La Mezquita de Alabastro es conocida por ese nombre debido al material con el que fue construida y que la recubre tanto por el exterior como por su interior. Su nombre real es Mezquita de Muhammad Alí y está en la cima del monte de Muqatam, dentro de la Ciudadela de Saladino, una fortaleza destinada a preservar a la ciudad de los ataques de los cruzados y un punto estratégico que se ve desde cualquier rincón de El Cairo antiguo.

Introducción

Construida entre los años 1830 y 1857 por orden del sultán Muhammad Ali para honrar la memoria de su hijo mayor fallecido en 1816, fue la mezquita más grande construida en la primera mitad del siglo XIX. Los arquitectos que trabajaron en el diseño de esta mezquita se basaron en la Mezquita Nueva de Estambul. De manera tal que la Mezquita de Alabastro fue construida de acuerdo con el modelo de las mezquitas otomanas: una planta rectangular cubierta por una gran cúpula central y rodeada de varias semicúpulas enmarcadas por dos alminares.

Su arquitectura y su historia vuelven a la Mezquita de Alabastro un sitio de visita obligada durante tus días en Egipto, pero sobre todo porque una vez que ingreses en ella te encontrarás con un oasis de silencio y de mucha calma en medio del ruidoso centro de El Cairo. Al estar situada en lo alto del monte de Muqatam, al sureste de lo que fuera la antigua capital fatimí, es visible desde cualquier punto de El Cairo antiguo.

La enorme sala de oración de la mezquita se destaca por su decoración con mosaicos y piedras preciosas incrustadas. También hay que mencionar sus tallas de madera y sus 100 vidrieras coloreadas en donde se nota una gran influencia francesa.

Las alfombras en el suelo amortiguan los pasos de los visitantes y transmiten mucha calma y resultan perfectas para sentarse sobre su superficie y admirar todo el panorama interior de la mezquita, sobre todos los cientos de lámparas que hay en el techo.

Lo más llamativo del patio de la Mezquita de Alabastro es el reloj entregado por Luis Felipe de Francia como una retribución a Egipto tras haber obtenido en Francia el famoso obelisco que hoy reluce en la Plaza de la Concordia de París.

La cúpula de la entrada de la mezquita está sostenida por ocho columnas con capiteles, que es la antesala de su cúpula central con 52 metros de alto y un diámetro de 21 metros, soportada por cuatro semicúpulas y cuatro pequeñas cúpulas de madera en cada esquinas recubiertas con láminas de plomo. Esta cúpula se derrumbó en 1931, momento en que gobernaba el rey Fuad, quien ordenó inmediatamente su reconstrucción, que se completó en 1939 bajo el mandato del por entonces joven rey Faruq, el último rey de Egipto.

En esta zona de cúpulas de la Mezquita de Alabastro se destacan seis medallones grandes y tallados muy estéticamente en los que se mencionan los nombres de Allah y Mohamed además de los cuatro primeros califas: Abu Bakr, Omar, Othman y Ali.

Otro aspecto que merece la pena destacar de la cúpula central es gran lámpara que cuelga desde lo alto y que ilumina el púlpito o almimbar, sitio desde donde el imán recita el sermón cada viernes y que está construido con mármol blanco y alabastro.

El mausoleo de mármol en donde se encuentra la tumba de Mohamed Ali se encuentra a la derecha de la entrada de la mezquita. Se trata de un sepulcro construido en tres niveles y en el que el mármol blanco ha sido cincelado con flores decoradas y pintadas. El sultán murió en 1848.

Un último detalle destacable de la Mezquita de Alabastro son los dos alminares de estilo otomano que la coronan, imponentes y exquisitos, con 82 metros de altura cada uno.

Normas para entrar en la Mezquita de Alabastro

Al tratarse de un lugar turístico, no tendrás ningún problema para ingresar. Pero no viene mal recordar algunas normas básicas para ingresar a una mezquita, sobre todo para el viajero occidental.

  • Vigila la vestimenta. Puedes usar todo tipo de ropa, no hay indicaciones sobre qué ropa debes usar, solo que debes cubrir tus piernas, rodillas y hombros, por lo tanto has de evitar pantalones cortos, faldas o camisetas de tirantes.
  • Capas de urgencia. En caso de que tengas los hombros descubiertos, en la entrada de la mezquita te prestarán una capa para que los cubras. Pero si vas con pantalones cortos o faldas, no hay solución y es posible que no puedas entrar.
  • Descalzarse al entrar. En todas las mezquitas del mundo hay que entrar descalzo y la de Alabastro no es la excepción. Así que si vas con zapatillas o zapatos, procura ir con calcetines. Y si vas con chanclas o sandalias, ten unos preparados en el bolso para entrar en la mezquita.

Cómo llegar a la Mezquita de Alabastro

El barrio de la Ciudadela de Saladino, donde se encuentra la Mezquita de Alabastro, es El Abageyah, Qesm Al Khalifah. La manera más cómoda de ir es en taxi o en un coche privado desde tu hotel, con el precio previamente acordado. Muchas excursiones a la Ciudadela de Saladino incluyen el traslado de ida y de vuelta.

Horarios

La Mezquita de Alabastro abre desde las 9h a las 17h en verano y hasta las 16h en invierno.

Precios de la visita

Entrada normal de adultos: 140 EGP (7,90€). Entrada para estudiantes acreditados: 70 EGP (4€).

Otros artículos que quizás te interesen...

Menfis

La ciudad de Menfis fue la primera capital del país desde su unificación. Fundada alrededor del año 3100 a.C. por

Ciudadela de Saladino

Construida entre los años 1176 y 1183, la Ciudadela de Saladino tuvo un objetivo fundamental: proteger la ciudad de los

gdpr-image
This website uses cookies to improve your experience. By using this website you agree to our Data Protection Policy.
Leer más