Los funcionarios iraníes se volvieron de espaldas, horrorizados y escandalizados cuando las vieron bailar.

El resto de la noticia aquí.

Es lo que yo digo. La única religión buena es la que el tiempo y el sentido común han elevado al estatus de mitología.

Saludos.