Ojo.gif

Ptolomeos

La dinastía ptolemaica, llamada así porque todos sus reyes recibieron el nombre de Ptolomeo, fue fundada por un general de Alejandro, Ptolomeo, quien desempeñó un papel importante en sus últimas campañas por Asia Menor. Era hijo de Lagos (por lo que también se conoce como dinastía lágida), aunque, según un rumor no desmentido en su época, en realidad era hermanastro de Alejandro quien le tuvo gran consideración. Esta dinastía gobernará Egipto, desde la muerte de Alejandro Magno en el 323 a. C., hasta que pasó a ser una provincia romana en el 30 a. C.

Cuando muere Alejandro en el año 323 a. C., sus esposas Estatira, la hija de Darío, y Roxana habían concebido posibles herederos. Alejandro no había designado un sucesor, ya que poco antes de su muerte, ante el requerimiento de Pérdicas, al que entregó su anillo, indicó tan sólo: Hoti to kratisto: Al mejor hombre. Pérdicas asumió la regencia, en la que se inicia una violenta lucha por el poder con los asesinatos de Estatira, Filipo III Arrideo, hermanastro de Alejandro, Roxana, el hijo de ésta, Alejandro IV, Pérdicas y Cleopatra, hermana de Alejandro.

Ptolomeo se instala como sátrapa de Egipto, en nombre de los sucesores de Alejandro, Filipo III Arrideo y Alejandro IV, donde permanece al margen de las sangrientas luchas sucesorias, además de trasladar el cuerpo de Alejandro, que marchaba hacia Macedonia, a Alejandría donde fue sepultado.

Ptolomeo I SoterEn el año 321, tras el asesinato de Pérdicas, Ptolomeo rechazó la regencia del Imperio. Finalmente, cuando todos los posibles sucesores de Alejandro habían desaparecido, se coronó faraón en el año 305, con el nombre de Ptolomeo I Sóter, salvador. Así se inicia en el Egipto faraónico el gobierno de una dinastía extranjera, de origen macedónico, que se extinguirá tras la muerte de Cleopatra VII, en el año 30 a de C. Ptolomeo estableció su capital en Alejandría, ciudad cosmopolita con población griega y judía, que llegó a ser el gran centro comercial e intelectual de la época y en la que construyó la famosa Biblioteca de Alejandría. Fue el autor de una historia sobre las campañas de Alejandro, hoy desaparecida.

Egipto prosperó bajo su mandato y el de sus sucesores, Ptolomeo II Filadelfos y Ptolomeo III Evergetes; más tarde, durante los siglos II y I a. C., cuando Roma comenzó a intervenir de modo creciente en los asuntos egipcios, Egipto inicia una progresiva decadencia.

Los ptolomeos se consideraron continuadores de los faraones y aunque respetaron la iconografía, arte y cultura egipcia, conservaron la cultura y el idioma griego, y solo Cleopatra VII Filópator aprendió y habló la lengua egipcia.

La dinastía adoptó el incesto entre hermanos e intentó dar una imagen de armonía familiar, como se refleja en los nombres y títulos de los reyes: Filadelfos (amante de su hermano), Filopator (amante de su padre), Filometor (amante de su madre), pero, en realidad, a partir de Ptolomeo IV, en surgieron en su seno una serie de intrigas y asesinatos, como medio de alcanzar el poder.