Ojo.gif

Las guerras alejandrinas.

Según el relato de César, Las guerras alejandrinas, comienzaron con preparativos por ambas partes. César fortifica sus posiciones y pide refuerzos de Siria, Cilicia, Rodas y Creta. Los alejandrinos reclutan tropas, incluidos esclavos, reúnen armas, levantan barricadas triples de piedra de 50 pies de altura y torres móviles, y en talleres improvisados imitan con tal perfección las armas romanas que las originales parecían copias. El propósito de Aquilas era evitar que las tropas de César recibieran víveres; propósito que no consigue, ya que César ataca por sorpresa el puerto y se apodera de todas las naves enemigas a las que prende fuego. El incendio se extendió por los muelles y un almacén anexo a la Biblioteca. La confusión que se produjo durante el incendio le permitió capturar el Faro.

Mientras Ptolomeo XIII permanece teóricamente bajo la protección de César, Arsinoe y su preceptor, el eunuco Ganímedes, huyen de palacio y se unen al ejército de Aquilas que proclama reina a Arsinoe, cuya primera medida fue asesinar a Aquilas y entregar la dirección de la guerra a Ganímedes, quien ordenó tapiar los acueductos y derivó agua salada del mar hacia los canales, con el fin de privar de agua potable al ejército de César que se ve obligado a obtenerla excavando pozos.

La situación cambia a favor de César en marzo del año 47 a. C. cuando llegan los esperados refuerzos. Domicio Calvino, envia la XXXVII legión, compuesta por veteranos de Pompeyo que se habían rendido a César. En ese tiempo Ptolomeo XIII, con el permiso de César, abandona el palacio como mediador, pero lo cierto es que se puso al frente del ejército de Arsinoe y Ganímedes, como preveía el mismo César. Más tarde, el 27 de marzo del año 47 a. C, las fuerzas combinadas de César y los refuerzos de Mitrídates de Pérgamo destrozaron el ejército egipcio en una sangrienta batalla en el delta del Nilo, en la que murió ahogado Ptolomeo XIII. Arsinoe IV fue capturada y más tarde desfilará como prisionera de guerra por las calles de Roma, en el triumfo de César, en el año 46 a. C. Alejandría se rindió sin combatir. Cleopatra fue proclamada reina absoluta de Egipto (incluido Chipre) y César la obligó a casarse con su hermano menor, de tan solo 12 años, Ptolomeo XIV.