PDA

View Full Version : Sobre Ramsés II



carterlm
08-15-2006, 07:42 AM
¿Quién fue el faraón del éxodo israelita? Es una pregunta cuya respuesta interesaría seguramente a muchos. Y debe de interesar puesto que actualmente se están llevando a cabo en el Valle de los Reyes unas investigaciones en la tumba KV63, la descomunal tumba de los hijos del gran Ramsés II, los arqueólogos quieren averiguar si los restos humanos que se han encontrado corresponden al primogénito de Ramsés, porque si no lo fueran ¿seguirían considerando algunos a Ramsés II como el faraón del éxodo israelita?
Claro, en el registro histórico de los hebreos no se menciona el nombre de un faraón hasta la época de los reyes, por eso resulta prácticamente imposible saber qué faraón esclavizó por primera vez a los hebreos y qué faraón protagonizó la parte egipcia del éxodo. Pero esto no ha de considerarse una negligencia o un despiste por parte del escritor que no fue otro que Moisés. Moisés solo se centró en la historia de su propio pueblo, pero muchos de los sucesos sobre los que él escribe tuvieron tanta relevancia que con solo mencionar los acontecimientos todo el mundo sabría de qué rey egipcio se estaba hablando. Esto, que para Moisés y sus contemporáneos era tan natural, para nosotros representa un serio inconveniente histórico: seguimos sin saber de qué faraón estamos hablando.
Un posible indicio lo tenemos en Éxodo 1:11. En ese texto se dice que una de las dos ciudades que Israel construyó al comienzo de su esclavitud se llamó RAAMSÉS, pero ¿era, también, el nombre del faraón que reinaba en esos momentos?
Un examen detallado del registro histórico de los hebreos nos va a permitir averiguar que Moisés tuvo que conocer a tres faraones, no a dos como muchos piensan, y esto es así por la pura fuerza de las matemáticas. Veamos.
Todos conocemos la historia de Moisés. Una mujer hebrea se ve forzada a depositar a su bebé de casi tres meses en las aguas del río Nilo, porque el faraón reinante ordenó que hicieran eso con todos los varoncitos hebreos que nacieran. La corriente condujo aquella canasta embreada hasta el sitio en que, precisamente, se estaba bañando la hija del faraón, de lo que se deduce que el lugar en donde vivían muchos de los esclavos no debía de estar muy lejos de palacio. La princesa ve al niñito y se enternece por él, entonces decide adoptarlo. Analicemos algunos detalles.
Aquella princesa egipcia no parece que fuera una simple niña, pues supo tomar decisiones responsables y luego fue obedecida por todos y en palacio se aceptó su decisión. Naturalmente, no conocemos qué edad tenía ella, pero no seremos demasiado irrazonables si decimos que su edad pudo estar entre los 20 y 30 años. Y si esto fue así, ¿qué edad pudiera haber tenido su padre, el faraón reinante? Esto tampoco lo puede saber nadie, pero en buena lógica la edad de ese hombre pudo estar entre los 50 y 60 años. El niño Moisés entró en palacio con el consentimiento de este faraón. Teniendo en cuenta que el príncipe Moisés estuvo residiendo en palacio hasta cumplir los 40 años de edad, es más que probable que en algún momento de esos 40 años tuviera lugar un relevo en el trono de Egipto del que no habla la Biblia. Pues a los aproximados 50 años que tuviera el faraón que lo aceptó añadiremos los siguientes 40 años de Moisés en palacio más los 40 años que Moisés se pasó en el exilio y tenemos 130 años. No se sabe de ningún faraón que tuviera una vida tan longeva.
Este segundo faraón de la vida de Moisés convivió con el hebreo todos los años que restaron hasta la huida de Egipto debido a que el faraón lo quería matar. Solo 40 años más tarde se le dice a Moisés que ya puede dar por concluido su exilio, que ya puede regresar a Egipto, ¿por qué razón? Leamos Éxodo 4:19: “Después de eso Jehová dijo a Moisés en Madián: `Ve, vuelve a Egipto porque han muerto todos los hombres que buscaban tu alma´ ”. Había llegado a su fin el reinado y la vida del faraón que 40 años antes había provocado la precipitada salida de Egipto de Moisés. Es innegable que este segundo faraón de la vida de Moisés tuvo un reinado largo. Hemos comenzado hablando de Ramsés II, sigamos hablando un poco más de este faraón.
La momia de Ramsés II está actualmente expuesta en una sala del Museo de El Cairo, dentro de una urna transparente climatizada, alrededor de él están otros reyes y reinas de Egipto dentro de sus respectivas urnas climatizadas, pero esto no siempre fue así. Hubo un tiempo, al principio, que estas momias reales se exponían tal cual, al aire libre, de modo que el calor corporal de los miles de turistas que nunca han dejado de ir al Museo terminó por afectar precisamente a la momia de Ramsés II. Unos microscópicos hongos comenzaron a aparecer por toda la superficie de la momia, amenazando la supervivencia de algo que había perdurado miles de años. Por eso, en septiembre de 1976, el regio cadáver fue trasladado desde El Cairo hasta París para que un numeroso equipo de científicos buscaran una curación para Ramsés II. Lograron su curación, pero al mismo tiempo no desaprovecharon la ocasión para realizar otros estudios en la momia. Se comprobó que el viejo faraón había padecido de artritis y de artrosis; se le detectó alguna clase de lesión cervical sin poder precisar cuándo se la produjo; pero sobre todo se comprobó que el anciano Ramsés había padecido en sus últimos tiempos una grave infección bucal, que fue lo que finalmente acabó con su vida.
No es necesario hacer un exhaustivo ejercicio de imaginación para vislumbrar cómo fueron los últimos momentos de Ramsés II. Él postrado en su lecho, rodeado de su familia, de sus médicos, de sus funcionarios reales. Sumamente dolorido, tal vez llevaba varios días sin poder ingerir alimentos, quejándose por sus enfermedades. Ante ese estado de cosas, cada nuevo día que amanecía podía parecerles que sería el ultimo de la vida de Ramsés a todos cuantos le rodeaban. Pero no, el viejo y decrépito faraón aguantaba un día y otro. Y aquí es cuando cobran todo su sentido unas palabras que aparecen en la Biblia con referencia a este segundo faraón de la vida de Moisés: “ Y durante aquellos muchos días aconteció que por fin murió el rey de Egipto…”, Éxodo 2:23. Esa expresión “… por fin…” parece estar indicando algo que se espera con cierta inminencia pero que no termina de producirse. Esto encaja bien con el faraón Ramsés II.
Sí, el anciano y enfermo faraón Ramsés II, con sus dolorosas y paralizantes enfermedades, jamás pudiera haberse subido a un carro de combate para ir en persecución de los esclavos hebreos que se marchaban. Ramsés II falleció en las habitaciones de su palacio rodeado de todos los suyos. ¿Por qué digo todo esto? Porque hay un salmo de la Biblia escrito por alguien que estuvo presente, el Salmos 136:15, que dice: “… y que sacudió a Faraón y su fuerza militar al mar Rojo”. El faraón del éxodo murió en el mar Rojo bien fuera por ahogamiento o por algún otro motivo, pero Ramsés II murió en su cama y de viejo. Le sucedió en el trono su decimotercer hijo llamado Menefta I, pero de este tercer faraón de la vida de Moisés hablaremos más adelante. De todos modos digamos ya, que el faraón que esclavizó a Israel, el faraón que ordenó construir la ciudad de Raamsés, el padre de Ramsés II, fue Seti I.
Pero si aceptamos que Ramsés II y Moisés fueron contemporáneos, entonces nos encontramos con un serio problema de fechas. Sí, porque según parece Ramsés II estaba reinando hacia el año 1280 antes de Cristo, pero según la cronología de la Biblia el éxodo aconteció hacia el año 1513 antes de Cristo. ¿Cómo explicar esa diferencia de más de 200 años?
La conquista de Canaán por parte del pueblo israelita comienza en el año 1473 antes de Cristo y se extiende a lo largo de los siguientes seis años. Era cierto que Canaán había sido una provincia egipcia antes de eso, pero el poderoso país de los faraones había perdido la élite de su ejército, y con la muerte del faraón y su primogénito heredero se había formado un grave vacío de poder. El nuevo faraón, que al parecer era ajeno a la familia ramesida, subió al trono con el nombre de Ramsés III. El nuevo gobernante de Egipto se encontró con la guerra inconclusa contra los filisteos; comenzaban a surgir problemas en la frontera con Libia; durante su reinado estalló lo que algunos han descrito como la primera huelga de la historia; y por si todo eso fuera poco, estalló un grave conflicto en su harén que tenía por finalidad asesinar al mismísimo Ramsés III. Es fácil comprender que este nuevo faraón no tuvo tiempo material de ir tras los hebreos para castigarlos, ni de ocuparse de la antigua provincia de Canaán. A partir de este faraón siguieron otros faraones con el nombre de Ramsés, pero parece que fueron a menos, mientras tanto los israelitas se consolidaron en Canaán que pasó a llamarse Israel.
A partir del año 1450 a.E.C. comenzó en Israel (Canaán) un largo periodo de más de 350 años conocido como “La era de los jueces”. Durante todos esos años Israel tuvo ocasión de pelear contra todos sus vecinos que le rodeaban: contra los filisteos, contra los amonitas, contra los amorreos, y contra otros, pero no hay informes bíblicos de que en algún momento de esos casi 400 años hubiera alguna clase de enfrentamiento armado entre los israelitas y los egipcios. Aquí es en donde surge la primera duda de la historia entre ambos países.
Sí, porque según la cronología parece que Ramsés II estaba reinando hacia el año 1280 antes de Cristo, y también parece fuera de toda duda que el más grande de los faraones atravesó con sus ejércitos la provincia de Canaán para ir a guerrear contra los hititas en la famosa batalla de carros de Kadésh (Siria). Aquella memorable batalla acabó en una especie de empate y los egipcios la contaron a su manera. Ahora bien, ¿cómo es que los anales egipcios sobre esta batalla no hacen la más mínima mención sobre los israelitas? ¿Acaso se ignoraron mutuamente los egipcios y los hebreos antes, durante y después de la batalla?
De todos es conocida la escrupulosidad de los escribas judíos con su propia manera de trabajar, y si ninguno de ellos registró el transito por en medio de Israel (Canaán) de un gran faraón y sus tropas es porque eso no sucedió después del año 1450 antes de Cristo. Hay cierta seguridad al decir esto porque en otras dos ocasiones bien diferentes dos faraones arremetieron contra Israel derrotándolos, sometiéndolos, y cobrándoles fuertes tributos, y los escribas judíos no ocultaron el relato de aquellas humillaciones registrándolo para la posteridad.
La primera de las ocasiones referidas acontece en el año 993 antes de Cristo. En ese año el faraón Sisaq (Sensonq I en los registros egipcios) invadió con sus tropas el reino sureño de Judá, conquistado varias ciudades judías y amenazando seriamente a Jerusalén. Sisaq no llegó a entrar en Jerusalén porque lo aplacaron al ofrecerle un fuerte tributo y sometiéndose a él, 2ª Crónicas 12: 2-9. Felizmente, aparte de la Biblia, un muro de un templo de Karnac (antigua Tebas) también refleja la aplastante victoria de Sisaq sobre los judíos.
La siguiente ocasión en que un faraón volvió a invadir con sus soldados a Judá fue en el año 628 antes de Cristo. En ese año el faraón Neko emprendió una campaña militar contra los babilonios para encontrarse con ellos en Carquemis, junto al río Éufrates. Como no podía ser de otro modo, el faraón y sus tropas tenían que atravesar el país de Judá. En aquellos momentos reinaba en Judá el buen rey Josías, pero Josías receló de las verdaderas intenciones de Neko a pesar de que el faraón le había asegurado que contra los judíos no tenía ninguna causa pendiente. El rey judío presentó batalla, y el faraón Neko se vio obligado a combatir derrotando a los soldados judíos y matando al rey Josías. Ahora el faraón Neko y su ejército prosiguieron hacia el norte, y cuando regresaron victoriosos se detuvieron en Judá e impusieron a todo el país la autoridad egipcia. Este relato lo podemos leer en la Biblia en 2ª Crónicas 35:20-27 y 36:1-4.

Los anteriores son los dos únicos casos en que los escribas judíos registraron el paso por en medio de Israel de un faraón al frente de sus soldados, por lo que el transito de Ramsés II por en medio de Israel (Canaán) tiene que haber sido anterior al año 1513 antes de Cristo. Decir esto cuando todo el mundo cree que Ramsés reinó hacia el año 1280 a.E.C. puede parecer una aberración histórica o una ligereza por mi parte, pero no es tan descabellado como parece.
La estancia de Israel en Egipto derivó en un enfrentamiento religioso de grandes proporciones, de más trascendencia que si hubiera sido militar. En Éxodo 12:12 leemos lo siguiente: “… y en todos los dioses de Egipto ejecutaré juicios. Yo soy Jehová”. No seré el primero en decir que cada una de las 10 plagas bíblicas afectó a los 10 dioses principales de los egipcios, el clero egipcio debió de sentirse profundamente humillado y desmoralizado y todo ello fue puesto por escrito en la historia de Israel, en la Biblia.
Trece siglos más tarde, hacia el año 280 a.E.C., en Egipto reinaba el faraón Ptolomeo II y su ciudad capital era Alejandría. Solo podemos imaginar lo maravillosa que era aquella ciudad en aquellos instantes. En las afueras del puerto se estaba construyendo una altísima torre que sería conocida con el nombre de la islita sobre la que estaba: Faro. La Biblioteca de la ciudad, que según algunos contenía unos ¡900.000 volúmenes!, había convertido a Alejandría en el centro cultural del mundo antiguo. Sabios de todas partes acudían a la Biblioteca para dar clases magistrales o para adquirir nuevos conocimientos. El idioma con el que todos se entendían era el griego, que venía a ser algo así como el idioma internacional de aquellos días, algo semejante al inglés de nuestro siglo XXI. Parece que el faraón Ptolomeo II era un hombre amante de la cultura y no perdía ocasión de ir ampliando la ya celebre Biblioteca, seguramente por eso propició la creación de dos obras literarias que serían antagónicas.
En la ciudad de Alejandría había una importante colonia de judíos hacia el año 280 antes de Cristo, 72 de los principales judíos fueron los responsables de traducir al griego la historia del pueblo hebreo, ósea, la Biblia. Aquella versión griega de la Biblia se conoce con el nombre de Septuaginta . Los primeros libros de la historia del pueblo hebreo traducido al griego fueron los 5 libros que escribió Moisés, los cuales recogen todos los pormenores de la estancia del antiguo Israel en Egipto. Por aquellas mismas fechas, el sacerdote y escriba egipcio Manetón recibió el encargo de escribir una historia de Egipto puesto que en Egipto no existía nada parecido hasta aquel momento. Desgraciadamente no existe ninguna copia de aquella historia llamada Aigyptiaka o no sabemos dónde pueda quedar alguna, solo la conocemos por referencias de otros historiadores. Tampoco sabemos qué clase de registros pudo consultar él para escribir la historia de Egipto, pero no sería nada imposible que el sacerdote Manetón supiera de la existencia de la Septuaginta judía y la consultara para ver de qué se podía aprovechar él. Si esto ocurrió de ese modo, a él, como Sumo Sacerdote que era, pudiera no haberle gustado nada lo que leyó en la historia de los israelitas. Como sacerdote de los dioses egipcios que era, pudo haber sentido la imperiosa necesidad de contar su propia versión de las cosas, y para la posteridad siempre sería la palabra de los judíos contra la palabra de los egipcios. No deja de tener su miga el gran parecido del éxodo de los hicsos con el éxodo de los israelitas, según Manetón. Pero Manetón pudo haber hecho algo más que eso.
Según parece, la actual división de dinastías egipcias que siguen los arqueólogos se basa en las divisiones dinásticas que hizo el propio Manetón, y sabido es que Manetón mezcló parte de mitología con parte de realidad al confeccionar sus listas de reyes. Esta libertad con la que se desenvolvió el escriba y sacerdote egipcio pudo haber propiciado otra atrevida maniobra: cambiar de nicho cronológico a unos cuantos faraones. Al quitar o mover de su posición natural a unos cuantos faraones y colocarlos unos cuantos años más adelante, puede que Manetón buscara alejar artificialmente al más grande de los reyes egipcios de la humillación más grande sufrida ante los hebreos. Manetón podría haber adelantado a toda una serie de reyes, la consecuencia de tal maniobra sería que los reyes que estaban en ese nicho cronológico natural retrocedieron artificialmente hasta la posición que ocupaban los anteriores, y muchos de los reyes que estaban delante pasaron hacia atrás. Por eso muchos historiadores dicen que el periodo que siguió al año 1730 antes de Cristo es muy confuso en la historia egipcia, que no se sabe muy bien qué es lo que pudiera estar pasando en Egipto y que los supuestos hicsos estaban haciendo de las suyas; al mismo tiempo tenemos a Ramsés II “viviendo” hacia el año 1280 a.E.C., en plena época de “los jueces bíblicos”.
Creo que el sacerdote Manetón no pudo evitar lo que hizo, pero manipular los datos históricos no nos tiene que extrañar demasiado puesto que eso solía hacerse en Egipto con cierta frecuencia. Se sabe de algunas listas de faraones que no incluyen a ciertos reyes y reinas en la secuencia, los nombres de otros fueron borrados con cinceles, y los escritos existentes se refieren exclusivamente a victorias, nunca a derrotas. Por todo lo dicho y puestos a pensar, ¿por qué no aceptar la posibilidad de que alguien hubiera trasladado de su nicho cronológico no solo a Ramsés II sino a varios faraones desde Amenofis IV hasta los últimos ramesidas?
Esto es todo en cuanto al faraón Ramsés II.

Carter L.M.

Celso Vernon
08-15-2006, 08:03 AM
¡Vini, vidi, vinci!

Bienvenid@ a egipto.com...

Taja
08-15-2006, 08:04 AM
Saludos a la compañia...!

Hola Carterlm bienvenid@ al foro, veras solo una cosa: he empezado a leer tu tema y no he podido pasar de las primeras lineas; veras la KV 63, no es la tumba de lo hijos de Ramses II, y además por lo que parece es de época anterior. La tumba de los hijos de Ramses II es la KV 5 y la del propio faraón la KV 7.

No te ofendas pero si en una cosa tan simple te has equivocado, no quiero ni pensar en las demas cosas que has puesto.

Si lo que deseabas es hablar de Moises, hay otro tema por ahi que habla sobre él.

Celso Vernon
08-15-2006, 08:16 AM
Jeje, Taja un poco de sal en esta "ensalada" no viene nada mal, eh?...

Este tema tengo la extraña sensación de que prometerá lo suyo... de momento ya sabemos que el faraón del éxodo es Ramses II... Bien, bien, bien... Y despues las king Valley... Me lo voy a pasar pipa, ya verás...

Ale, feliz día de la "Virgen"...

PD: Saludos a Ramesses, Nubian y Taja... ahora que los veo en línea.

http://www.google.es/search?hl=es&q=ramses+II&meta=

Taja
08-15-2006, 08:37 AM
Saludos a la compañia...!

Bueno Celso, lo que me ha gustado ha sido lo de Ramses III...como se puede estirar la historia en plan chiclet double goom...mejor dicho estirar ...bueno no se que estiraba , pero ha dado mucho de si....

Celso Vernon
08-15-2006, 08:56 AM
Saludos a la compañia...!

Bueno Celso, lo que me ha gustado ha sido lo de Ramses III...como se puede estirar la historia en plan chiclet double goom...mejor dicho estirar ...bueno no se que estiraba , pero ha dado mucho de si....

Si Ramsés III sucede a Ramsés II, como dice Carter (nuevo miembro) ¿Que carajo hago ahora con el tercer hijo de Ramsés, Merenptah? Tengo un dilema ético-moral en estos momentos, de mil pares de...

Mira ya que lo menciono, dejo una "cosilla"...

http://www.transoxiana.org/0110/cersosimo-etica_moral_antiguo_egipto.html

Taja
08-15-2006, 09:22 AM
Saludos a la compañia...!

No solo con Merenptah, que hacemos con Tausert, Sipta y Sety II...con Iarsú y con Setnakht...jo vaya chiclet....

Celso Vernon
08-15-2006, 09:28 AM
Saludos a la compañia...!

No solo con Merenptah, que hacemos con Tausert, Sipta y Sety II...con Iarsú y con Setnakht...jo vaya chiclet....

Pues eso... mira, ya que Ramsés II está "presente" me apetece dejar una "cosilla"... más que nada por pasar el tiempo en algo que aporte... en fin, que me da la gana ponerlo y ya está, jopé...

http://translate.google.com/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.insightdigital.org/colossus.htm&sa=X&oi=translate&resnum=2&ct=result&prev=/search%3Fq%3Dramsses%2BII%26hl%3Des%26lr%3D

Taja
08-15-2006, 09:37 AM
Ondia...no conocia esa pagina...muy interesanta ...asias :p

Celso Vernon
08-15-2006, 09:43 AM
Ondia...no conocia esa pagina...muy interesanta ...asias :p

Desnada... http://translate.google.com/translate?hl=es&sl=en&u=http://egyptology.blogspot.com/2004/11/ramsses-ii-to-relocate-temporarily-to.html&sa=X&oi=translate&resnum=8&ct=result&prev=/search%3Fq%3Dramsses%2BII%26hl%3Des%26lr%3D

Kadesh...

http://translate.google.com/translate?hl=es&sl=en&u=http://nefertiti.iwebland.com/ramseskadeshcampaign.htm&sa=X&oi=translate&resnum=5&ct=result&prev=/search%3Fq%3Dbattle%2Bof%2Bkadesh%26hl%3Des%26lr%3 D

Andie Byrnes (foto)

Sahure
08-15-2006, 09:48 AM
Hay que ver que sois tiquismiquis :D . Pues me apunto hala:


Si Ramsés III sucede a Ramsés II, como dice Carter (nuevo miembro) ¿Que carajo hago ahora con el tercer hijo de Ramsés, Merenptah? Tengo un dilema ético-moral en estos momentos, de mil pares de...

Merenptah no fue el tercer hijo de Ramsés sino el decimotercero, los 12 anteriores doblaron la uña antes que él.

Saludos ;)

Celso Vernon
08-15-2006, 10:04 AM
Hay que ver que sois tiquismiquis :D . Pues me apunto hala:



Merenptah no fue el tercer hijo de Ramsés sino el decimotercero, los 12 anteriores doblaron la uña antes que él.

Saludos ;)

Baenra-Merenptah, vale... ¿En el numero 13 hay un tres o no? ¡Pues eso...(jajaja)!....en realidad fue el cuarto con su segunda esposa Isis-Nefert... y si, los hermanos mayores tuvieron problemas de uñas...
http://es.wikipedia.org/wiki/Merenptah

Por cierto, tikismikis... http://www.tikismikis.org/news/

zoser_imhotep
08-15-2006, 11:29 AM
Hola a todos.

Hola Carter. Creo que lo que dices es demasiado increible. Va en contra de todo lo que conocemos de la historia egipcia; en contra de Maneton, de las listas reales de Sakkara, Abydos, Karnak, el papiro de Turín y todo lo que los egiptólogos han averiguado en más de dos siglos de investigaciones.

Es verdad que los egipcios ocultaban o cambiaban parte de su historia (caso de alguna reina y el período de Amarna) pero lo del éxodo más bien parece una invención hebrea bastante posterior a los supuestos hechos.

Alguien (El atormentado espíritu) escribió en otro tema del foro (sobre el éxodo, no recuerdo el título), que Clemente de alejandría situaba el éxodo 200 años después de la renovación del ciclo sótico, menos 22 años. Desde mi punto de vista esto nos llevaría al año 1108 a. C., durante el reinado de algún Ramses (¿IX?). Durante esta época parece que se perdió definitivamente el control sobre siria-palestina. Que algún oficial corrupto (Moisés) se aprovechase de la situación para gobernar en su beneficio alguna región de palestina no me parece imposible, dado el estado en que se encontraba egipto durante la época ramésida.

Si no se nombran más faraones en la historia hebrea tal vez sea porque hasta el siglo XI/X a. C. no se desarrollan los alfabetos en la región sirio-palestina; y sin saber escribir es difícil conservar referencias históricas.

Saludos