Pues sí, recuerdo lo de la piedra Rosseta.