Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados del 1 al 10 de 14

Tema: Egipto por los escritores

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Feb 2005
    Mensajes
    3,560

    Predeterminado Egipto por los escritores

    Saludos a la compañia...!

    El poeta griego Constantino Cavafis nacio en Alejandría el 29 de Abril de 1863 y murió en esa misma ciudad el 29 de Abril de 1933. Cavafis conocido como "el poeta alejandrino" o "el poeta de la ciudad", creó en ciento cincuenta poemas la leyenda literaria de su ciudad natal. En el poema que copio a continuación, Antonio, derrotado por los ejercitos de Octavio, se dispone a quitarse la vida, desesperado por la pérdida de la ciudad que fuera cuna de sus amores con Cleopatra.

    DIOS ABANDONA A ANTONIO

    Cuando de pronto, a medianoche, se oiga
    pasar invisible un báquico cortejo
    con musicas maravillosas, con vocerío
    tu fortuna flanqueante, tus obras
    fallidas, los sueños de tu vida
    que salieron todos vanos, no los llores inútilmente.

    Como dispuesto desde hace tiempo, como un valiente,
    despide, despide a Alejandría que se aleja.
    Sobre todo, no te engañes, no digas que fue
    un sueño, que tu oódo te engañó;
    no te acojas a tan vanas esperanzas.

    Como dispuesto desde hace tiempo, como un valiente,
    como te cabe a ti, que de una ciudad tal mereciste el honor,
    acércate resuelto a la ventana
    y escucha conmovido,más sin
    súplicas ni lamentos de cobarde,
    como goce postrero los sones,
    los maravillosos instrumentos del místico, báquico cortejo
    y despide, despide a la Alejandría que tú pierdes."

    Constantino Cavafis.(trad. Pedro Bádenas de la Peña.)
    Imágenes Adjuntas Imágenes Adjuntas  

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Apr 2006
    Localización
    Sant Andreu de la Barca (Barcelona)
    Mensajes
    587

    Predeterminado Maravilloso CAVAFIS!!!!

    Otro poema de Cavafis relacionado con Egipto:

    REYES ALEJANDRINOS

    Se reunieron los alejandrinos
    para ver a los hijos de Cleopatra,
    a Cesarión, y a sus hermanos pequeños,
    Alejandro y Ptolomeo, a quienes por primera
    vez sacaban afuera al Gimnasio,
    para proclamarlos allí reyes,
    en medio de la brillante parada de los soldados.
    Alejandro -lo nombraron rey
    de Armenia, de Media, y de los partos.
    Ptolomeo -lo nombraron rey
    de Cilicia, de Siria, y de Fenicia.
    Cesarión estaba de pie más adelante,
    ataviado con seda rosada,
    en su pecho un ramo de jacintos,
    su ceñidor una doble hilera de zafiros y amatistas,
    atadas sus sandalias con cintas
    blancas recamadas con perlas color rosa.
    A éste lo nombraron con rango mayor que a los pequeños,
    a éste lo nombraron Rey de los Reyes.
    Los alejandrinos comprendían ciertamente
    que todo era palabras y teatro.
    Pero el día era cálido y poético,
    el cielo un claro azul,
    el Gimnasio alejandrino una
    triunfal hazaña del arte,
    el lujo de los cortesanos espléndido,
    Cesari6n todo gracia y belleza
    (hijo de Cleopatra, sangre de los Laghidas):
    y los alejandrinos corrían ya a la fiesta,
    y se entusiasmaban, y aclamaban,
    en griego, y en egipcio, y algunos en hebreo,
    encantados con el bello espectáculo
    -a pesar de que ciertamente sabían cuánto valía eso,
    qué palabras vacías eran esos reinos.

    Traducción del griego al castellano
    por Miguel Castillo Didier

  3. #3
    nefert-maat Guest

    Predeterminado

    "Cuarteto de Alejandría", Lawrence Durrell.-

    Debería haber nacido en Alejandría, pero nació en la India aunque de padres ingleses (qué le vamos a hacer...). Como suele pasar con la gente interesante, está lleno de contradicciones. Acabó trabajando en el mundo diplomático, y el alma se le escapaba en sus novelas. Un alma antigua, casi pagana como algunos de sus personajes, debatiéndose entre las circunstancias occidentales y sus largas estancias en Grecia y Egipto y su amistad con Henry Miller y Anaïs Nin, tan dionisíacos como él.



    Inmortalizó a la Alejandría de los años 30 del siglo XX, sumergiéndose en ella hasta los huesos. Para muchos esta ciudad está unida míticamente tanto al griego Alejandro, su fundador, como al “Cuarteto de Alejandría” de Durrell y al poeta Kavafis.

    Es una tetralogía en la que puede leerse cada libro por separado, impresionarán igual. Pero sólo fascinarán cuando los cuatro ocupan su lugar, porque son los mismos escenarios y los mismos personajes vistos desde la perspectiva, personal y por tanto ilusoria, de cada uno de ellos. Uno tiene más datos, otro tiene memoria, otro conoce los motivos, otro... Y así descubrimos, por ejemplo, que quien se creía apasionadamente amado es tan sólo un instrumento indiferente. O que la más peculiar e intensa pasión se halla en un matrimonio “infiel”. O que una devoradora de sexo es, en realidad, un espíritu hambriento de sentido que se entrega difícil y excepcionalmente, y precisamente por eso concede su cuerpo sin darle importancia alguna.


    Calles donde se arremolina el polvo, las moscas, los mendigos, el aire fragante a limones y especias, el aire seco y vibrante cargado de electricidad, la carne y el alma despierta, las historias de amor agigantadas con la distancia del espacio y la edad, los besos del verano con sabor a cal viva, las lámparas de petróleo, las bailarinas griegas que aman por pena... “Nuestros actos cotidianos son en realidad la arpillera que oculta la tela iluminada del oro, el significado del diseño (...) No para escapar al destino sino para cumplirlo en todas sus posibilidades”.

    Naruz el campesino excesivo, místico primitivo y enamorado hasta la muerte de su visión. Y un delirante inglés, el conmovedor Scobie guardando con cariño el orinal de la familia en un armario, refiriéndose a él, muy seriamente, como la herencia familiar. Más que acogido en el barrio árabe, a su muerte es reverenciado como un santo milagroso por todas las religiones: cristianos coptos, ortodoxos, musulmanes, judíos... Y el carnaval enloquecido bajo las máscaras uniformadoras. El encuentro con un vampiro en las calles repletas de gente que adora la vida. Que le rinde pleitesía según raza, sexo y creencias, pues en sus calles estaba toda la gama planetaria de las tres categorías. Y las playas de dunas y el lago Mareotis y los puestos de magia y los profetas en trance y los coptos enigmáticos y las manos pintadas de azul y el cielo violeta y el desierto.

    Un personaje hablando del juzgar: “Para todos los que sienten profundamente y tienen una aguda conciencia del inextricable laberinto del pensamiento humano, sólo hay una respuesta posible: la ternura irónica, el silencio”.

    Ciudades como ésta deberían existir siempre y aunque Alejandría ya no sea así, una vez lo fue y así quedó eternizada. Hace poco leí sobre su “mitificación” por Durrell. El leer así su cuarteto es quedarse en la visión superficial. O, lo que es aún más erróneo, confundir amar con mitificar. Amar por el contrario implica conocer y es incompatible con la adoración.

    Nessim, personaje opaco al principio, escurridizo luego, después ambiguo, más tarde profundo y de larga huella planeando sobre los demás como sombra encantadora y peligrosa y que acaba desvelándose como uno de los personajes más decisivos y potentes junto a su hermano el estremecedor Naruz, dice hablando de su ciudad: “Es el lagar del amor. Escapan de él los enfermos, los solitarios, los profetas, es decir todos los que han sido profundamente heridos en su sexo”. Y las cobras son animales de compañía, independientes como los gatos y como ellos bebiendo su platito de leche.

    Sólo de algunos escritores puede decirse que son sensuales, pero deberían serlo todos por el mero hecho de escribir poesía o relatos. Pues lo sensual alude y señala sensaciones y percepciones y sexo. Esa energía primordial fuente de lo creativo en todos los sentidos, oscura y luminosa, ilimitada y profunda. Tanto como el origen de la vida, como su misterio más concreto y escurridizo, como su movimiento más vertiginoso y esquivo. Las palabras de Durrel parecen hechas de carne, sangre, atmósfera palpable, intimidad. Porque no cita hechos, suceden. No habla de alguien, respira y echa el aliento en tu nuca. No cuenta, invoca mundos.

    Y si pocas veces una ciudad es el mundo entero, deberían serlo todas, siempre.

    Julián Medéz

    Algunas citas sugerentes:

    -“Me imagino que lo que todos buscamos es el secreto del crecimiento”.

    -“La ciencia es la poesía del intelecto y la poesía es la ciencia del corazón”.

    -“Vivimos vidas que se basan en una selección de hechos imaginarios”.

    -“Una obra de arte es algo que se parece más a la vida que la vida misma”.

    -“Ríete hasta que duela y sufre hasta la risa”.

    (Atención a la traducción. En algunos escritores tiene importancia relativa, pero una mala traducción de Durrell le machaca por completo haciéndolo irreconocible. Recomendada la admirable de Aurora Bernárdez de la editorial Edhasa de mil novecientos setenta y tantos. En el caso de estar descatalogada, o agotada, buscar en bibliotecas. Merece la pena)



    http://www.ulises-valiente.com/wakan...eraTiempo0.htm
    Imágenes Adjuntas Imágenes Adjuntas  

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    Apr 2006
    Localización
    Barcelona
    Mensajes
    386

    Predeterminado

    ¡Que recuerdos me trae! entre ellos la adaptación que en los años 70 hizo el cantautor Lluis Llach de su poema Ítaca, en "Viatge a Ítaca", obviamente adaptado.
    Este es el original de Cavafis.

    ÍTACA

    Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca,
    pide que tu camino sea largo,
    rico en experiencias, en conocimiento.
    A Lestrigones y a Cíclopes,
    o al airado Poseidón nunca temas,
    no hallarás tales seres en tu ruta
    si alto es tu pensamiento y limpia
    la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
    A Lestrigones ya Cíclopes,
    Ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
    Si no los llevas dentro de tu alma,
    Si no es tu alma quien ante ti los pone.

    Pide que tu camino sea largo.
    Que numerosas sean las mañanas de verano
    en que con placer, felizmente
    arribes a bahías nunca vistas;
    detente en lo emporios de Fenicia
    y adquiere hermosas mercancías,
    madreperla y coral, y ámbar y ébano,
    perfumes deliciosos y diversos,
    cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;
    visita muchas ciudades de Egipto
    y con avidez aprende de sus sabios.

    Ten siempre a Ítaca en la memoria.
    Llegar allí es tu meta.
    Más no apresures el viaje.
    Mejor que se extienda largos años;
    y en tu vejez arribes a la isla
    con cuanto hayas ganado en el camino,
    sin esperar que Ítaca te enriquezca.

    Ítaca te regaló un hermoso viaje.
    Sin ella el camino no hubieras emprendido.
    Más ninguna otra cosa puede darte.

    Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca.
    Rico en saber y en vida, como has vuelto,
    comprendes ya que significan las Ítacas.


    RECUERDA, CUERPO...

    Recuerda, cuerpo, no sólo cuánto se te amó,
    no solo los lechos donde estuviste echado,
    más también aquellos deseos que, por ti,
    en miradas brillaron claramente
    y en la voz se estremecieron –y que un
    obstáculo fortuito los frustró.
    Ahora que todo se halla en el pasado,
    parece casi que a los deseos
    aquellos te hubieras entregado –cómo brillaban,
    recuerda, en los ojos que te miraban;
    cómo en la voz por ti se estremecían,
    recuerda, cuerpo.

    (versión de Pedro Bádenas De La Peña)

  5. #5
    nefert-maat Guest

    Predeterminado -“La ciencia es la poesía del intelecto y la poesía es la ciencia del corazón”.

    Sigo con Lawrence Durrel....
    El cuarteto de Alejandría se compone de cuatro novelas...

    Justine
    Balthazar
    Mountolive
    Clea

    La Alejandría de Durrell donde se confunden la realidad y el sueño es de una precisa belleza .....

    Notas para un paisaje.....Largas modulaciones de color. Luz que se filtra a través de la esencia de los limones. Polvo de ladrillo suspendido en el aire fragante y el olor del pavimento caliente recien regado. Nubes livianas, al ras del suelo,que sin embargo rara vez traen lluvia. Sobre ese fondo se proyectan rojos y verdes polvorientos , malva pastel y un carmesí profundo y diluido.
    En verano la humedad del mar da una leve pátina al aire. Todo parece cubierto por un manto de goma.

    Y luego, en otoño , el aire seco y vibrante, cargado de ásperaelectricidad estática, que inflama el cuerpo bajo la ropa liviana. la carne despierta, siente los barrotes de su prisión. De noche una prostituta borracaha camina por una calle oscura, sembrando los fragmentos de una canción como si fueran pétalos. ¿Fue allí donde Antonio escucho los acordes arrobadores de esa música sublime que lo impulso a entregarse para siempre a la ciudad que amaba?


    Fragmento de Justine
    Imágenes Adjuntas Imágenes Adjuntas  

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    Feb 2005
    Mensajes
    3,560

    Predeterminado

    Saludos a la compañia...!

    Vaya...celebro vuestras aportaciones...

    Os dejo un poema de Cavafis que me gusta mucho:

    Regresa y tómame

    " Regresa a menudo y tómame,
    sensación bien amada.
    Regresa y tómame
    cuando la memoria se despierte,
    cuando un antiguo deseo pase por la sangre,
    cuando los labios y la piel recuerden
    y las manos crean tocar de nuevo...

    Regresa a menudo y tómame de noche
    a la hora en que los labios y la piel recuerdan. "

  7. #7
    nefert-maat Guest

    Predeterminado

    Otra cosilla de Cavafis antes de seguir con Durrel


    Uno de los mayores logros de su poesía es el acercamiento de los personajes y hechos históricos al lector moderno, normalmente poco versado en lecturas clásicas. Mediante la técnica de la máscara, o usurpación de la personalidad, la voz del yo-poeta se apropia del alma de Marco Antonio –y su pensamiento al dejar Alejandría, en El Dios abandona a Antonio-, la temeridad de Julio César, el miedo de Cesarión, las emociones de los dioses del Olimpo...y nos presenta a todos ellos como seres perfectamente humanos. La re-creación constituida a base de elementos irreales es lo que los hace reales.


    EMISARIOS DE ALEJANDRÍA
    No se vieron, por siglos, tan hermosos obsequios en Delfos
    como éstos que fueron enviados por los dos hermanos,
    los reyes rivales Ptolomeos. Después de recibirlos
    sin embargo, se inquietaron los sacerdotes por el oráculo. Su
    experiencia
    toda van a necesitar para redactarlo con sagacidad
    cuál de los dos, cuál de tales dos quedará descontento.
    Y deliberan por la noche secretamente
    y discuten los problemas familiares de los Laghidas.
    Pero he aquí que volvieron los emisarios. Se despiden.
    Regresan a Alejandría, dicen. Y no piden
    oráculo alguno. Y los sacerdotes los escuchan con alegría
    (se entienden que conservan los magníficos obsequios),
    pero están también en extremo sorprendidos,
    sin entender qué significa esa repentina indiferencia.
    Pues ignoran que ayer les llegaron a los emisarios graves noticias.
    En Roma se entregó el oráculo: fue allí el reparto.

    CESARIÓN
    En parte para aclarar bien una época,
    en parte también para pasar el tiempo,
    ayer por la noche tomé para leer
    una colección de inscripciones de los Ptolomeos.
    Las abundantes adulaciones y elogios
    para todos se parecen. Todos son brillantes,
    gloriosos, poderosos, benefactores;
    todas sus empresas sapientísimas.
    Y si te refieres a las mujeres de esa estirpe, también ellas,
    todas las Berenices y las Cleopatras admirables.
    Cuando logré aclarar bien la época,
    habría dejado el libro si una mención breve,
    e insignificante, al rey Cesarión
    no hubiera atraído de inmediato mi atención...
    Ah, hete aquí, viniste tú con tu encanto
    indefinido. En la historia unas pocas
    líneas solamente se encuentran sobre ti,
    y así más libremente te plasmé en mi espíritu.
    Te plasmé apuesto y sentimental.
    Mi arte da a tu rostro una simpática hermosura de ensueño.
    Y tan plenamente te imaginé,
    que anoche tarde, cuando se apagaba
    mi lámpara -la dejé expresamente apagarse-
    creí que habías entrado a mi pieza,
    me pareció que delante de mí te detuviste: como si estuvieras
    en la conquistada Alejandría,
    pálido y cansado, ideal en tu tristeza,
    esperando todavía que se apiadaran de ti
    los malvados -que murmuraban la "diversidad de Césares".


    Un besazo
    Imágenes Adjuntas Imágenes Adjuntas  

  8. #8
    Avatar de nefertari7
    nefertari7 no está en línea ...Por La Que El Sol Brilla.
    Fecha de Ingreso
    Dec 2004
    Mensajes
    1,164

    Predeterminado Egipto por los escritores....Terenci Moix

    "Soñadores del Nilo....¿que historia os contare que sea amena y ademas bonita?...la que me permita remontarme a un tiempo perdido en la inmensa noche ,en la que los dioses hablaban con los hombres e imitaban su comportamiento".....

    Buenas noches compañeros....Capitana dejo aqui mi granito de arena....


    El escritor español Terenci Moix nacio en Barcelona en 1942,aunque el preferia creer que lo hizo en Alejandria....gran viajante siempre tenia su lugar predilecto Egipto,donde el afirmaba que estaba su hogar ,que era su tierra...

    "Yo soy el narrador que soño Egipto en el vientre de su madre....¿o acaso soy el niño que soño al narrador realizandose en Egipto?...¿O soy Tutankhamon...que soño tenerme entre sus brazos...."

    la pasion que sintio por la historia del antiguo Egipto le llevo a escribir multiples novelas hacia esta tierra...se definia como egiptologo,cinefilo y un agudo critico social....

    No digas que fue un sueño....El sueño de Alejandria....El amargo don de la belleza...La herida de la esfinge...El arpista ciego....todas ellas basadas en el imperio faraonico,mezclando hechos historicos con encuentros de amor,desamor,rivalidades,engaños....Incluso se atrevio con un libro de viajes,gran aportacion de la literatura española al conocimiento del pais del Nilo...Terenci del Nilo...donde advirtio a todo viajante...

    "La sensacion de tiempo convertida en terror piramidal,es requisito indispensable para comprender a Egipto y amarlo en toda su intensidad.Se aconseja pues,no dejarse olvidada en casa la propia vulnerabilidad ante lo fugaz del tiempo y la nimiedad de los siglos condensados en un segundo"
    Imágenes Adjuntas Imágenes Adjuntas  
    Úlima edición por nefertari7 fecha: 10-22-2006 a las 07:56 PM
    La historia es un hilo que enlaza sombras a traves de un laberinto...

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    Feb 2005
    Mensajes
    3,560

    Predeterminado Calles de Alejandría

    Saludos a la compañia...!

    Stratis Tsirkas (1911-1981) nació en El Cairo en el seno de una familia griega. Alejandría es, junto a Jerusalen, El Cairo y Atenas, una de las "ciudades a la deriva" donde el novelista situá la trágica saga de las brigadas antifascistas durante la Segunda Guerra Mundial.


    " Para conocer una ciudad como ésta habría necesitado meses enteros y muchos días de libertad. Vagar sin rumbo, adentrarse por calles que no se sabe a dónde conducen, descubrir cosas: un patio interior con sus azulujos azules de Malta, el dibujo de una verja desencajada, una pequea mezquita a rayas amarillas y rosas, como la camiseta de un futbolista, y , al lado, un árbol con el tronco brillante y las ramas repletas de t´rotolas. Detenerse ante las viejas puertas, leer las fechas grabadas en la piedra o en la madera, y soñar: esta casa no resulto afectada durante el gran incendio,; esta fue construida el año que nació Madre...Oir en nombre de las calles y dejar que mi imaginación se deslice desde el mundo de Heródoto y Plutarco hasta el mundo de los usureros y de los comerciantes de algodón. Entrar en los grandes cáfes destartalados, con sus espejos publicitarios (marcas de vinos, de coñac, de reconstituyentes hoy olvidados) y el olor de tabaco en sus asientos destripados, el tapete del billar desgarrado, las cajas de tiza y las pequeñas esponjas, la voz del camarero chillona y cansina, haciendo los pedidos en griego...

    Y además habría sido necesario tener libertad para mezclarse con sus habitantes, con los obreros, en el puerto, en los bazares, en sus casas, en las fabricas y en los cabarets, a plena luz. Yo pasé esas semanas encerrado en un sótano, una especie de refugio para marineros, en la estación Cleopatra en la Corniche. Al caer la tarde salía a trabajar con los camaradas, pero sólo nos citabamos en lugares en los que yo podía orientarme fácilmente. De modo que conocí todo aquello entre el apresuramiento nocturno y con el pensamiento acaparado por las grandes noticias que transmitían las radios: la batalla de Al-Alamein, la retirada de Rommel. Un poco más hacia el Este, en la Avenida de Abukir, se encontraba el hospital griego. Yo había pasado diez días allí, en el mes de Enero. Pero ni siquiera entonces se me ocurrió preguntar si alguno de los parientes de Madre, primos y sobrinitos, aún vivían. Tan sólo sabía que, si me decidía, debía buscar en algún lugar de ramla, en las inmediaciones de la iglesia del profeta Elías."

    Stratis Tsirkas.
    Ciudades a la deriva.

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    Feb 2005
    Mensajes
    3,560

    Predeterminado

    Saludos a la compañia...!

    La pluma de Édouardal-Jarrat, nacido en Alejandría en 1926, evoca la vida cotidiana de un jove adolescente de familia copta en los años 1930-1940; la vida de las gentes humildes de los barrios del puerto y del canal Mahmudía y, un poco más allá, de los populosos e industriales barrios periféricos del Meks, ese rostro de Alejandría despreciado por la literatura. Este novelista tradujo al árabe textos de James Joyce, Natalie Sarrauete y Alain Robbe-Grillet.

    "Subí corriendo al tranvía del Meks, donde me encontré en compañia de obreros y pequeños empleados que salían a ganarse el pan aquella mañana de verano tonificantemente fresca. Acudían al puerto, a las fábricas, a los almacenes de algodón, al ferrocarril, a los barrios de Kabari, de Wardian, del Puente Tarij, al Muelle del carbón o a las cortidurías, cuyo olor penetrante se dejó sentir bruscamente en el inestable tranvía, que para entonces ya se había librado de parte de sus pasajeros.

    Al pasar por delante de un edificio con la puerta de piedra leí en su fachada la palabra "Abattoir" (matadero) escrita en francés, con caracteres en relieve de aspecto decimonónico. Una vez en el Meks, el tranvía cruzo el tembloroso pueste, cuyas traviesas de madera, ligeramente separdas, dejaban ver el agua del angosto canal marino. A continuación tomé el autobús hasta el lugar que mi amigo me había indicado; luego, atajando por la playa, llegué al pequeño pabellón de madera construido por la compañía, que en la parte superior había colocado una inmensa pancarta con su nombre y su dirección en Francia. El astillero estaba allí, junto a las rocas, entre cuyos intersticios cubiertos de arena y guijarros derramaban las olas su espuma."

    Édouard al-Jarrat.
    Alejandría, Tierra de Azafrán.

Reglas de Mensajes

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •