Salud amigos,

ha estado bien esa forma de ponernos en el contexto, Ra-maestre, así todo el mundo sabrá de lo que hablamos.

También me han gustado las fotografías que ha puesto Taja. Me gustan los caballos.

Ahora, si os parece bien, voy a tratar otro de los aspectos que introducen dudas sobre el origen semita de los hicsos: el armamento.

Es opinión admitida por los especialistas que los hicsos trajeron a Egipto armas que hasta entonces no se conocían en el país del Nilo.

En primer lugar, todos los textos que he leído hablan de un aumento en la calidad del trabajo de fundición. Las armas ganan en calidad, los metales se hacen menos quebradizos y, por lo tanto, más eficaces en el combate.

En el mismo sentido, las armas de bronce se generalizan, apareciendo nuevos diseños de dagas y espadas que no se habían utilizado en Egipto hasta ese momento. Asimismo se dan casos de algunas armas de hierro, lo que nos conduce a los indoeuropeos, ya que son estos pueblos los que perfeccionan el tratamiento de este metal en las armas.

Aparecen la espada Khepesh ( jepesh), que es la popular espada en creciente de luna.

El arco doble también lo traen los hicsos.

Las corazas evolucionan: hasta ese momento las protecciones defensivas corporales de los egipcios eran de paño. Tras los hicsos éste se sustituye por una fina camisa de lino sobre la que se fijan pequeñas placas de bronce o de cuero. Curiosamente, sin embargo, el casco no se populariza entre los egipcios hasta Ramsés III, mientras que parece que los hicsos utilizaban esta armadura defensiva para la cabeza.

Y por supuesto el carro de combate: dos caballos y ruedas de cuatro radios que luego pasan a ser seis. Hay que recordar lo que antes se ha escrito sobre los caballos, su introducción desde las llanuras asiáticas, de donde venían los indoeuropeos, y al mismo tiempo que ellos.

Una parte de estas armas, tales como algunos tipos de dagas o la citada espada en creciente de luna, parecen formas desarrolladas de algunas encontradas en zonas cananeas. Sin embargo, un estudio más detallado de la cronología nos lleva a concluir que la aparición de esas armas en la zona del Próximo Oriente –por lo tanto, también en Canaán- se produce a la vez que la penetración indoeuropea por la zona de los Urales.

Asimismo he leído que las primeras palabras egipcias para “carro de combate” y para “caballo” tienen un origen claramente cananeo.

Podemos plantear por tanto la hipótesis de que parece haberse gestado, como en un crisol, una mezcla semito-indoeuropea en la zona de Siria, Palestina, Mesopotamia. Cuando llegan a Egipto los hicsos, probablemente ya no eran sólo indoeuropeos, sino un pueblo mestizo.

Sin embargo, seguiría quedando la duda de si los invasores indoeuropeos pasaron a ser la clase dominante, de tal manera que los semitas habrían quedado como clase dominada. Esto tal vez se refleja en los hicsos: un pueblo mestizo pero con elite indoeuropea, y por lo tanto, estrechamente conectados con otros pueblos del mismo tronco tales como los hititas. No debemos olvidar que los hititas incluso saquean Mesopotamia (Babilonia) , cruzando los montes Taurus, en el siglo XVI a.C., aunque luego se retiran de nuevo al norte, ya que no pueden mantener bajo su dominio un territorio tan grande (sólo hay que mirar un mapa para darse cuenta de la gran distancia entre Hattusas y Babilonia). Y los hititas no eran los únicos: otros pueblos indoeuropeos, como los casitas o los hurritas, deambulan por las mismas zonas, tanto un poco antes como un poco después de que los hicsos hagan su aparición como tras su desaparición.

Podemos perfectamente suponer que cuando los hicsos huyen de Egipto se produce una escisión: tal vez los propiamente indoeuropeos se van del país del Nilo integrándose con otros pueblos indoeuropeos que todavía se movían por el Próximo Oriente, mientras que una parte de los hicsos –la semita- se establece en Egipto.

Esta hipótesis permite explicar varias cosas:

- la belicosidad indoeuropea de ese momento se traduce en forma de armas más perfeccionadas, lo que se corresponde con las nuevas armas que aparecen con los hicsos.
- Que no se sepa nada de los hicsos tras su expulsión de Egipto: la historia se los traga. Esto se explica si admitimos su integración en otras ramas del tronco indoeuropeo.
- También explica que a los hicsos se les conozca como “gobernantes de los países extranjeros”. Si admitimos que los hicsos eran un aglomerado de indoeuropeos y semitas, pero con una elite únicamente indoeuropea, y, por lo tanto, belicosa y guerrera.
- Asimismo, cuadra con un asentamiento prolongado de semitas en el Delta del Nilo. En este sentido, podría encajar, a grandes rasgos, con el mito del pueblo hebreo.


Un saludito a todos...