PDA

View Full Version : Próximo viaje a Egipto



tostuga
04-11-2004, 10:05 AM
Hola,

El próximo día 30 viajo a Egipto 11 días con una amiga. Cacharreando en Internet encontré este foro y agradecería cualquier información que me pudierais facilitar sobre excursiones y/o actividades interesantes a realizar fuera de las clásicas que ya tenemos contratadas, así como algún consejo práctico. Nuestro recorrido será: Assuan; Kom Ombo; Edfu-Luxor con 4 días de estancia en El Cairo.

Muchas gracias.

Fimosis III
04-11-2004, 02:17 PM
Hola. A ver, antes que nada debo advertirte que si habéis contratado un crucero no dispondréis de demasiado tiempo libre como para moveros por vuestra cuenta, aunque desde luego lo tendréis. Sólo os resultará posible en Asuán y en Lúxor (el barco para el suficiente tiempo como para hacer excursiones por los alrededores). A la agencia no le gustará nada que os mováis por vuestra cuenta, pero tenéis todo el derecho del mundo, recordadlo.

El secreto son los taxis. Son muy baratos, y no tendréis que hacer esfuerzo alguno para encontrarlos (hay que regatear forzosamente, de modo que estará bien que un guía, un camarero del barco, os de una estimación de lo que podéis esperar pagar). Son casi siempre destartalados, pero no temáis cosas raras por parte del conductor, aparte de que intentará sin duda convenceros para visitar alguna tienda (son pesados, pero el cliente manda). En Asuán podéis coger el taxi directamente en el muelle de atraque. En Lúxor, si se quiere visitar la orilla occidental, el taxi lo cogeréis después de haber cruzado el Nilo en el ferry (en el polpular, que cuesta unas 15 pelas, porque el turístico es carísimo). Nada más poner el pie en la otra orilla los taxistas aparecerán como moscas. Ellos se encargarán de llevaros a las taquillas de los monumentos (que están ubicadas en sitios inconcebibles, lejos en realidad de los monumentos, y carecen de todo sentido práctico para el visitante).

Dependiendo del tiempo libre que tengáis, a veces es preferible rechazar las actividades de la agencia y elegir otras. Un ejemplo: la visita a Abu Simbel. Está lejísimos, hay que madrugar un montón, ves el templo durante ¡una hora! y vuelta a casa en el avión, habiendo pagado un verdadero pastón y habiendo perdido casi todo un día en el asunto (vuelves machacado y sin ganas de más). Pues bien, si lo consultáis con un taxista (con buen vehículo, aire acondicionado!) descubriréis que podéis hacerlo por dos duros, en menos tiempo y disfrutaréis más del desierto. Pero en los alrededores de Asuan existen otros puntos de muy superior interés a Abu Simbel, lugares que para llegar no empleas más de media hora. Las canteras, los templos de Filae, la necrópolis de El-Hawa (interesantísima), el templo de Kalabsa, la Isla de Elefantina (en la que el tiempo parece haberse detenido), y tantas otras cosas. Esas excursiones cunden mucho por estar muy cerca, y normalmente quedan fuera de las ofertas de la agencia, que lo único que pretende en realidad es sacarte los cuartos por Abu Simbel (muchos cuartos, por ir en avión), y bastantes cuartos también por enseñarte Elefantina, una isla que queda justo enfrente de Asuán, que se tarda en llegar diez minutos en barca y que el viaje cuesta quince pesetas... (la agencia por esto te pide como unas 3000, y te lleva a matacaballo por las callejuelas del pueblo nubio!).

En Luxor la cosa es similar, pero vuestras ansias de volar por libre pueden verse imposibilitadas por la exclusa de Esna, si la pilláis en época de limpieza y mantenimiento. Preguntad en la agencia si la exclusa es practicable, porque de otro modo Lúxor y sus maravillas las conoceréis yendo y viniendo en autobús desde Esna, a unos 50 km (porque el barco, o sea vuestra cama, estará allí). Si os dicen que la exclusa está cerrada, exigirles un compromiso de que todo lo que os han ofertado en el viaje lo cumplirán (visitas a monumentos), porque luego allí usan la excusa de la compuerta de Esna para no llevarte ni a la mitad de los sitios. Los guías allí tienen la fea costumbre de que a poco que te descuides acabas en una tienda de papiros, de perfumes, de ropa, de regalitos varios... Exigirles desde el principio que os hablen de sus planes a este respecto para jugar con la ventaja de poder planear otras actividades mientras los demás compran. Sed férreos es esto. Sois los clientes. También os hablarán de la "propina obligada" de los turistas en Egipto. Es cierto, aunque cueste creerlo, pero desde luego no estáis obligados a pagar el dineral que os pedirán. Estimad vosotros la cuantía de esa propina, dado que sois vosotros quienes la concedéis.

Compras. Querréis comprar mucho y lo haréis, pero mirad bien los precios, y sobre todo regatead, regatead como piratas, pero sin llegar a ofender al vendedor con ofertas ridículas. Los comerciantes egipcios son feroces profesionales que se toman su trabajo casi de una manera religiosa. Te cogerán por el brazo y te meterán en la tienda. Te pondrán un té y desplegarán sus mil y una artes para venderte cualquier cosa, aunque sea un objeto modesto y de poco valor te harán sentir como si fueras a comprar un trono de oro. Son pesados, pero muy interesantes en su ambiente y jugo. El mayor síntoma de vida en Egipto son sus psicodélicos mercados. La artesanía en general es mejor en la zona de Asuan y empeora hacia El Cairo (en Lúxor hay de todo, bueno y malo). Los precios también aumentan hacia El Cairo. Pero en especial las estatuillas (que todos compramos) son de mejor calidad en la zona de Asuán. No lo dejéis para El Cairo porque os arrepentiréis (allí las estatuillas son tan malas y tan caras que dan ganas de subirse nadando Nilo arriba para comprar algo bello y asequible). El oro es muy barato en Egipto. Se compra al peso, independientemente del diseño que tenga la pieza, lo que lo hace muy interesante a los ojos del comprador compulsivo. El lapislázuli parece muy abundante y asequible, pero cuidado, porque la mayoría de lo que veréis no es lapislázuli, sino sadalita, que aunque muy similar desde luego no es lo mismo. No compréis lapislázuli si no estáis acompañados de un experto. La plata es igualmente muy barata y los diseños variados e interesantes. Los perfumes son legendarios y económicos, en frasquitos de cristal muy elaborados. Y en las especias encontraréis otro paraiso, especialmente en Asuán (aunque también por todo el país). No volváis sin probar el karkadeh, una infusión tan sorprendente como vistosa, la más refrescante del mundo, de color rojo piruleta.

Moneda. No os preocupéis de nada. Se matan por los euros (no se os ocurra llevar dólares porque perderéis dinero). Todo el mundo los acepta, incluso las tiendas más humildes. El cambio negro existe y está también sujeto a las reglas del regateo, pero cuidado con algunos comerciantes. Si dudan de que vuestros billetes sean de curso legal no les permitáis que os dejen dentro de la tienda (con el te y la simpatía) mientras alguno de ellos sale con esos billetes a comprobar si son legales, porque muy seguramente os devolverán ¡fotocopias! y no tendréis forma de demostrar a la policía que os han timado.

Ropa: algodón y tejidos naturales. Calzado: cerrado y transpirable. Imprescindible algo por encima de la cabeza. Aunque parezca una tontería: un paraguas pleglable, y si es blanco mejor, porque puede servir de reflector para multitud de fotografías que de otra manera quedarían mal por el uso del flash. Una bolsa térmica de ésas de un "todo a 100" (3 euros), para que la botellita de agua conserve el fresquito al menos durante una hora más (margen más que suficiente para matar de envidia a los demás componentes del grupo). Una botellita de aceite de oliva para las ensaladas (allí el aceite no sabe a nada). Bebed mucha agua sin necesidad de tener sed, y cuidado con beberla muy fría al regresar al barco si hace calor, porque podéis arruinaros el resto del viaje (la famosa maldición de Tutancagón viene de ahí mayoritariamente, no de los gérmenes de la comida o del agua, como comúnmente se viene creyendo).

A continuación te propongo algunos lugares que probablemente queden fuera de la oferta de la agencia y que son de alto interés en los alrededores de las ciudades donde pernoctaréis, y el tiempo más o menos que puede invertirse en la excursión (viaje y visita incluidos). Eso sí: si madrugáis, mejor que mejor, por el tiempo disponible y por el calor...

ASUÁN:

-Las canteras y Filae (ambos sitios están más o menos próximos): una mañana. Y si el conductor conoce bien la zona podréis conocer quizás el templo de Kalabsa, en pleno dominio ya de la Gran Presa de Asuán (pasáis por el muro).

-Necrópolis de El-Hawa (finales del Imperio Antiguo, tumbas correspondientes a los príncipes de Elefantina). 3-4 horas. La Necrópolis está cerquísima, justo enfrente de Asuán, en la orilla opuesta. El ferry es el mismo que usan los naturales del lugar y es baratísimo. Hombres y mujeres viajan separados dentro de la misma barca (si no lo hacéis así os reprenderán).

-Elefantina. La isla que está justo enfrente de Asuán (a unos 200 metros). 1, 2 o quizás tres horas de paseo muy evocador por las calles y huertas de un pueblo nubio, un lugar lleno de vegetación donde la luz se tamiza de verde y estatuas y restos de templos surgen entre las casas revindicando épocas pasadas. Precioso. Una isla en el tiempo.

-Abu Simbel, en taxi (consultad con el mismo taxista todas las excursiones y os hará precios muy interesantes). Por cierto: los recepcionistas de los barcos suelen tener amigos taxistas que estarán más que gustosos en ayudaros...

-La tumba del Aga Kan (o como se escriba), lugar de peregrinaje para tantos fieles y admiradores de personaje tan singular. 1 hora.


LÚXOR:

Os enseñarán Karnak, el Templo de Lúxor, los Colosos, el Valle de los Reyes, quizás el Valle de las reinas y el Templo de Hatshepsut en Deir el Bahari. Dependiendo del tiempo que tengáis no podéis perderos:

Orilla Oeste

-Templo funerario de Ramsés III en Medinet Habú (pinturas milagrosamente conservadas).

-Templo funerario de Ramsés II, conocido como "Rameseum" (impresionante muestra de las diferentes dependencias de un templo, con el famoso coloso tumbado y roto que Shelley cantó para delirio de los ingleses en su poema a Osimandias).

-El pueblo de los obreros, Deir El-Medina, donde residían confinados los artífices de las tumbas reales.

-Al amanecer es posible montar en globo sobre la mayoría de los monumentos antes citados. Es caro (unas veintitantas mil si creo recordar, un paseo de una hora), y hay que madrugar, pero debe de merecer la pena sin duda alguna. Por mi parte algún día caerá.

Hay más cosas, muchas más, pero no tendréis tiempo para ello. Los sitios que os he propuesto pueden ser factibles en un mismo día, porque están próximos entre sí en un radio de unos pocos kilómetros. Frente a Medinet Habú hay unos restaurantes muy sencillos y apañados, con sombra fresca, donde uno se repone rápidamente frente a los pilonos del templo, con precios ridículos por comidas que no te llevan corriendo al W.C.

Orilla Este

-Las Grandes Avenidas Procesionales que unían los templos de Tebas. Están siendo actualmente sacadas poco a poco a la luz, y algunas partes son de película, jalonadas de centenares de esfinges. Os permitirá además metereos de lleno en la verdadera vida de Lúxor actual, dado que las Avenidas cruzan de parte a parte la ciudad. El paseo a pie entre el Templo de Lúxor hasta Karnak por las calzadas resulta con el tiempo algo inolvidable.

-El museo de Lúxor. Tiene más bien poco material porque la mayoría vuela continuamente hacia El Cairo, pero lo que tiene es de primerísima calidad. Estatuas maravillosas, pero sobre todo las famosas "talalat" (del templo de Atón en Karnak) y la "Estela de la expulsión de los Hiksos" de Kamosis. La visita al museo es obligada.

-La Corniche. Es el paseo del río, lugar que usan los luxoretas para pasear y relacionarse. En calesa o a pie, quizás en bicicleta alquilada, al atardecer mola pasear por allí y dejar que el tiempo pase al ritmo del río. Hay terrazas animadas (entre otras la del Winter Palace) desde cuyas sillas uno ve pasar plácidamente la vida del Nilo ante sus ojos. La gente es estupenda (los caleseros y los faluqueros bastante pesados), siempre dispuesta a decirte algo y después pedirte la propina.

EL CAIRO

Os enseñarán Ghiza por encima y allí os abandonarán, así que esos días dependerán absolutamente de vuestro ingenio y de vuestras decisiones. Cairo es una gran ciudad, que de por sí precisa mucho tiempo si queréis conocer la sociedad actual, sus calles, sus cementerios, sus mezquitas, ciudadelas, mercados, barrios... Sólo el museo necesita, para mi gusto, un par de visitas como mínimo, y normalmente no hay tiempo para tanto.

Alrededores imprescindibles:

-Saqqara. Uno no puede volver de Egipto y decir que no ha ido a Saqqara. Esto llevará todo un día, porque acabaréis muertos. Es enorme, y está lleno de sitios de primerísimo interés, especialmente las mastabas de los primeros reyes y el Complejo de Zoser con su pirámide escalonada. De camino, y si queda tiempo, es bonito ver el atardecer de vuelta en las pirámides de Abusir.


-Dahsur y Meidum, las primeras pirámides verdaderas, impresionantes, muy didácticas, puesto que representan el proceso evolutivo de la idea arquitectónica que culminó en Ghiza. Los dos sitios son perfectamente visitables en el mismo día, y si madrugáis y le echais un par y os habéis juntado con alguien más (como seguramente así será) podéis desde allí adentraros en el desierto hasta El Fayun y visitar lo que queda del antiguo lago Moeris. Al atardecer más o menos estaréis de vuelta en el hotel de El Cairo.

No creo que os diera tiempo a nada más, pero si queréis conocer otros lugares os los proporcionaré con gusto.

Saludos. Y perdona si me he extendido demasiado.

perelozan
05-25-2004, 06:03 PM
Mis saludos a Tostuga y Fimosis III.
Acabo de leer la recomendaciones para el prox. viaje a Egipto y ante todo
mi agradecimiento y mis felicitaciones, por tan valiosos datos.

Yo tengo proyectado mi viaje a Egipto para primera quincena de Setiembre, con el consabido paquete -evitando la excursión a Abu Simbel -.Reeleré tus
recomendaciones.

Un tema quisiera traer a colación. He leido bastantes mensajes del Foro, a cual más interesante, pero hecho en falta artículos sobre el Egipto actual.
Ya sé que estamos en Egiptología, que creo es lo mismo que decir el Antiguo
Egipto, pero por mi parte, estoy muy interesado en conocer datos sobre temas
sociologicos/económicos incluso políticos y culturales del Egipto actual.

Fimosis III, como estás tan inpuest@, te agradeceré alguna pincelada sobre
cualquier tema actual.

Se me ocurre tambien abrir un tema nuevo, que podemos titular "El Egipto Actual"???.

Saludos

MonicaValle
08-24-2004, 04:11 PM
Hola. La verdad es que leyendo lo que escribes dan ganas de ir a la aventura pero, claro, sabiendo lo que sabes tu. ¿no irás a Egipto la semana del 13 al 20 de septiembre, verdad? ;) Sería estupendo un guia como tu, pero gratis, eh!que bastante cobran ya las agencias por el viajecito.
Un saludo.


Hola. A ver, antes que nada debo advertirte que si habéis contratado un crucero no dispondréis de demasiado tiempo libre como para moveros por vuestra cuenta, aunque desde luego lo tendréis. Sólo os resultará posible en Asuán y en Lúxor (el barco para el suficiente tiempo como para hacer excursiones por los alrededores). A la agencia no le gustará nada que os mováis por vuestra cuenta, pero tenéis todo el derecho del mundo, recordadlo.

El secreto son los taxis. Son muy baratos, y no tendréis que hacer esfuerzo alguno para encontrarlos (hay que regatear forzosamente, de modo que estará bien que un guía, un camarero del barco, os de una estimación de lo que podéis esperar pagar). Son casi siempre destartalados, pero no temáis cosas raras por parte del conductor, aparte de que intentará sin duda convenceros para visitar alguna tienda (son pesados, pero el cliente manda). En Asuán podéis coger el taxi directamente en el muelle de atraque. En Lúxor, si se quiere visitar la orilla occidental, el taxi lo cogeréis después de haber cruzado el Nilo en el ferry (en el polpular, que cuesta unas 15 pelas, porque el turístico es carísimo). Nada más poner el pie en la otra orilla los taxistas aparecerán como moscas. Ellos se encargarán de llevaros a las taquillas de los monumentos (que están ubicadas en sitios inconcebibles, lejos en realidad de los monumentos, y carecen de todo sentido práctico para el visitante).

Dependiendo del tiempo libre que tengáis, a veces es preferible rechazar las actividades de la agencia y elegir otras. Un ejemplo: la visita a Abu Simbel. Está lejísimos, hay que madrugar un montón, ves el templo durante ¡una hora! y vuelta a casa en el avión, habiendo pagado un verdadero pastón y habiendo perdido casi todo un día en el asunto (vuelves machacado y sin ganas de más). Pues bien, si lo consultáis con un taxista (con buen vehículo, aire acondicionado!) descubriréis que podéis hacerlo por dos duros, en menos tiempo y disfrutaréis más del desierto. Pero en los alrededores de Asuan existen otros puntos de muy superior interés a Abu Simbel, lugares que para llegar no empleas más de media hora. Las canteras, los templos de Filae, la necrópolis de El-Hawa (interesantísima), el templo de Kalabsa, la Isla de Elefantina (en la que el tiempo parece haberse detenido), y tantas otras cosas. Esas excursiones cunden mucho por estar muy cerca, y normalmente quedan fuera de las ofertas de la agencia, que lo único que pretende en realidad es sacarte los cuartos por Abu Simbel (muchos cuartos, por ir en avión), y bastantes cuartos también por enseñarte Elefantina, una isla que queda justo enfrente de Asuán, que se tarda en llegar diez minutos en barca y que el viaje cuesta quince pesetas... (la agencia por esto te pide como unas 3000, y te lleva a matacaballo por las callejuelas del pueblo nubio!).

En Luxor la cosa es similar, pero vuestras ansias de volar por libre pueden verse imposibilitadas por la exclusa de Esna, si la pilláis en época de limpieza y mantenimiento. Preguntad en la agencia si la exclusa es practicable, porque de otro modo Lúxor y sus maravillas las conoceréis yendo y viniendo en autobús desde Esna, a unos 50 km (porque el barco, o sea vuestra cama, estará allí). Si os dicen que la exclusa está cerrada, exigirles un compromiso de que todo lo que os han ofertado en el viaje lo cumplirán (visitas a monumentos), porque luego allí usan la excusa de la compuerta de Esna para no llevarte ni a la mitad de los sitios. Los guías allí tienen la fea costumbre de que a poco que te descuides acabas en una tienda de papiros, de perfumes, de ropa, de regalitos varios... Exigirles desde el principio que os hablen de sus planes a este respecto para jugar con la ventaja de poder planear otras actividades mientras los demás compran. Sed férreos es esto. Sois los clientes. También os hablarán de la "propina obligada" de los turistas en Egipto. Es cierto, aunque cueste creerlo, pero desde luego no estáis obligados a pagar el dineral que os pedirán. Estimad vosotros la cuantía de esa propina, dado que sois vosotros quienes la concedéis.

Compras. Querréis comprar mucho y lo haréis, pero mirad bien los precios, y sobre todo regatead, regatead como piratas, pero sin llegar a ofender al vendedor con ofertas ridículas. Los comerciantes egipcios son feroces profesionales que se toman su trabajo casi de una manera religiosa. Te cogerán por el brazo y te meterán en la tienda. Te pondrán un té y desplegarán sus mil y una artes para venderte cualquier cosa, aunque sea un objeto modesto y de poco valor te harán sentir como si fueras a comprar un trono de oro. Son pesados, pero muy interesantes en su ambiente y jugo. El mayor síntoma de vida en Egipto son sus psicodélicos mercados. La artesanía en general es mejor en la zona de Asuan y empeora hacia El Cairo (en Lúxor hay de todo, bueno y malo). Los precios también aumentan hacia El Cairo. Pero en especial las estatuillas (que todos compramos) son de mejor calidad en la zona de Asuán. No lo dejéis para El Cairo porque os arrepentiréis (allí las estatuillas son tan malas y tan caras que dan ganas de subirse nadando Nilo arriba para comprar algo bello y asequible). El oro es muy barato en Egipto. Se compra al peso, independientemente del diseño que tenga la pieza, lo que lo hace muy interesante a los ojos del comprador compulsivo. El lapislázuli parece muy abundante y asequible, pero cuidado, porque la mayoría de lo que veréis no es lapislázuli, sino sadalita, que aunque muy similar desde luego no es lo mismo. No compréis lapislázuli si no estáis acompañados de un experto. La plata es igualmente muy barata y los diseños variados e interesantes. Los perfumes son legendarios y económicos, en frasquitos de cristal muy elaborados. Y en las especias encontraréis otro paraiso, especialmente en Asuán (aunque también por todo el país). No volváis sin probar el karkadeh, una infusión tan sorprendente como vistosa, la más refrescante del mundo, de color rojo piruleta.

Moneda. No os preocupéis de nada. Se matan por los euros (no se os ocurra llevar dólares porque perderéis dinero). Todo el mundo los acepta, incluso las tiendas más humildes. El cambio negro existe y está también sujeto a las reglas del regateo, pero cuidado con algunos comerciantes. Si dudan de que vuestros billetes sean de curso legal no les permitáis que os dejen dentro de la tienda (con el te y la simpatía) mientras alguno de ellos sale con esos billetes a comprobar si son legales, porque muy seguramente os devolverán ¡fotocopias! y no tendréis forma de demostrar a la policía que os han timado.

Ropa: algodón y tejidos naturales. Calzado: cerrado y transpirable. Imprescindible algo por encima de la cabeza. Aunque parezca una tontería: un paraguas pleglable, y si es blanco mejor, porque puede servir de reflector para multitud de fotografías que de otra manera quedarían mal por el uso del flash. Una bolsa térmica de ésas de un "todo a 100" (3 euros), para que la botellita de agua conserve el fresquito al menos durante una hora más (margen más que suficiente para matar de envidia a los demás componentes del grupo). Una botellita de aceite de oliva para las ensaladas (allí el aceite no sabe a nada). Bebed mucha agua sin necesidad de tener sed, y cuidado con beberla muy fría al regresar al barco si hace calor, porque podéis arruinaros el resto del viaje (la famosa maldición de Tutancagón viene de ahí mayoritariamente, no de los gérmenes de la comida o del agua, como comúnmente se viene creyendo).

A continuación te propongo algunos lugares que probablemente queden fuera de la oferta de la agencia y que son de alto interés en los alrededores de las ciudades donde pernoctaréis, y el tiempo más o menos que puede invertirse en la excursión (viaje y visita incluidos). Eso sí: si madrugáis, mejor que mejor, por el tiempo disponible y por el calor...

ASUÁN:

-Las canteras y Filae (ambos sitios están más o menos próximos): una mañana. Y si el conductor conoce bien la zona podréis conocer quizás el templo de Kalabsa, en pleno dominio ya de la Gran Presa de Asuán (pasáis por el muro).

-Necrópolis de El-Hawa (finales del Imperio Antiguo, tumbas correspondientes a los príncipes de Elefantina). 3-4 horas. La Necrópolis está cerquísima, justo enfrente de Asuán, en la orilla opuesta. El ferry es el mismo que usan los naturales del lugar y es baratísimo. Hombres y mujeres viajan separados dentro de la misma barca (si no lo hacéis así os reprenderán).

-Elefantina. La isla que está justo enfrente de Asuán (a unos 200 metros). 1, 2 o quizás tres horas de paseo muy evocador por las calles y huertas de un pueblo nubio, un lugar lleno de vegetación donde la luz se tamiza de verde y estatuas y restos de templos surgen entre las casas revindicando épocas pasadas. Precioso. Una isla en el tiempo.

-Abu Simbel, en taxi (consultad con el mismo taxista todas las excursiones y os hará precios muy interesantes). Por cierto: los recepcionistas de los barcos suelen tener amigos taxistas que estarán más que gustosos en ayudaros...

-La tumba del Aga Kan (o como se escriba), lugar de peregrinaje para tantos fieles y admiradores de personaje tan singular. 1 hora.


LÚXOR:

Os enseñarán Karnak, el Templo de Lúxor, los Colosos, el Valle de los Reyes, quizás el Valle de las reinas y el Templo de Hatshepsut en Deir el Bahari. Dependiendo del tiempo que tengáis no podéis perderos:

Orilla Oeste

-Templo funerario de Ramsés III en Medinet Habú (pinturas milagrosamente conservadas).

-Templo funerario de Ramsés II, conocido como "Rameseum" (impresionante muestra de las diferentes dependencias de un templo, con el famoso coloso tumbado y roto que Shelley cantó para delirio de los ingleses en su poema a Osimandias).

-El pueblo de los obreros, Deir El-Medina, donde residían confinados los artífices de las tumbas reales.

-Al amanecer es posible montar en globo sobre la mayoría de los monumentos antes citados. Es caro (unas veintitantas mil si creo recordar, un paseo de una hora), y hay que madrugar, pero debe de merecer la pena sin duda alguna. Por mi parte algún día caerá.

Hay más cosas, muchas más, pero no tendréis tiempo para ello. Los sitios que os he propuesto pueden ser factibles en un mismo día, porque están próximos entre sí en un radio de unos pocos kilómetros. Frente a Medinet Habú hay unos restaurantes muy sencillos y apañados, con sombra fresca, donde uno se repone rápidamente frente a los pilonos del templo, con precios ridículos por comidas que no te llevan corriendo al W.C.

Orilla Este

-Las Grandes Avenidas Procesionales que unían los templos de Tebas. Están siendo actualmente sacadas poco a poco a la luz, y algunas partes son de película, jalonadas de centenares de esfinges. Os permitirá además metereos de lleno en la verdadera vida de Lúxor actual, dado que las Avenidas cruzan de parte a parte la ciudad. El paseo a pie entre el Templo de Lúxor hasta Karnak por las calzadas resulta con el tiempo algo inolvidable.

-El museo de Lúxor. Tiene más bien poco material porque la mayoría vuela continuamente hacia El Cairo, pero lo que tiene es de primerísima calidad. Estatuas maravillosas, pero sobre todo las famosas "talalat" (del templo de Atón en Karnak) y la "Estela de la expulsión de los Hiksos" de Kamosis. La visita al museo es obligada.

-La Corniche. Es el paseo del río, lugar que usan los luxoretas para pasear y relacionarse. En calesa o a pie, quizás en bicicleta alquilada, al atardecer mola pasear por allí y dejar que el tiempo pase al ritmo del río. Hay terrazas animadas (entre otras la del Winter Palace) desde cuyas sillas uno ve pasar plácidamente la vida del Nilo ante sus ojos. La gente es estupenda (los caleseros y los faluqueros bastante pesados), siempre dispuesta a decirte algo y después pedirte la propina.

EL CAIRO

Os enseñarán Ghiza por encima y allí os abandonarán, así que esos días dependerán absolutamente de vuestro ingenio y de vuestras decisiones. Cairo es una gran ciudad, que de por sí precisa mucho tiempo si queréis conocer la sociedad actual, sus calles, sus cementerios, sus mezquitas, ciudadelas, mercados, barrios... Sólo el museo necesita, para mi gusto, un par de visitas como mínimo, y normalmente no hay tiempo para tanto.

Alrededores imprescindibles:

-Saqqara. Uno no puede volver de Egipto y decir que no ha ido a Saqqara. Esto llevará todo un día, porque acabaréis muertos. Es enorme, y está lleno de sitios de primerísimo interés, especialmente las mastabas de los primeros reyes y el Complejo de Zoser con su pirámide escalonada. De camino, y si queda tiempo, es bonito ver el atardecer de vuelta en las pirámides de Abusir.


-Dahsur y Meidum, las primeras pirámides verdaderas, impresionantes, muy didácticas, puesto que representan el proceso evolutivo de la idea arquitectónica que culminó en Ghiza. Los dos sitios son perfectamente visitables en el mismo día, y si madrugáis y le echais un par y os habéis juntado con alguien más (como seguramente así será) podéis desde allí adentraros en el desierto hasta El Fayun y visitar lo que queda del antiguo lago Moeris. Al atardecer más o menos estaréis de vuelta en el hotel de El Cairo.

No creo que os diera tiempo a nada más, pero si queréis conocer otros lugares os los proporcionaré con gusto.

Saludos. Y perdona si me he extendido demasiado.

anazinng
08-24-2004, 11:32 PM
Hola. A ver, antes que nada debo advertirte que si habéis contratado un crucero no dispondréis de demasiado tiempo libre como para moveros por vuestra cuenta, aunque desde luego lo tendréis. Sólo os resultará posible en Asuán y en Lúxor (el barco para el suficiente tiempo como para hacer excursiones por los alrededores). A la agencia no le gustará nada que os mováis por vuestra cuenta, pero tenéis todo el derecho del mundo, recordadlo.

El secreto son los taxis. Son muy baratos, y no tendréis que hacer esfuerzo alguno para encontrarlos (hay que regatear forzosamente, de modo que estará bien que un guía, un camarero del barco, os de una estimación de lo que podéis esperar pagar). Son casi siempre destartalados, pero no temáis cosas raras por parte del conductor, aparte de que intentará sin duda convenceros para visitar alguna tienda (son pesados, pero el cliente manda). En Asuán podéis coger el taxi directamente en el muelle de atraque. En Lúxor, si se quiere visitar la orilla occidental, el taxi lo cogeréis después de haber cruzado el Nilo en el ferry (en el polpular, que cuesta unas 15 pelas, porque el turístico es carísimo). Nada más poner el pie en la otra orilla los taxistas aparecerán como moscas. Ellos se encargarán de llevaros a las taquillas de los monumentos (que están ubicadas en sitios inconcebibles, lejos en realidad de los monumentos, y carecen de todo sentido práctico para el visitante).

Dependiendo del tiempo libre que tengáis, a veces es preferible rechazar las actividades de la agencia y elegir otras. Un ejemplo: la visita a Abu Simbel. Está lejísimos, hay que madrugar un montón, ves el templo durante ¡una hora! y vuelta a casa en el avión, habiendo pagado un verdadero pastón y habiendo perdido casi todo un día en el asunto (vuelves machacado y sin ganas de más). Pues bien, si lo consultáis con un taxista (con buen vehículo, aire acondicionado!) descubriréis que podéis hacerlo por dos duros, en menos tiempo y disfrutaréis más del desierto. Pero en los alrededores de Asuan existen otros puntos de muy superior interés a Abu Simbel, lugares que para llegar no empleas más de media hora. Las canteras, los templos de Filae, la necrópolis de El-Hawa (interesantísima), el templo de Kalabsa, la Isla de Elefantina (en la que el tiempo parece haberse detenido), y tantas otras cosas. Esas excursiones cunden mucho por estar muy cerca, y normalmente quedan fuera de las ofertas de la agencia, que lo único que pretende en realidad es sacarte los cuartos por Abu Simbel (muchos cuartos, por ir en avión), y bastantes cuartos también por enseñarte Elefantina, una isla que queda justo enfrente de Asuán, que se tarda en llegar diez minutos en barca y que el viaje cuesta quince pesetas... (la agencia por esto te pide como unas 3000, y te lleva a matacaballo por las callejuelas del pueblo nubio!).

En Luxor la cosa es similar, pero vuestras ansias de volar por libre pueden verse imposibilitadas por la exclusa de Esna, si la pilláis en época de limpieza y mantenimiento. Preguntad en la agencia si la exclusa es practicable, porque de otro modo Lúxor y sus maravillas las conoceréis yendo y viniendo en autobús desde Esna, a unos 50 km (porque el barco, o sea vuestra cama, estará allí). Si os dicen que la exclusa está cerrada, exigirles un compromiso de que todo lo que os han ofertado en el viaje lo cumplirán (visitas a monumentos), porque luego allí usan la excusa de la compuerta de Esna para no llevarte ni a la mitad de los sitios. Los guías allí tienen la fea costumbre de que a poco que te descuides acabas en una tienda de papiros, de perfumes, de ropa, de regalitos varios... Exigirles desde el principio que os hablen de sus planes a este respecto para jugar con la ventaja de poder planear otras actividades mientras los demás compran. Sed férreos es esto. Sois los clientes. También os hablarán de la "propina obligada" de los turistas en Egipto. Es cierto, aunque cueste creerlo, pero desde luego no estáis obligados a pagar el dineral que os pedirán. Estimad vosotros la cuantía de esa propina, dado que sois vosotros quienes la concedéis.

Compras. Querréis comprar mucho y lo haréis, pero mirad bien los precios, y sobre todo regatead, regatead como piratas, pero sin llegar a ofender al vendedor con ofertas ridículas. Los comerciantes egipcios son feroces profesionales que se toman su trabajo casi de una manera religiosa. Te cogerán por el brazo y te meterán en la tienda. Te pondrán un té y desplegarán sus mil y una artes para venderte cualquier cosa, aunque sea un objeto modesto y de poco valor te harán sentir como si fueras a comprar un trono de oro. Son pesados, pero muy interesantes en su ambiente y jugo. El mayor síntoma de vida en Egipto son sus psicodélicos mercados. La artesanía en general es mejor en la zona de Asuan y empeora hacia El Cairo (en Lúxor hay de todo, bueno y malo). Los precios también aumentan hacia El Cairo. Pero en especial las estatuillas (que todos compramos) son de mejor calidad en la zona de Asuán. No lo dejéis para El Cairo porque os arrepentiréis (allí las estatuillas son tan malas y tan caras que dan ganas de subirse nadando Nilo arriba para comprar algo bello y asequible). El oro es muy barato en Egipto. Se compra al peso, independientemente del diseño que tenga la pieza, lo que lo hace muy interesante a los ojos del comprador compulsivo. El lapislázuli parece muy abundante y asequible, pero cuidado, porque la mayoría de lo que veréis no es lapislázuli, sino sadalita, que aunque muy similar desde luego no es lo mismo. No compréis lapislázuli si no estáis acompañados de un experto. La plata es igualmente muy barata y los diseños variados e interesantes. Los perfumes son legendarios y económicos, en frasquitos de cristal muy elaborados. Y en las especias encontraréis otro paraiso, especialmente en Asuán (aunque también por todo el país). No volváis sin probar el karkadeh, una infusión tan sorprendente como vistosa, la más refrescante del mundo, de color rojo piruleta.

Moneda. No os preocupéis de nada. Se matan por los euros (no se os ocurra llevar dólares porque perderéis dinero). Todo el mundo los acepta, incluso las tiendas más humildes. El cambio negro existe y está también sujeto a las reglas del regateo, pero cuidado con algunos comerciantes. Si dudan de que vuestros billetes sean de curso legal no les permitáis que os dejen dentro de la tienda (con el te y la simpatía) mientras alguno de ellos sale con esos billetes a comprobar si son legales, porque muy seguramente os devolverán ¡fotocopias! y no tendréis forma de demostrar a la policía que os han timado.

Ropa: algodón y tejidos naturales. Calzado: cerrado y transpirable. Imprescindible algo por encima de la cabeza. Aunque parezca una tontería: un paraguas pleglable, y si es blanco mejor, porque puede servir de reflector para multitud de fotografías que de otra manera quedarían mal por el uso del flash. Una bolsa térmica de ésas de un "todo a 100" (3 euros), para que la botellita de agua conserve el fresquito al menos durante una hora más (margen más que suficiente para matar de envidia a los demás componentes del grupo). Una botellita de aceite de oliva para las ensaladas (allí el aceite no sabe a nada). Bebed mucha agua sin necesidad de tener sed, y cuidado con beberla muy fría al regresar al barco si hace calor, porque podéis arruinaros el resto del viaje (la famosa maldición de Tutancagón viene de ahí mayoritariamente, no de los gérmenes de la comida o del agua, como comúnmente se viene creyendo).

A continuación te propongo algunos lugares que probablemente queden fuera de la oferta de la agencia y que son de alto interés en los alrededores de las ciudades donde pernoctaréis, y el tiempo más o menos que puede invertirse en la excursión (viaje y visita incluidos). Eso sí: si madrugáis, mejor que mejor, por el tiempo disponible y por el calor...

ASUÁN:

-Las canteras y Filae (ambos sitios están más o menos próximos): una mañana. Y si el conductor conoce bien la zona podréis conocer quizás el templo de Kalabsa, en pleno dominio ya de la Gran Presa de Asuán (pasáis por el muro).

-Necrópolis de El-Hawa (finales del Imperio Antiguo, tumbas correspondientes a los príncipes de Elefantina). 3-4 horas. La Necrópolis está cerquísima, justo enfrente de Asuán, en la orilla opuesta. El ferry es el mismo que usan los naturales del lugar y es baratísimo. Hombres y mujeres viajan separados dentro de la misma barca (si no lo hacéis así os reprenderán).

-Elefantina. La isla que está justo enfrente de Asuán (a unos 200 metros). 1, 2 o quizás tres horas de paseo muy evocador por las calles y huertas de un pueblo nubio, un lugar lleno de vegetación donde la luz se tamiza de verde y estatuas y restos de templos surgen entre las casas revindicando épocas pasadas. Precioso. Una isla en el tiempo.

-Abu Simbel, en taxi (consultad con el mismo taxista todas las excursiones y os hará precios muy interesantes). Por cierto: los recepcionistas de los barcos suelen tener amigos taxistas que estarán más que gustosos en ayudaros...

-La tumba del Aga Kan (o como se escriba), lugar de peregrinaje para tantos fieles y admiradores de personaje tan singular. 1 hora.


LÚXOR:

Os enseñarán Karnak, el Templo de Lúxor, los Colosos, el Valle de los Reyes, quizás el Valle de las reinas y el Templo de Hatshepsut en Deir el Bahari. Dependiendo del tiempo que tengáis no podéis perderos:

Orilla Oeste

-Templo funerario de Ramsés III en Medinet Habú (pinturas milagrosamente conservadas).

-Templo funerario de Ramsés II, conocido como "Rameseum" (impresionante muestra de las diferentes dependencias de un templo, con el famoso coloso tumbado y roto que Shelley cantó para delirio de los ingleses en su poema a Osimandias).

-El pueblo de los obreros, Deir El-Medina, donde residían confinados los artífices de las tumbas reales.

-Al amanecer es posible montar en globo sobre la mayoría de los monumentos antes citados. Es caro (unas veintitantas mil si creo recordar, un paseo de una hora), y hay que madrugar, pero debe de merecer la pena sin duda alguna. Por mi parte algún día caerá.

Hay más cosas, muchas más, pero no tendréis tiempo para ello. Los sitios que os he propuesto pueden ser factibles en un mismo día, porque están próximos entre sí en un radio de unos pocos kilómetros. Frente a Medinet Habú hay unos restaurantes muy sencillos y apañados, con sombra fresca, donde uno se repone rápidamente frente a los pilonos del templo, con precios ridículos por comidas que no te llevan corriendo al W.C.

Orilla Este

-Las Grandes Avenidas Procesionales que unían los templos de Tebas. Están siendo actualmente sacadas poco a poco a la luz, y algunas partes son de película, jalonadas de centenares de esfinges. Os permitirá además metereos de lleno en la verdadera vida de Lúxor actual, dado que las Avenidas cruzan de parte a parte la ciudad. El paseo a pie entre el Templo de Lúxor hasta Karnak por las calzadas resulta con el tiempo algo inolvidable.

-El museo de Lúxor. Tiene más bien poco material porque la mayoría vuela continuamente hacia El Cairo, pero lo que tiene es de primerísima calidad. Estatuas maravillosas, pero sobre todo las famosas "talalat" (del templo de Atón en Karnak) y la "Estela de la expulsión de los Hiksos" de Kamosis. La visita al museo es obligada.

-La Corniche. Es el paseo del río, lugar que usan los luxoretas para pasear y relacionarse. En calesa o a pie, quizás en bicicleta alquilada, al atardecer mola pasear por allí y dejar que el tiempo pase al ritmo del río. Hay terrazas animadas (entre otras la del Winter Palace) desde cuyas sillas uno ve pasar plácidamente la vida del Nilo ante sus ojos. La gente es estupenda (los caleseros y los faluqueros bastante pesados), siempre dispuesta a decirte algo y después pedirte la propina.

EL CAIRO

Os enseñarán Ghiza por encima y allí os abandonarán, así que esos días dependerán absolutamente de vuestro ingenio y de vuestras decisiones. Cairo es una gran ciudad, que de por sí precisa mucho tiempo si queréis conocer la sociedad actual, sus calles, sus cementerios, sus mezquitas, ciudadelas, mercados, barrios... Sólo el museo necesita, para mi gusto, un par de visitas como mínimo, y normalmente no hay tiempo para tanto.

Alrededores imprescindibles:

-Saqqara. Uno no puede volver de Egipto y decir que no ha ido a Saqqara. Esto llevará todo un día, porque acabaréis muertos. Es enorme, y está lleno de sitios de primerísimo interés, especialmente las mastabas de los primeros reyes y el Complejo de Zoser con su pirámide escalonada. De camino, y si queda tiempo, es bonito ver el atardecer de vuelta en las pirámides de Abusir.


-Dahsur y Meidum, las primeras pirámides verdaderas, impresionantes, muy didácticas, puesto que representan el proceso evolutivo de la idea arquitectónica que culminó en Ghiza. Los dos sitios son perfectamente visitables en el mismo día, y si madrugáis y le echais un par y os habéis juntado con alguien más (como seguramente así será) podéis desde allí adentraros en el desierto hasta El Fayun y visitar lo que queda del antiguo lago Moeris. Al atardecer más o menos estaréis de vuelta en el hotel de El Cairo.

No creo que os diera tiempo a nada más, pero si queréis conocer otros lugares os los proporcionaré con gusto.

Saludos. Y perdona si me he extendido demasiado.


saludos, ante todo muchisimas gracias por la informacion que nos has detallado, yo tambien voy a egipto por primera vez,la segunda quincena de octubre, aun no e contratado ningun paquete por que me apetece mas ir por libre, pero al ir sola me para un poco,aunque seguramente conocere personas en mis mismas condiciones.Tu sabras que tal salen los hoteles por libre y me puedes recomendar alguno??tambien puedo contratar un viaje en barco una vez que este alli?, poco a poco ire preguntando mas cosas. gracias de nuevo