe, salieron hombres de sus escondites y, aprovechando la sorpresa general de los habitantes de la ciudad, se aprovecharon fácilmente de ella.

En poco tiempo y sin ninguna pérdida humana, consiguieron que los que se habían sublevado con tanto ímpetu se rindieran fácilmente.

De regreso al palacio real, Thuti fue recibido por el faraón con muestras de gran agradecimiento, obteniendo de éste el nombramiento para lo sucesivo de general en jefe de todas sus tropas.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...
Responder Con Cita
  #6  
Viejo 08-21-2006, 03:01 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado

EL HEBREO YUSUF Y LA EGIPCIA ZULAIJA

En Egipto vivía el poderoso Aziz, casado con la bella Zulaija.

Cierto día llegó a él la noticia de que había entrado en la ciudad un joven hebreo llamado Yusuf, de gran virtud y honradez. Ante este hecho, Aziz decidió adoptarle como bajo y así se lo comunicó a su esposa, quien se mostró encantada ante tan maravillosa idea.

Pero Yusuf era de gran hermosura y Zulaija se enamoró de él. Por eso siempre procuraba estar a su lado y atenta a la menor necesidad del joven y se complacía peinando sus cabellos. Sin embargo, Yusuf no correspondía a su pasión, todo su pensamiento lo tenía puesto en Dios.

Esto expresaba a Zulaija, hasta el punto de que sus mejillas empezaron a palidecer y su cuerpo languideció, solo pensaba en cómo lograría que el joven hebreo cediese a sus deseos.

Cierto día en que estaba, como de costumbre, pensativo, entró en su habitación su antigua nodriza y le dijo que había un medio bien sencillo para que Yusuf ardiera en amor hacia ella: que le hiciera fijarse bien en la hermosura de su rostro y en la exquisita perfección de su cuerpo. Si la dejaba obrar a ella libremente, pronto vería cumplidos sus más íntimos deseos.

Zulaija la dejó hacer. Entonces la nodriza encargó a unos competentes albañiles que hicieran una cámara con arreglo a sus indicaciones.

Después encargó a un pintor que retratara con todo detalle las figuras de Yusuf y Zulaija abrazándose.

Por último, compró un magnífico lecho de oro, incrustado de perlas y piedras preciosas, y lo colocó en el centro de la habitación, cubriéndolo con una maravillosa colcha de seda llena de fantásticos dibujos. El suelo lo alfombró con un rico tapiz y colgó de las paredes bellas cortinas de suave tejido.

Hechos estos preparativos, se dirigió a la estancia donde se encontraba Zulaija y la atavió espléndidamente. Coronó sus cabellos con una valiosa diadema y puso sobre su cuerpo una delicada túnica. Así fueron hacia la cámara que antes había preparado, y Zulaija se tendió en el lecho.

A continuación, la nodriza fue en busca de Yusuf y le dijo que su señora le necesitaba y le rogaba que fuese a su cámara. Yusuf le contestó que obedecería al instante y se encaminó hacia donde se encontraba Zulaija.

Cuando llegó ante la cámara, el joven comprendió los deseos de la egipcia y quiso volverse pero ella, rápida como el pensamiento, fue hacia él y, cogiéndole de la mano, le condujo hacia el lecho. Luego le alabó la belleza de su rostro, de sus ojos, de sus cabellos, el delicioso aroma de su aliento.

Yusuf le contestaba diciendo que toda esa belleza se convertiría en polvo cuando muriera, y si entonces aspiraba su aliento, que tanto le agradaba ahora, huiría asqueada ante el hedor que desprendería todo su cuerpo.

Cuando Zulaija le preguntó a qué se debía que cuanto más se acercaba ella a él tanto más huía, respondió el joven hebreo que de esa manera esperaba acercarse más a su Señor.

Zulaija siguió insistiendo, pero la decisión de Yusuf era firme, y su propósito de no ofender a su Dios, inquebrantable. Por eso, cuando vio una oportunidad para escapar, no vaciló y corrió hacia la puerta. Pero Zulaija se agarró a su túnica y la desgarró.

Y he aquí que en ese momento acertó a pasar junto a la habitación Aziz, quien al ver a Yusuf tan apenado y a Zulaija llorosa y mesándose los cabellos, entró en la cámara para saber lo que sucedía. Entonces ella le dijo que su protegido hebreo, aquel al que había favorecido con todo su cariño, había querido cometer con ella una mala acción.

Al oír esto, Aziz se dirigió hacia Yusuf y, afeándole su conducta, le preguntó cómo había podido intentar tan reprochable acto. Entonces Yusuf, invocando a Dios, le explicó la verdad del caso.

Aziz estaba asombrado; su mirada iba de Yusuf a Zulaija, y de ésta al hebreo. Pero Yusuf se acordó, de pronto, de que podía citar a un testigo en su favor. En la habitación donde había tenido lugar aquella escena se encontraba un niño pequeño en una cuna; este niño había sido adoptado por Zulaija, en vista de que Dios no le concedía ningún hijo, y dormía siempre en su misma alcoba.

Yusuf elevó al cielo su oración y pidió al Señor que le ayudara en su crítica situación. Entonces Dios hizo bajar a la Tierra a Gabriel -¡sobre él sea la paz!- y le dio la orden de que hiciese hablar al niño para que declarase a favor de Yusuf.

Gabriel hizo como el Señor le mandaba, y el niño empezó a hablar y dijo a Aziz que si la túnica de Yusuf hubiera estado desgarrada por delante, Zulaija habría dicho la verdad; pero que al estarlo por detrás, ella mentía, y el testimonio de Yusuf era sincero.

Aziz comprobó que cuanto había dicho el pequeño era totalmente cierto, entonces, dirigiéndose a su mujer, le mandó que pidiera sincero perdón al muchacho hebreo.

Y sucedió que a partir de aquel día empezó a divulgarse la noticia por todo Egipto, principalmente entre las mujeres, que lo comentaban riendo y no podían comprender cómo la mujer de Aziz había podido incurrir en tal extravío.

Zulaija se enteró de todo y quiso demostrar a sus amigas cómo no tenía culpa de lo que había ocurrido.

Así, pues, les envió un mensaje invitándolas a merendar en su casa.

Cuando la reunión estuvo formada, les dio naranjas con miel, y para que mondaran las naranjas entregó a cada una un pequeño cuchillo.

Las damitas empezaron su faena, y en ese instante Zulaija mandó que hicieran entrar en el salón al joven Yusuf, al que antes había vestido y adornado con todo esmero.

Cuando sus amigas vieron al bello hebreo, su admiración no tuvo límites. Tan absortas estaban en contemplar su hermosura, que, en vez de cortar las naranjas, cortaban sus propias manos, y era tal su atolondramiento que no sentían correr la sangre ni el dolor que con el cuchillo se producían.

Zulaija, mientras, se reía de ellas, comentándoles que si por un momento que le habían visto habían llegado al extremo de no percatarse de lo que hacían, comprenderían que a ella, en siete años que llevaba junto a él, le hubiera acontecido aquello que antes de conocer al joven les causara tanta extrañeza.

Pero incluso después de lo sucedido Zulaija seguía deseando castigar a Yusuf por su desprecio. Para ello fue a ver al rey Rayan ibn al Salid, con el que tenía gran influencia, y logró que le permitiera encarcelar al hebreo.

Cuando pasó algún tiempo, ante la represión de Aziz por su conducta, Zulaija se arrepintió y desde entonces no podía conciliar el sueño, y solo estaba contenta al hablar de Yusuf.

Se cuenta, acerca de las mujeres que vieron al bello mancebo, que murieron siete de ellas por su amor.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...
Responder Con Cita
  #7  
Viejo 08-21-2006, 03:04 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado

LA LEYENDA DE AMASIS

Cuenta Herodoto que Amasis había llegado al trono de Egipto desde una vil condición, ya que antes se había dedicado al robo y al pillaje.

Su elevación al trono causó una gran sorpresa y un enorme disgusto, pues los orgullosos egipcios se vieron así mandados por un hombre a quien juzgaban de clase inferior a los más bajos.

Amasis, viendo el desprecio con que era tratado, resolvió dar una lección a sus desdeñosos súbditos.

Entre los objetos que poseía para su uso personal se encontraba una jofaina de oro en la que se lavaban los pies todos los que iban a comer con Amasis. Mandó fundir la palangana y con el oro hacer una estatua de una divinidad, poniéndola después en una plaza pública.

Todo los que pasaban por enfrente de la estatua se volvían a ella y la adoraban con veneración.

Amasis mandó reunir a todos los que habían adorado a la estatua y les dijo:

-Esa estatua ante la cual os habéis inclinado tan reverentemente no es más que la jofaina en que os lavabais los pies, modelada de nuevo. A mí me ha ocurrido lo mismo: si en otro tiempo era hombre de clase inferior, ahora soy vuestro rey. Por lo tanto, habréis de respetarme y tenerme veneración.

Y en efecto, desde aquel día cesó el desdén de los egipcios por Amasis y le prestaron acatamiento y respeto.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...
Responder Con Cita
  #8  
Viejo 08-21-2006, 03:05 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado

EL CAMPESINO TENAZ

En el País de la Sal vivía un humilde y honrado campesino –que allí se llaman sekhti- que se ganaba la vida traficando en Henenseten con sal, juncos y demás productos de la región.

Cuando iba hacia allá tenía que atravesar las tierras de casa de Fefa.

Junto al canal vivía Tehuti-nekht, hijo de Asri y siervo del senescal Maruitensa. Este hombre había invadido el sendero –pues entonces no estaban los caminos de Egipto protegidos por la ley- y solo quedaba un estrecho camino de tierra, con el canal a un lado y un campo de trigo al otro.

Tehuti-nekht era injusto, avaro, y una de sus pasiones era la de quedarse con lo ajeno; cuando vio al sekhti acercarse con sus asnos bien cargados sintió un irresistible afán de quedarse con ellos, así como con toda la carga, y no tardó en forjar un plan para ello.

-Tomaré un chal –se dijo- y lo extenderé por el sendero. Si el sekhti deja que pasen los burros por encima –lo que no tendrá más remedio que hacer, pues no hay otro camino-, nada me costará empezar la discusión con él y apoderarme de todo cuanto posee.

Y dicho y hecho. Mandó un servidor en busca del chal y lo extendió muy cuidadosamente de manera que una punta se sumergía en el canal y otra estaba sobre el campo de trigo.

El sekhti se acercaba, y, cuando vio el chal, no tuvo mas remedio que seguir adelante dejando que sus asnos pisaran esa prenda. Tehuti-nekht al acecho y se apresuró a exclamar encolerizado:

-¡alto! ¿Piensas que tus animales pueden pisar impunemente prendas que me pertenecen?

-Quise evitarlo y trataré de hacerlo.

Y mientras así hablaba, obligó a los asnos restantes a desviarse un poco y pasar entre los tallos del trigo.

-¡Cómo! ¿Así destruyes mis campos? ¿Te parece bien que tus anos los pisoteen?

-¡No tengo más remedio! Con el chal has interceptado el sendero, así que o lo piso o estropeo algunas espigas. Sabes bien que no puedo ir por el otro lado, pues está el canal.

Empezaron a discutir y, mientras tanto, uno de los animales empezó a comer espigas de trigo.

-Mira tu asno comiendo mi trigo. En vista de ello me quedaré con uno de ellos para compensar el daño que me causas.

-¿Voy a verme robado en las posesiones del senescal Maruitensa, que tan severo es con los ladrones? Si actúas de esta forma no tendré más remedio que ir a quejarme a él y no lo consentirá.

-¡Ni siquiera te oirá! –contestó el otro burlón-. Pobre como eres, ¿quién se va a preocupar de ti? Es como si yo mismo fuera el senescal.

Y empezó a apalear cruelmente al sekhti y le quitó todos los asnos, que llevó a sus campos. Le ordenó luego callar y amenazó con enviarle al Demonio del Silencio si continuaba quejándose.

El sekhti no perdió los ánimos y, como después de rogar un día entero, no le hiciera caso se alejó, pero al día siguiente se fue a Hehensut a exponer sus quejas al senescal Maruitensa.

Le encontró en el momento en que justamente iba a embarcar en el bote que había de llevarle a la sala en que juzgaba los casos de su jurisdicción. El sekhti se inclinó hasta tocar el suelo y dijo que iba a exponer sus quejas, pidiendo que le escucharan su historia.

El senescal accedió y le confió a uno de su séquito, al que dio detallada cuenta de todo cuanto le había sucedido con Tehuti-nekht. Después fue expuesto el caso al senescal, que lo sometió a la jurisdicción de los nobles que le acompañaban en la sala de justicia.

Deliberaron los jueces y al fin aconsejaron lo siguiente: “Ordenamos al sekhti que traiga un testigo, y, en caso de que pruebe lo que acaba de decir, tal vez sea necesario apalear a Tehuti-nekht y obligarle a pagar una suma pequeña por la sal y las bestias que ha robado.”

Ocupaba el trono de Egipto a la sazón el faraón Neb-ka-n-ra y el senescal pensó no decidir él solo el caso, por temor de las complicaciones que pudiese acarrear, y someterlo al soberano. Se presentó ante él y le dijo:

-Señor, vengo a decirte que un sekhti ha apelado a mi justicia, porque le han robado cuanto poseía. Ha demostrado ser el más elocuente de todos los mortales. ¿Qué ordenas, señor, que haga?

-No contestes absolutamente nada –ordenó el rey-, pero manda que alguien escriba todas sus palabras y trae luego el papiro, para que yo pueda verlo. Procuro, además, que reciba todo lo necesario para vivir con su familia, pero sin que nunca sepa quién les favorece.

El senescal obedeció al faraón y dio cuantas órdenes fueron necesarias para que llevaran a diario al campesino pan, carne y cerveza, y que entregasen a la esposa aquello que necesitasen de ropas sus hijos.

Todas las mañanas, al abrir la puerta de su miserable cabaña encontraban ante ella los víveres suficientes para poder alimentarse. Ante estos hechos el sekhti intentó vigilar durante varias noches, para saber quiénes eran los misteriosos bienhechores, pero no lo consiguió. Por fin renunció a aclararlo, resignado a aceptarlo sin averiguaciones.

Pero su mujer no lo entendió así; estaba agradecida, pero no quería renunciar a lo que había sido suyo y excitó a su marido para que fuese por segunda vez a reclamar justicia.

El sekhti se dirigió otra vez al sensual; tras saludarle respetuosamente, reiteró su queja ante los nobles que le acompañaban, de manera muy persuasiva y elocuente. El senescal le hubiera dado gustoso la razón, pero, obedeciendo cuanto le había dicho el faraón, no contestó una sola palabra y el campesino volvió a su casa sin haber obtenido justicia.

El fracaso le desanimó bastante y regresó a su hogar. Tras contarle a la familia cuanto había sucedido, su esposa, que no perdía la esperanza de recuperar los asnos con la carga, le convenció de que se presentara otra vez ante el senescal y así lo hizo el hombre al cabo de unos pocos días.

Una vez en el Palacio de Justicia, saludó respetuosamente a los presentes y empezó a hablar, pronunciando ante los jueces una larga, elocuente y respetuosa arenga, pero el senescal, implacable con las órdenes del faraón, ordenó que le apaleasen, para ver si así le hacía desistir de su empeño.

Para nada sirvió, pues el campesino volvió por cuarta, quinta y sexta vez, tratando de ser atendido a fuerza de elocuencia.

El senescal no le hacía ningún caso, ni le contestaba. Cuando a veces el sekhti se desanimaba, su mujer le infundía valor nuevamente para que no abandonara su derecho y, por esta razón, siguió presentándose en la sala de justicia cuantas veces fue necesario.

Cuando llegó la novena vez el senescal envió a dos personas de su séquito en busca del sekhti; el pobre hombre temió, con razón, ser apaleado de nuevo a causa de su insistencia en molestar a tan altos personajes.

Al notar ellos el temor que producía su presencia le tranquilizaron diciendo:

-¡Nada tienes que temer, oh sekhti! El senescal está complacido de la elocuencia de que has dado muestra y se dispone a hacerte justicia. Ven con nosotros sin miedo alguno.

Esta décima vez fue bien acogido el campesino en la sala de justicia. El senescal le sonrió amablemente y ordenó a uno de sus escribas que anotase en un papiro cuanto pedía el sekhti, para enviarlo al faraón, como le había ordenado.

Neb-a-n-ra leyó atentamente los discursos del sekhti, pero no tomó decisión alguna, sino que confió al senescal el cuidado de fallar el asunto, según conviniese en buena justicia.

Con esta autorización el senescal Maruitensa quitó de su empleo a Tehuti-nekht y le confiscó sus propiedades, que fueron entregadas al sekhti.

Pero no terminaron aquí sus aventuras, pues fue llamado por el faraón, quien le invitó a vivir en palacio con toda su familia. Y el sekhti dio tanta prueba de fidelidad y honradez que fue nombrado, en seguida, inspector general del faraón, quien le tenía mucho afecto.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...
Responder Con Cita
  #9  
Viejo 08-21-2006, 03:07 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado

LOS NUEVE DIOSES

Shu y Tefenet fueron los primeros de los hijos de Ra-Atum. Ellos se quisieron con un amor tan grande y profundo que, al cabo de poco tiempo, Tefenet dio a luz unos gemelos. El primero en nacer fue Geb, el dios de la tierra, y el segundo, Nut, diosa del cielo.

Geb amaba a su hermana apasionadamente, la bella Nut, y durante muchísimo tiempo permanecieron fuertemente abrazados. Como consecuencia de tal efusión el cielo se mantenía estrecho contra la tierra y entre ellos no quedaba espacio para que pudiera alguien vivir o crecer.

Al final, Ra-amun cogió enormes celos del gran amor de Nut por Geb y con gran ira tomó la decisión de que nunca más pudieran estar juntos. Para ello ordenó al padre de ambos, Shu, que hiciera algo para separarlos definitivamente. Así se lo hizo saber y el poderoso dios pisó a Geb para que no pudiera elevarse. Luego levantó a Nut con las manos y la mantuvo, de esta forma, muy por encima de su hermano, de manera que les mantenía separados. A pesar de que Nut esperaba un hijo, Ra-Amun la maldijo, como castigo por su actitud anterior, para que fuera incapaz dar a luz ninguno de los días del año.

Al verse separados de una forma tan violenta, Geb luchaba sin descanso y con gran valentía bajo los pies de su padre, mientras que Nut intentaba abalanzarse hacia abajo para acercarse a él, pero no había forma de que se pudieran alcanzar y con ello su tristeza y desesperación fue en aumento.

Mientras tanto, el Creador había ido dando vida a muchos otros seres, entre ellos a Thot, el más sabio de los dioses. Un día, Thot levantó los ojos y vio el bonito cuerpo de Nut encima del mundo, mientras se debatía por regresar hasta su amado, y la amó de una forma tan pura y profunda que se compadeció de ella.

Decidió prestar su ayuda a la infeliz diosa para que al menos pudiera dar a luz a sus hijos, e inmediatamente inventó el juego de las damas. Entonces, decidió desafiar a los demás dioses a que jugaran contra él siempre y cuando utilizaran el tiempo a modo de apuesta. Poco a poco, el sabio dios consiguió ir ganando a sus contrincantes hasta obtener de ellos cinco días.

El Creador había fijado la duración del año en trescientos sesenta y cinco días, pero Thot le añadió el tiempo que había ganado y lo alargó en cinco días más. Este periodo no estaba sometido al curso de Ra-Atum, y de esta forma Nut pudo finalmente dar a luz a sus hijos.

El primer día dio a luz a un niño ya coronado, que fue llamado Osiris. El segundo día llegó Haroeris y el tercero, después de grandes dolores, Seth. Los días cuarto y quinto llegaron al mundo las dos hijas, Isis y Neftis.

Osiris e Isis se habían enamorado en el interior del vientre de su madre y no tardaron demasiado en convertirse en marido y mujer.

Seth y Neftis también se casaron con el tiempo, pero nunca existió un verdadero amor entre ambos.

Las dos hijas de Nut eran totalmente diferentes de carácter. Isis era valiente, bella y astuta, la Señora de la Magia, más sabia que millones de hombres, mientras que Neftis era leal y dócil.

Los hermanos Osiris y Seth tenían, si cabe, todavía más diferencias. Osiris era hermoso, gallardo noble y generoso, mientras que Seth tenía la cabeza de bestia salvaje y ello ya delataba su naturaleza, porque era ambicioso, maligno y cruel. Nunca pudo perdonar a Osiris que fuese su hermano mayor y, por tanto, el destinado a ocupar el trono.

Ra-Atum, con sus hijos Shu y Tefenet, sus nietos Geb y Nut y sus biznietos Osiris e Isis, Seth y Neftis, fueron adorados como los nueve grandes dioses bajo el nombre de la Enéada.

El Creador fue dando existencia a muchos otros dioses y diosas y llenó el cielo de encima y debajo de la Tierra de espíritus, demonios y divinidades menores. Vivieron todos ellos bajo el poder del primero de todos.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...
Responder Con Cita
  #10  
Viejo 08-21-2006, 03:08 PM
Avatar de Celso Vernon
Celso Vernon Celso Vernon no está en línea
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2005
Localización: E zp aña...
Mensajes: 4,449
Predeterminado

LA CREACION DEL HOMBRE

Una vez creados todos los seres que debían hacer compañía a los dioses, se dio la vida al hombre.

Hubo quien dijo que la humanidad había brotado directamente de las lágrimas de alegría que había volcado Ra-Atum cuando recuperó a Shu y Tefenet de las aguas del caos.

Otros contaban que el primer hombre había sido modelado por Khnum, el dios con cabeza de cordero, en su torno de ceramista. Después de haber dado la vida a sus nuevas criaturas, el Creador les hizo una tierra para que vivieran en ella: se trataba del reino de Egipto.

Ra-Atum protegió Egipto de posibles peligros con enormes barreras de desierto, pero decidió crear también el río Nilo para que sus aguas lo inundasen periódicamente y así sus habitantes podrían tener ricas y abundantes cosechas. Después fue haciendo el resto de países y precisamente para ellos puso un Nilo en el cielo, lo que denominamos lluvia.

Ra hizo a su vez que existieran las estaciones y las divisiones temporales (meses) y cubrió la tierra de árboles, hierbas, flores y vegetales de todo tipo. Finalmente creó todas las especies de insectos y peces, de pájaros y animales terrestres, y les infundió el aliento de la vida.

Ra-Atum, contento y satisfecho con cuanto veía a su alrededor, es decir, su propia creación, se paseaba cada día sin descanso por su reino o bien navegaba por el cielo con la Barca de Millones de Años.

Cada vez que veían el Sol, las criaturas vivientes de las tierras de Egipto se alegraban y alababan a su poderoso Creador.

Finalmente, para poder frenar todas las fuerzas del caos y el mal, así como para poder defender el orden, la justicia y el bien, Ra-Atum inventó lo que se denominó realeza. Él fue el primero y más grande rey de Egipto y gobernó durante siglos y siglos con alegría y paz.
__________________
...¡Lo que entregues, recibirás!...
Responder Con Cita
Publicidad relacionada

Publicidad

Respuesta

Herramientas
Desplegado

Reglas de Mensajes
You may not post new threads
You may not post replies
You may not post attachments
You may not edit your posts

BB code is On
Las caritas están On
Código [IMG] está On
Código HTML está Off

Saltar a Foro


Husos Horarios son GMT. La hora en este momento es 07:48 AM.


Powered by: vBulletin Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2014, Jelsoft Enterprises Ltd.
Traducción v1.0.2, Copyright ©2000-2014, Elmer.
Advertisement System V2.5 By   Branden
© 1999-2005 Egipto.com Editada desde Egipto, el contenido de esta pagina es divulgativo, no depende de ninguna institucion oficial.