La mujer le ofreció a Mohamed una habitación en su domicilio. A partir de ese momento comenzó a pedirle dinero para sus gastos personales, un dinero del que no disponÃ*a.