Semiramis, algo así es lo que yo entiendo también. No es que haya leído nunca teorías de este tipo. Es que las cosas que se cuentan están tan sumamente exageradas que simplemente no pueden ser.

Como las edades de los patriarcas, o las descripciones de portentos y castigos de dioses que todo el mundo sabe que no son más que cuentos porque los dioses no se meten a castigar a nadie ni a hacer milagros, que ya tienen bastante con lo que tienen.

Eso sin entrar en que el Noé del diluvio, o Moisés, son personajes de otras mitologías que son sobradamente conocidos y que lo que se hizo fue copiar esas historias y adaptarlas a la Biblia .

Quizás ese sea uno de los principales argumentos que situarían el origen, no de los hebreos, sino de la religión judía, en Mesopotamia y más bien durante el cautiverio allí, del que sí que hay constancia, hacia el VII A.C.

¿El relato del Éxodo sería una historieta creada para amedrentar a los Mesopotámicos para que les liberasen de ese cautiverio que sí es real? Algo así como un bulo que levantas para que sea la comidilla del vecindario.

Pues no sería raro.

Cita Originalmente Escrito por Oval Ver Mensaje
Menudo baile de números!

Yo creo que es un error pensar que la población hebrea se hallara circunscrita sólo a un sector geográfico .

Si los hebreos eran utilizados como mano de obra (trabajadora o esclava) en la construcción de templos, tumbas, palacios y demás obras públicas, es de suponer que debieron extenderse por todo el territorio egipcio.

Los hebreos imagino que vivirían entre los egipcios y ,como bien dice Trece y también es mi opinión, disponiendo algunos de poder , influencia y estatus social.

El Éxodo… corresponde algún momento la historia egipcia con los relatos bíblicos?

Saludos
Se me pasó tu comentario, Oval.

Mira, simplifica mucho el número. Supongamos 600.000 familias de 4 miembros. El padre y la madre, a los que sumaremos dos hijos, nada de proles descomunales para obtener tasas altas de población. Habrá familias sin hijos, pero también habrá ancianos que estén acogidos por sus hijos ya casados. Se compensa un poco las familias sin hijos con los familiares no emancipados o ya mayores.

Bien, pues 600.000 familias de sólo 4 personas son algo así como 2.400.000 personas.

Este número es brutal y demencial y es irreal. Para ello hay que imaginar lo que era la demografía y las ciudades en el pasado remoto. Por ejemplo podemos remitirnos a la wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Demogra...ntig%C3%BCedad

Hasta la industrialización, o sea, el siglo XIX de la era moderna, las ciudades no podían crecer más de lo que los recursos agrícolas y ganaderos de su periferia les permitían.

Esto sólo era esquivado por los grandes centros comerciales y las grandes capitales de imperios, cuyos habitantes no eran exactamente agricultores, sino comerciantes, artesanos y nobles. Obtenían sus recursos mediante la compra/venta, no dependían de los recursos de las inmediaciones.

Los 2 millones y medio de hebreos en Egipto eran una población, si no superior a la de todo Egipto al completo, el Alto y el Bajo, al menos similar y por supuesto muy superior a la que alojaba el Bajo Egipto.

¿Cómo o dónde se metían semejante número de esclavos?

Pues si formasen núcleos de población inmensos para la época, pero ciudades enormes, como de 100.000 habitantes, necesitarían como 24 ciudades descomunales.

¿Tan difícil sería encontrar restos arqueológicos de estos asentamientos? ¿Pero qué nos quieren contar, que eran invisibles los hebreos? ¿Que vivían en chozas de paja que no dejaron rastro alguno y aún así tenían la más fantástica tasa de crecimiento demográfico jamás conocida?

Por supuesto es ridículo pensar en esclavos viviendo en ciudades a muchas jornadas de camino de las obras en los templos y monumentos y de los campos de los egipcios repartidos por toda la ribera del Nilo a lo largo de cientos de kilómetros. Eso son lo que hoy en día llamaríamos factorías o ciudades dormitorio, pero no son posibles en las sociedades de aquellas épocas y con su modo de vida y sus sistemas de transporte.

Sencillamente, si eran esclavos, tenían que vivir en los arrabales de las ciudades y en los centros de producción, sean granjas o industrias o minas. Siempre en las peores condiciones. A extramuros de las ciudades, en condiciones sanitarias precarias y excluidos y marginados.

No pega ni con cola semejante cifra demográfica en siglos tan pretéritos como el XVII ó el XV A.C.

Si fuese real algo así de extraordinario (digo la cifra de emigrantes), sería más bien como si medio Egipto decidiese emigrar a otro lugar porque los mosquitos del Nilo no les gustaban y preferían las regiones áridas de los desiertos para criar 4 cabras y 4 ovejas.

La región de Israel y sus limítrofes (Jordania, Sinaí, sur de Siria....), la Tierra Prometida, vamos, nunca tuvo grandes núcleos de población y los habitantes de la zona eran nómadas, la densidad de población bajísima y los resursos limitadísimos, sin agricultura prácticamente, como para mantener a 2 millones y medio de personas con sus rebaños.

Sólo podrían acomodarse en grandes ciudades costeras, con posibilidad de comercio marítimo, y en la época no existían en esos lugares y si existían, había previamente que "desplazar" a la población local que en ellas residía.

Lo de los cientos de miles de hebreos o de familias, ya para exagerar más aún, es sumamente improbable.

No hay más que ver lo que tiene que hacer un ejército para desplazar a miles de soldados, sin familias, ni rebaños, ni nada más que la impedimenta bélica, y con permiso para arrasar con todo lo que pillen por el camino para subsistir, que para eso van armados.

Si los ejércitos, a marchas rápidas y con la intendencia adecuada, no se atrevían con esas regiones desérticas, no digamos nada civiles con sus familias y sin preparación adecuada.

Todo son exageraciones para glorificar a un pueblo y al Dios que los dirigía. Son relatos novelados en los que los hechos se agrandan para dar más espectacularidad a lo que se cuenta y a los prodigios que se quieren demostrar.

Si el Éxodo fuese algo real, que yo no digo que no pudiese serlo, habría que bajar al terreno de lo real lo relatado, eliminar plagas en plural y fenómenos paranormales, rebajar la población a tasas realistas como unos cuantos miles y buscar un marco político en el que unos esclavos, o unos eminentes ciudadanos, tuviesen necesidad de abandonar sus hogares o capacidad para presionar a los dirigentes de la sociedad en que vivían.

Sin intervenciones fantásticas ni relatos exagerados por la fiebre religiosa.

Hasta luego.