La Mezquita de Al Rifa’i es conocida también como la Mezquita Real, ya que alberga las tumbas de muchos miembros de la familia real. Se encuentra localizada junto a la Ciudadela de Saladino y es un templo imponente por sus dimensiones y su gran belleza. Su construcción tomó más de 40 años, entre 1869 y 1912, y el resultado es un edificio de una estética incomparable y que está muy fuertemente unido a la historia de El Cairo, por lo que su visita es imprescindible si quieres conocer la ciudad en todas sus dimensiones.

Introducción

El plan original para idear esta nueva mezquita formó parte de una ambiciosa campaña de los gobernantes de Egipto en el siglo XIX. Buscaban relacionarse directamente con la gloria de periodos anteriores de la historia islámica de Egipto y, además, que sea un símbolo de la modernización de la ciudad. Es decir, combinar la tradición islámica con la innovación urbana, por lo que a la construcción de la mezquita se le sumaron la de dos grandes plazas públicas y varios bulevares de estilo europeo.

La primera fase del periodo de construcción de la mezquita fue encargada por Khushyar Hanim, la madre de Ismail Pachá, con la idea de reemplazar el zawiya preexistente del santo islámico medieval Ahmed al-Rifa’i. Se denominaba zawiya a los sitios de peregrinación para los musulmanes que creían que la tumba tenía propiedades curativas místicas. El plan de Khushayer tenía dos objetivos: generar una estructura tipo casa para guardar las reliquias del sufismo y construir un mausoleo para la familia real de Egipto. Pero a medida que pasaron los años, los gobernantes y los arquitectos, los propósitos cambiaron.

El primer arquitecto de la Mezquita de Al Rifa’i fue Hussein Fahri Pasha, quien murió durante la primera fase de construcción. La mecenas del proyecto también murió durante la primera fase, en 1885, por lo que los trabajos tuvieron que detenerse y recién se retomaron en 1905 por orden de Abbas II de Egipto, quien encabezaría la finalización del proyecto y con la supervisión del arquitecto húngaro Max Herz, por aquel entonces jefe del Comité para la Conservación de los Monumentos árabes en El Cairo. En 1909 se terminaron los minaretes, en 1911 se completaron los detalles de la mezquita y en 1912 fue abierta al público para las visitas y para el culto religioso.

Detalles arquitectónicos de la mezquita

  • Una enorme planta rectangular. Al entrar a la Mezquita Al Rifa’i lo primero que llama la atención al visitante es su enorme planta rectangular que mide más de 1700 metros cuadrados y que está dividida en tres naves colocadas alrededor de una bella cúpula.
  • El sector del rezo. Se ha puesto especial dedicación al sector dedicado al rezo musulmán y que, sin dudas, es la parte principal de la mezquita, toda cubierta de bellas alfombras y con una mezcla de estilos bastante particular.
  • Las tumbas de la familia real. Es algo poco común en las construcciones religiosas musulmanas el hecho de que funcionen como cementerios de personalidades destacadas. Por eso también la Mezquita de Al Rifa’i es tan especial. Los miembros más destacados de la familia real egipcia que están enterrados en la Mezquita de Al Rifa’i son Khushyar Hanim y su hijo Ismail Pachá, el rey Fuad I, la princesa Fadia, Abu Shebak (hijo de Al-Rifai) y el rey Faruq, último rey de Egipto.
  • El detalle de las paredes de la mezquita. Otro aspecto destacado de la arquitectura de la Mezquita de Al Rifa’i son las paredes cubiertas con estuco y mármol y perforadas con cuidados ornamentos de arabesco con tracería erudita.

Normas para entrar en la mezquita

  • Cubre tus hombros, piernas y rodillas, de manera tal que debes evitar llevar falda o pantalón corto y también camisetas de tirantes.
  • No puedes ingresar con bebidas alcohólicas de ningún tipo, ya que están prohibidas por el credo musulmán y puede tomarse como una ofensa al templo.
  • Debes descalzarte al entrar. Si vas con zapatillas o zapatos, procura ir con medias. Y si vas con chanclas o sandalias, ten unas medias preparadas en el bolso para entrar en la mezquita.

Cómo llegar a la Mezquita de Al Rifa’i

Se encuentra al lado de la Mezquita del Sultán Hasán y suelen visitarse las dos juntas, la mayoría de las veces dentro de un tour que incluye otros puntos de interés de la Ciudadela de Saladino como la Mezquita de Alabastro.

La manera más cómoda de ir es en taxi o en un coche privado desde tu hotel, con el precio previamente acordado. Muchas excursiones a la Ciudadela de Saladino incluyen el traslado de ida y de vuelta.

Horarios

La Mezquita de Al Rifa’i abre todos los días de 8h a 16:30h.

Precios de la visita

La Mezquita de Al Rifa’i se visita junto a la Mezquita del Sultán Hasán, por lo tanto hay que comprar un ticket combinado que cuesta 60 EGP (3,40€) para adultos y 30 EGP (1,70€) para estudiantes acreditados.

Otros artículos que quizás te interesen...

Menfis

La ciudad de Menfis fue la primera capital del país desde su unificación. Fundada alrededor del año 3100 a.C. por

Mezquita de Al Rifa’i

La Mezquita de Al Rifa’i es conocida también como la Mezquita Real, ya que alberga las tumbas de muchos miembros

gdpr-image
This website uses cookies to improve your experience. By using this website you agree to our Data Protection Policy.
Leer más