Hola amig@s:

Los restos arqueológicos que encontramos en cualquier lugar de Egipto nos dan una idea de como era la vida en ese lugar en la antigüedad. Fragmentos de cerámica, trozos de ropaje, huellas de fuego o unos simples cimientos nos permiten fechar ese lugar y saber desde que tiempo estuvo habitado.

Pero no sólo estos vestigios nos ayudan a conocer un periodo o periodos mejor, también encontramos textos en templos, tumbas, etc que nos narran hechos acecidos durante el reinado de algún faraón en concreto y que nos ayudan por tanto en lo que buscamos, siendo una fuente de información bastante valiosa.

Podemos encontrar documentos administrativos, documentos sobre expediciones, crónicas, inscripciones históricas, etc.

A continuación expongo uno de estos textos, en este caso se trata de la Estela de la Restauración de Tutankhamón que recoge el regreso de este faraón al antiguo culto del dios Amón y de todos los dioses que fueron o intentaron ser desterrados de la sociedad egipcia:

"<Año...>, cuarto mes de la estación de akhet día 19, bajo la Majestad del Horus Tutankhamón, amado de Amon-Re, señor del trono de las dos tierras, que preside en Ipet-Sut; de Atum, señor de las dos tierras y de Heliópolis; de Horakhti; de Ptah en el sur de su muro, señor de Ankh-taui; de Thot, señor de las palabras divinas. Aquel que se eleva sobre el Trono de Horus de los vivientes como su padre Re, cada día; el buen dios, hijo de Amón, imagen de Kamutef semen espléndido, huevo santo, semilla del propio Amón, que construye a su constructor, que plasma a su plasmador; por quien se han reunidos las Almas de Hermópolis para que fuese creado de modo que legase a ser rey de la Eternidad, duradero Horus del infinito; buen príncipe, realizador de donaciones para su padre y para todos los dioses.

El ha hecho que todo lo que estaba destruido floreciera como un monumento para los tiempos de la Eternidad; él ha expulsado el engaño de las Dos Tierras. La justicia se ha asentado y ella ha hecho que lo falso sea la abominación del país como en sus primeros tiempos.

Ahora, cuando Su Majestad apareció como rey, los templos de los dioses y de las diosas, desde Elefantina hasta los pantanos del delta habían caído en ruina. Sus santuarios estaban destrozados y se había convertido en campos que producían hierbajos; sus capillas parecía que nunca habían existido y sus salas servían como caminos para los viandantes. El país estaba revuelto y los dioses le habían vuelto la espalda. Si se mandaba una misión a Djahi para extender las fronteras de Egipto, ningún éxito venía de ello. Si se rogaba a un dios que mandara un designio, nunca llegaba en absoluto. Sus corazones estaban airados. Ellos destruían lo que habían hecho.

Mas, después de que han pasado muchos días de esto, Su Majestad apareció sobre el trono de su padre y se hizo príncipe en las regiones de Horus. La Tierra Negra y la Tierra Roja estaban bajo su autoridad y cada tierra se inclinaba ante su poder.

Y así, Su Majestad estaba en su palacio que está en la Casa de Aakheperhare como Re estaba en los cielos. Entonces Su Majestad estaba condiciendo los asuntos de su tierra y las diarias necesidades de las Dos Orillas. Por eso, Su Majestad, consultados los planes con su corazón, busca toda ocasión beneficiosa, solicita actos de servicio para que su padre Amón y labra su augusta imagen de auténtico oro.

Aventajó lo que fue hecho previamente y erigió a su padre Amón sobre trece barrotes de litera, su santa imagen de oro fino, lapislázuli, turquesa y de todo tipo de piedras preciosas, mientras que la Majestad de este augusto dios era antiguamente llevada sobre once barrotes de litera. Erigió un Ptah, al sur de su muro, señor de Ankh-taui, siendo su augusta imagen de oro sobre once barrotes de litera y su santa imagen era de oro, lapislázuli, turquesa y de todo tipo de piedras preciosas, mientras que la Majestad de este augusto dios era antiguamente de seis barrotes de litera.

Además, Su Majestad hizo monumentos para los dioses, erigiendo sus estatuas de auténtico oro fino, el mejor de las tierras extranjeras, construyendo sus santuarios de nuevo como monumentos para todos los tiempos de la Eternidad, establecidos con propiedades eternas, fijando para ellos ofrendas divinas como una observación diaria regular, y abasteciendo sus ofrendas de comida sobre la tierra. Aventajó lo que había sido hecho anteriormente, fue más allá de lo que se había hecho desde el tiempo de sus antepasados. Instaló en su cargo de sacerdotes uab y profetas a los hijos de los nobles de sus ciudades, hijos de personajes conocidos, cuyo propio nombre es conocido. Ha aumentado sus propiedades con oro, plata, bronce y cobre, sin límite en ningún aspecto. Todas las propiedades de los templos fueron dobladas, triplicadas y cuadriplicadas en plata, oro, lapislázuli, turquesa y de toda clase de piedra preciosa, lino real, lino blanco, lino fino, aceite de oliva, goma, manteca, incienso ihemet, mirra, sin límite de cosa buena.

Su Majestad -¡Vida, Prosperidad y Salud!- ha consagrado mujeres cantantes y danzarinas, que son siervas de palacio. Sus salarios son confiados al <...> del palacio real del señor de las Dos Tierras. Yo procuro que ellos sean eximidos y protegidos por mis padres, todos los dioses, por un deseo de satisfacerles doy lo que su ka desean, así podrán proteger a Egipto.

Los corazones de los dioses y de las diosas que están en esta tierra están contentos. Los dueños de los altares están regocijados; las regiones están de júbilo y con alegría. Hay exaltación a través de todo el país; ha llegado un tiempo hermoso. La Enéada de los dioses que están en la Casa Grande levantan sus brazos en adoración; sus manos están henchidas de júbilo por siempre y para siempre. Toda la vida y la prosperidad que es su prerrogativa está en la nariz de Horus que repite los nacimientos, el amado hijo de Amón-Re, señor de los Tronos de las Dos Tierras, que él ha erigido para que él mismo pueda ser erigido, el rey del valle y del delta Nebkheperre, amado de Amón, su hijo primogénito, verdadero y amado, que protege a su padre que lo ha creado para ejercer la realeza, el hijo de Re, Tutankhamón, señor de Hermonthis, hijo útil para quien lo ha creado, rico en monumentos, numeroso en cosas admirables, que hace monumentos de acuerdo con su corazón para su padre Amón; hermoso de nacimiento, soberano <...>.

En este día Si se halla en el hermoso palacio que está en la Casa de Aakheperkare. Y he aquí que su Majestad -¡Vida, Prosperidad y Salud! está rejuvenecido.

Quien se apresura, se apresura de sí mismo. Khnum lo ha modelado, fuerte de brazo. Como Horus; no existe un segundo entre los valientes de todos los países. El que conoce como Re, que <...> como Ptah, que entiende como Thot, que establece leyes excelentes, que ordena <...> admirable en su palabra. Rey del valle y rey del delta Tutankhamón, dotado de vida, estabilidad, prosperidad, como Re eternamente para siempre."


En la primera parte de este texto vemos los títulos y nombres que recibe el rey dando a conocer su esencia divina, en el resto del documento se describe lo que hizo restableciendo los templos, creando estatuas en oro de los dioses, donando tierras, riquezas etc, todo para restablecer el "orden" perdido.

Existen multitud de textos ya sean históricos como en este caso o religiosos, yo ire poniendo de vez en cuando alguno, espero vuestra colaboración tambien por supuesto.

Un saludo muy fuerte.

Nebamón, hijo y amado de Amón