Españoles creen que las pirámides de Egipto se orientaban al Sol
Científicos españoles sostienen que pirámides y otros edificios religiosos
del antiguo Egipto se construían con orientaciones al Sol y a estrellas
como Sirio, la más brillante del cielo, y templos como Karnak o Abu Simbel
se alineaban con el solsticio de invierno y con momentos claves del
calendario asociado a las crecidas del Nilo.

El astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) Juan Antonio
Belmonte Avilés explica en una entrevista a Efe que esta investigación la
desarrolla un equipo hispano-egipcio de arqueoastronomía integrado además,
por parte egipcia, por los profesores Mosalam Shaltout y Magdi Fakry, con
el apoyo de Zahi Hawass, director del Consejo Superior de Antigüedades.

El equipo acaba de realizar su cuarta misión en el país, en donde se han
estudiado unos 250 templos.

La última campaña se ha efectuado en restos arqueológicos del Delta del
Nilo y en el oasis de Siwa, en donde perviven ruinas de al menos diez
templos, incluido el del oráculo de Amón, cuya fama se convirtió en
referente en el Mediterráneo y que llegó a ser consultado por Alejandro
Magno.

Los investigadores han estudiado la orientación astronómica de templos
perfectamente conservados, como el de Horus en Edfu, otros que fueron
arrasados, como los de Akhenatón en Tell el Amarna, y otros en los que
sólo quedan muros y hay que adivinar, en colaboración con los arqueólogos,
en qué dirección estaban alineados.

Juan Antonio Belmonte señala que además se analizan los datos de la
medición de más de veinte templos asociados a pirámides, entre ellas las
de Guiza, Saqqara, Meidum, Dashur y Abusir, y que podrían aportar
'sorpresas y optimizar' trabajos anteriores realizados en este ámbito.

Según un primer estudio efectuado por el investigador del IAC los campos
de pirámides 'están francamente bien orientados' hacia los puntos
cardinales, lo que sugiere implicaciones astronómicas, aunque todavía no
está claro si la orientación dominante es estelar y hacia el norte o hacia
la salida del Sol en fechas cercanas a los equinoccios; 'estamos
trabajando en ello', puntualiza.

Asimismo se ha demostrado estadísticamente la orientación de los templos
con relación al Nilo, pues su emplazamiento es la mayoría de las veces
perpendicular o paralelo al río, aunque su alineamiento también
respondería a fines astronómicos en reiteradas ocasiones.

Según Belmonte, Ramsés II podría haber erigido el gran templo de Abu
Simbel con un objetivo meramente astronómico, además del culto al faraón e
infundir respeto al sometido pueblo nubio.

'Pensamos que fue un templo cuya orientación se relacionaba con dos de las
tres estaciones del calendario egipcio antiguo, la del Resurgir -cuando
reaparecían las tierras tras la inundación- y la de la Sequía, por lo que
estaría relacionado con la dinámica del Nilo en la época de este faraón en
la que, por primera vez en 15 siglos, las estaciones reales y las teóricas
volvían a coincidir', detalla el científico, lo que es una interpretación
novedosa.

Cuando se trasladó el templo para evitar que fuera inundado tras la
apertura de la presa de Asuán los ingenieros se esforzaron en mantener su
orientación, de manera que hoy se repite el fenómeno por el que, en el
primer día del primer mes de la estación del Resurgir el Sol penetra hasta
el interior del recinto e ilumina las estatuas divinas.

Terra Actualidad - EFE